ELECCIONES EN EE.UU: EL LOBBY POR MEDICAMENTOS ASEQUIBLES VENCIÓ AL LOBBY DE PHRMA

Visto: 156

Además de los demócratas, entre los vencedores de las elecciones de medio término en Estados Unidos ha sido el Patients For Affordable Drugs (P4AD), un grupo independiente que gastó 10 millones de dólares en apoyar a candidatos -en su mayoría demócratas- que prometieron impulsar leyes contra el alto costo de los medicamentos.

Los resultados representan "un claro mandato para bajar los precios de los medicamentos recetados", analizó el grupo P4AD  sobre el resultado de las elecciones legislativas.

El grupo ha sido fundado este año y contó con diez millones de dólares para incidir en las campañas donados por John y Laura Arnold, la pareja multimillonaria que utiliza parte de su riqueza para abordar el problema de los altos precios de los medicamentos en su país.

Si bien los demócratas hicieron eje durante la campaña electoral en el costo de los medicamentos y en la cobertura de su sistema de salud,  la candidata que más centró su discurso en los precios  de los medicamentos y la atención médica, la senadora Claire McCaskill (Demócrata por Missouri), perdió su asiento por seis puntos.

Al mismo tiempo, el senador Orrin Hatch (Republicano de Utah), identificado con el lobby de Phrma, fue derrotado en su intento por la reelección y la industria se quedará con uno de sus inclaudicables voceros.

También el representante republicano Pete Sessions, un objetivo de P4AD, perdió ante el demócrata Colin Allred en Texas, que hizo campaña con la promesa de permitir que Medicare negocie con los fabricantes los precios de los medicamentos.

En Nueva Jersey, el ex ejecutivo farmacéutico Bob Hugin de Celgene perdió la carrera ante el demócrata Robert Menéndez, en la apuesta más fuerte de Phrma.

“El grupo de pacientes por drogas asequibles Patients For Affordable Drugs tuvo una jornada casi perfecta en las urnas el martes, marcando su primer año en la escena de las elecciones nacionales, al reclamar el éxito en todas las elecciones competitivas”, escribió el periodista Lev Facher.

En comentarios posteriores al resultado electoral del martes 7 de noviembre, el presidente Donald Trump citó los altos costos de los medicamentos como un área potencial de compromiso con los demócratas.

Los senadores Mitch McConnell y Chuck Schumer, los referentes de los republicanos y demócratas del Senado, respectivamente, extendieron la misma rama de olivo. También lo hizo Nancy Pelosi, la demócrata que probablemente se desempeñará como la próxima oradora de la Cámara de Representantes.

La elección deja a Nancy Pelosi en la mejor posición para recuperar el control demócrata de la Cámara de Representantes que mantuvo desde 2007 hasta 2011.

"Tomaremos medidas legislativas reales, muy, muy firmes para negociar el control de precios de los medicamentos recetados que está agobiando a las personas mayores y las familias en todo Estados Unidos", prometió Pelosi, al adelantar la agenda legislativa de los demócratas.

 Pelosi hizo de los costos de atención médica el enfoque de las promesas de la campaña "Better Deal" de su partido en el año anterior y recientemente aseguró al sitio digital STAT que abordar los altos precios de los medicamentos será una de las primeras prioridades del partido.

"Se trata de detener el asalto del gobierno y de Mitch McConnell en Medicare y Medicaid, la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y la atención médica de 130 millones de estadounidenses que viven con condiciones médicas preexistentes", afirmó Pelosi en el discurso posterior a la victoria,  refiriéndose al Senado donde los republicanos seguirán contando con mayoría.

Los demócratas no lograron recuperar el control del Senado y dejaron abierta la cuestión de si la nueva mayoría de la Cámara de Representantes puede negociar con McConnell, quien ha hecho que la revocación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio sea fundamental para la agenda de su partido y se lo considere como un aliado de la industria farmacéutica.

En una conversación con el sitio digital STAT, David Mitchell, fundador y presidente del grupo Patients For Affordable Drugs (P4AD) afirmó que se sentían complacidos por el resultado electoral y el rumbo que adoptará la Cámara de Representantes que a través de los demócratas venía insistiendo en lanzar una ofensiva contra el abuso de precios de los medicamentos.

"Hay un panorama más favorable en muchos estados, desde Massachusetts hasta Wisconsin", dijo Mitchell. “El imperativo político para bajar los precios de los medicamentos afecta a las regiones rurales y urbanas. Los votantes quieren una reforma”.

El mensaje puede interpretarse como una advertencia para Phrma, que ha evitado hasta ahora que el Capitolio profundice en el costo de los medicamentos.

Sin embargo, no todo es blanco y negro ya que el senador Bob Casey (Demócrata por Pensilvania) recaudó 522.000 dólares de la industria farmacéutica y de los proveedores de productos de salud, según análisis del Centro de Políticas Responsables de Washington.

