EEUU PRESIONA A COLOMBIA Y AMENAZA CON DEJARLA FUERA DE LA OCDE

Visto: 258

El Representante Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, instó al gobierno colombiano a revisar “varias prácticas” que han irritado a los laboratorios multinacionales  instalados en el país como son las licencias obligatorias  y  advirtió que de no modificar su conducta encontrará dificultades para ingresar a la OCDE.

Robert Lighthizer le escribió en una carta del 14 de febrero a la ministra de Comercio e Industria de Colombia, María Lorena Gutiérrez, expresando que “las partes interesadas claves (las multinacionales) siguen insatisfechas” con las políticas adoptadas por el gobierno colombiano, que declaró de interés público la producción de un genérico del oncológico Glivec y las patentes de los medicamentos contra la hepatitis C.

La carta fue enviada en vísperas de la reunión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE),  que tiene en su agenda el pedido de Colombia de sumarse a su membresía.

El representante comercial de Estados Unidos en su carta enumera tres cuestiones en las que Colombia debería introducir cambios, si quiere conseguir el apoyo de Estados Unidos para ingresar a  la OCDE.

Sin disimulos,  Robert Lighthizer señala en su carta:A continuación, he establecido la lista específica de acciones que esperamos que complete Colombia para que podamos brindar una opinión positiva para la próxima reunión del Comité de Comercio de la OCDE”.

La lista incluye tres demandas y en la tercera, el funcionario resalta que “como usted sabe, las partes interesadas también han planteado una serie de cuestiones relacionadas con productos farmacéuticos, preocupaciones con respecto a las disposiciones del Plan Nacional de Desarrollo de Colombia (NDP).

“Los interesados ​​permanecen insatisfechos y dudan de la disposición o capacidad de Colombia para implementar los compromisos adicionales de manera significativa. Debido a que muchas partes interesadas continúan abrigando inquietudes en esta área, solicitamos que Colombia emprenda, antes de la reunión de abril, una campaña enfocada y sostenida de alcance y escucha para abordar, cuando sea posible, las preocupaciones de la industria”, reclamó Robert Lighthizer 

Los otros dos puntos están referidos a la apertura del  mercado colombiano a la importación de camiones pesados desde Estados Unidos y la “transparencia del sistema regulador de Colombia”, y a la ley de derechos de autor en la que cita acuerdos previos entre ambos países para reclamar la apertura del mercado. 

La  ministra de Comercio de Colombia en un comunicado calificó como “perfectamente normal” la carta que le envió Ligthizer.

Según la funcionaria, “este tipo de comunicaciones son usuales por parte de los países miembros de la OCDE cuando hay un candidato que desea ingresar a ella y tienen como fin contribuir al desarrollo del proceso, puntualizando los temas que les inquietan y así ha sido el proceso en cada comité”.

La ministra indicó que ha tenido un diálogo fluido con los 35 países de la OCDE y que “en el caso específico de los Estados Unidos tenemos una amplia agenda en materia comercial en la que es natural que permanentemente surjan temas de interés para cada una de las partes”.

Las presiones de Estados Unidos no son nuevas, ya que comenzaron hace dos años cuando el ministro de Salud de Colombia, Alejandro Gaviria, se enfrentó con el laboratorio Novartis por la patente del glivec.

En diciembre pasado,  el ministro  recurrió a las licencias obligatorias para quebrar el monopolio de Gilead en los medicamentos para la hepatitis C.

La reacción fue una carta enviada por PhARMA  a comienzos de enero en la que califica de “procedimiento unilateral” y “deficiente”  la resolución adoptada por el ministro de Salud. 

Alejandro Gaviria, calificó de “amenazas inquietantes” la carta que le envió la poderosa PhRMA de Estados Unidos, exigiendo que revoque la autorización para extender licencias obligatorias para medicamentos contra la hepatitis C, fundamentadas en razones de interés público.

Este tipo de amenazas son inquietantes. ¿Debe expulsarse a Chile de la OCDE por hacer algo similar? ¿Habla PhRMA en nombre de algunos países específicos? ¿Es consciente PhRMA de que la presión indebida sobre los gobiernos por ejercer las flexibilidades va en contra de la declaración de Doha?”,  respondió el ministro colombiano.

La referencia a Chile obedece al pedido de dos docenas de grupos de la sociedad civil de todo el mundo dirigido al gobierno de la ex presidenta Michelle Bachelet para que instrumentara el sistema de licencias obligatorias aprobado en el Congreso chileno para los medicamentos contra la hepatitis C y el Xtandi para el cáncer de próstata, antes de completar su mandato.

PhRMA ya había solicitado sanciones para Colombia a la oficina de comercio exterior de Washington (USTR), a causa de su decisión de romper la patente del Glivec para favorecer la competencia.

La misiva enviada por PhRMA al gobierno colombiano que Gaviria tradujo correctamente en “presiones”, fue acompañada por una demanda similar de la cámara de los laboratorios multinacionales radicados en Colombia,  Adifro.

PhRMA  afirmó que “no hay indicios de que en Colombia exista una emergencia por cuenta de la Hepatitis C y, por tanto, su declatoria de interés público iría en contra del interés colombiano de hacer parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”.

Afidro en sintonía con PhRMA le pidió al Ministerio de Salud “no dar continuidad al proceso” que abrió en diciembre para permitir la competencia de precios mediante las licencias obligatorias.

En la misiva, firmada por Gustavo Morales Cobo, presidente de Afidro, le reclamó a Gaviria archivar “la presente actuación, previo análisis motivado de los argumentos individuales expuestos”, porque “no hay razones suficientes para que se inicie use proceso, que busca declarar como de interés público” los tratamientos contra la hepatitis C.