LA FUNDACIÓN GATES CREA INSTITUTO DE BIOTECNOLOGÍA

Visto: 140

La Fundación Gates anunció la creación del Instituto de Investigación Médica Bill y Melinda Gates, con un financiamiento inicial de 273 millones de dólares y que se concentrará en combatir la tuberculosis y la malaria.

"No tenemos que preocuparnos por los ingresos, el rendimiento de la inversión. Nuestra línea de fondo es vidas salvadas.Entonces, es un lugar muy emocionante ", explicó la doctora Penny Heaton, directora ejecutiva del instituto, en una entrevista con el sitio especializado STAT de Estados Unidos.

El instituto se instaló en Cambridge, Massachusetts, contará con 120 profesionales y según explicó Heaton sus investigaciones apuntarán a combatir la malaria y la tuberculosis, enfermedades que afectan especialmente a los países más pobres del planeta.

"Nuestra misión es desarrollar el fin de las muertes por enfermedades diarreicas, la erradicación de la malaria ... y acelerar el final de la epidemia de tuberculosis", dijo Heaton.

Libre de la necesidad de generar ganancias, el instituto no está interesado en poseer propiedad intelectual, explicó su directora, subrayando que más que enfocarse en las investigaciones propias, intentará coordinar entre diferentes centros académicos de Estados Unidos y el resto del mundo, el desarrollo de nuevas terapias.

Heaton, quien ha sido jefe de desarrollo de vacunas en el Programa de Salud Global de la Fundación Gates, explicó que la creación del nuevo instituto de investigación surgió debido a que el desarrollo de herramientas para desterrar estas enfermedades específicas estaba “realmente languideciendo”.

La directora mencionó que todavía mueren 1.7 millones de personas cada año a causa de la tuberculosis y 500 mil por la malaria.

“Las vacunas de rotavirus han hecho cosas asombrosas, pero todavía tenemos 500.000 muertes cada año en niños menores de 5 años ", anotó. "Y entonces estábamos pensando: ¿qué podemos hacer para acelerar la búsqueda de soluciones para estas áreas?".

Heaton y su equipo se proponen aprovechar las experiencias recogidas en el desarrollo de medicamentos monoclonales contra el VIH, para adaptarlos en la lucha contra la hepatitis y la malaria.

Heaton explicó también que “hay una vacuna contra la tuberculosis, llamada Bacille Calmette-Guerin, o BCG. Se administra temprano en la vida, pero la protección que ofrece disminuye”.

Un estudio realizado en Sudáfrica probó una vacuna experimental contra la tuberculosis en adolescentes. Los participantes en el estudio habían recibido BCG en la primera infancia, por lo que la nueva inyección fue una dosis de refuerzo.

Eso aumenta la posibilidad de administrar una dosis de refuerzo de BCG en la adolescencia, lo que podría eliminar en gran medida el problema mundial de la tuberculosis.

"¿Es tan simple como [dar] un impulso en estos países con alta prevalencia que realmente podría acelerar el final de la epidemia de tuberculosis?", Se preguntó Heaton.

El Instituto de Investigación Médica de Gates “planea tratar de averiguarlo”, completó.