Casey es miembro de los dos comités del Senado a cargo de supervisar la atención médica. Algunas de sus propuestas, como autorizar la importación de medicamentos, gozaron incluso de simpatías republicanas.

El segundo receptor de las donaciones de campaña de la industria farmacéutica ha sido el representante Greg Walden, (Republicano de Oregon) y que podría reemplazar a Casey como presidente de la comisión de Comercio que supervisa los servicios médicos.

El espíritu de compromiso del grupo de Mitchell, y de muchas de las figuras más poderosas del Congreso de Washington, surgió a medida que aumenta el impulso para una acción agresiva en la fijación de precios de los medicamentos, a pesar de que el Congreso dividido ha dejado poco claro el camino a seguir para tales esfuerzos, analizó un editorial de STAT, sobre las definiciones del presidente de P4AD.

El director ejecutivo del grupo, Ben Wakana, afirmó que el 2019 presentó numerosas oportunidades en Washington y en las capitales estatales de todo el país para abordar el tema del aumento de los medicamentos de manera agresiva.

“Una pluralidad de votantes consideró la atención médica como su principal preocupación política” al emitir su voto en las urnas. Dado ese apoyo, agregó Wakana, el grupo ahora puede dirigir su atención a los proyectos de ley en el Congreso y las legislaturas estatales de todo el país.

Pero primero, P4AD pasará las próximas semanas enfocado en un objetivo a corto plazo: contrarrestar el lobby farmacéutico mientras lucha para adjuntar una medida que ahorraría miles de millones a la industria en una factura de gastos de fin de año.

Con el Congreso aún en manos republicanas por solo unas pocas semanas más, se espera que la industria farmacéutica presione para lograr un cambio en el llamado período sin cobertura, después de que una ley de febrero requiriera que las compañías farmacéuticas asumieran una mayor responsabilidad por los costos de los pacientes dentro de una brecha de cobertura de Medicare.

"Sabemos que la industria farmacéutica va a tomar otra oportunidad en esto", advirtió Wakana, sobre la inquietud de Phrma por hacer aprobar la ley antes del recambio legislativo.

Algunos de los demócratas ganadores destacaron sus propias luchas por la salud. Otros atacaron a sus oponentes republicanos por tomar dinero de las compañías farmacéuticas y las aseguradoras de salud.

La victoria coloca a los demócratas en una posición mucho mejor para poner a prueba la extensa agenda de atención de salud por la que han hecho campaña durante más de un año, aunque sus ambiciones casi seguramente se verán recortadas por un Senado presidido por los republicanos y la Casa Blanca del presidente Trump.

Dos congresistas demócratas, Elijah Cummings y Peter Welch, quienes renovaron sus bancas, durante su actividad parlamentaria han delineado una agenda legislativa para reducir los costos de los medicamentos, comenzando con una propuesta controvertida que cumpliría la promesa de Trump de la campaña de 2016: permitir que Medicare negocie los precios de los medicamentos directamente con los fabricantes.

La Casa Blanca no ha mostrado signos de cumplir con la promesa de Trump, pero los demócratas intentarán avanzar a pesar de ello.

En las primeras semanas del nuevo Congreso, se espera que el Representante Lloyd Doggett (Demócrata por Texas) presente un proyecto de ley no solo para permitir la negociación de Medicare, sino también para autorizar al gobierno federal a otorgar licencias de medicamentos a compañías competidoras cuando los fabricantes y Medicare no consiguen acordar el precio de un medicamento determinado.

Esos proyectos de ley presagian un hostil 2019 para los laboratorios agrupados en Phrma que se resisten a las propuestas del Capitolio para controlar los precios de los medicamentos.

Pero también hay demócratas cada vez más poderosos, incluidos muchos de los legisladores que se espera que asuman roles clave en los comités que supervisan la política de salud, que son vistos como menos hostiles para la industria.

El representante Frank Pallone (Demócrata por Nueva Jersey), quien podría dirigir el Comité de Energía y Comercio, a menudo se jacta de la cantidad de laboratorios biotecnológicos radicados en su distrito.

La representante Anna Eshoo, (Demócrata de California), que probablemente asuma un papel más importante en el mismo comité, se encuentra entre los principales receptores de las contribuciones de campaña de la industria farmacéutica.

Precisamente, P4AD gastó una porción considerable de sus 10 millones de dólares en una campaña “anti-Eshoo”, pero no consiguió evitar su reelección.

Por el contrario, el grupo apoyó a la senadora Claire McCaskill, probablemente la demócrata que habla más agresivamente sobre la industria farmacéutica, pero perdió su carrera por la reelección en Missouri.

Richard Ojeda, senador demócrata, que se comprometió a prohibir a los cabilderos farmacéuticos que opera en el Senado de Washington, perdió su carrera en West Virginia. Calificado de “populista” por sus propios compañeros de partido y de “loco” por Trump, se derrota fue una buena noticia para Phrma y las empresas de lobby que recaudan fortunas.