PACIENTES SE MOVILIZARON EN EE.UU CONTRA EL PRECIO ABUSIVO DE LAS INSULINAS

Visto: 199

Padres de jóvenes diabéticos fallecidos a causa de que no pudieron acceder a la medicación por los precios excesivos se movilizan en Estados Unidos. En coincidencia una ONG confirmó que la insulina Lantus de Sanofi “esta sobrevaluada” a causa del monopolio de las patentes.

Las protestas contra Sanofi y Eli Lilly (otro fabricante de insulina) fue impulsada por un grupo de familiares cuyo rostro visible es Nicole Smith-Holt, madre de Alec, fallecido el 27 de junio de 2017, menos de un mes después de cumplir 26 años, cuando ya no podía recibir el plan de seguro médico de su madre y debió racionar la insulina. Tampoco el gerente del restaurante donde trabajaba pudo asumir el costo del tratamiento de 1.300 dólares mensuales.

Smith-Holt se ha colocado al frente de las protestas por el precio excesivo de las insulinas y en agosto pasado encabezó el grupo de pacientes que se manifestó frente a las oficinas centrales de Eli Lilly en Indianápolis. 

"Insulina para todos", fue la consigna enarbolada por los pacientes y los activistas que marcharon frente a la sede de Lilly.

Smith-Holt y otra madre cuyo hijo murió en circunstancias similares viajaron la semana pasada hasta la sede central de Sanofi, en Cambridge, Massachusetts, portando las cenizas de sus hijos.

"Es un recordatorio visual para ellos de lo que está en juego", dijo Smith-Holt, frente a las oficinas de Sanofi.

La ira por los precios de la insulina en Estados Unidos se incrementó en los últimos tiempos al mismo ritmo que aumentaban esos precios y ha llamado la atención de los legisladores en Washington, que han comenzado a estudiar propuestas para evitar los abusos.

Cuando el hijo de Smith-Holt tenía seguro médico, pagaba entre 200 y 300 dólares por mes por la insulina y los suministros que necesitaba para su diabetes tipo 1 Sin seguro el tratamiento aumentó a 1.300 dólares mensuales.

Smith-Holt se movilizó hasta Sanofi acompañada de Antroinette Worsham, una madre de Ohio cuya hija de 22 años, Antavia, murió en abril de 2017.

Worsham fundó una organización sin fines de lucro con el objetivo de crear conciencia y brindar ayuda financiera a pacientes con diabetes que “no pueden permitirse el tratamiento”.

La denuncia de estas madres ha sido constatada por los investigadores de la ong Iniciativa para Medicina, Acceso y Conocimiento (I-MAK por sus siglas en ingles) que han comprobado que la insulina Lantus está “sobrevaluada” por “aumentos de precios injustificados que resultan en un aumento de los costos para los pacientes y contribuyentes”.

I-MAK publicó el informe “Overpatented, Overpriced: Lantus Special Edition” que detalla la evidencia de que la compañía farmacéutica Sanofi está buscando una "overpatenting strategy” (sobreprecios)  en Estados Unidos para su fármaco de insulina Lantus.

"Sanofi ha presentado 74 patentes sobre Lantus", que "le ha permitido a Sanofi aumentar los precios sin control", según un comunicado de prensa de I-MAK.

Debido a estas alzas en los precios, "el precio promedio del medicamento para los beneficiarios de Medicare casi se ha duplicado, de 1.284 en 2012 a  2-431 dólares en 2016", y el "gasto total en medicamentos por parte de Medicare y Medicaid" se disparó "a más de  22 mil millones de dólares, un aumento del 132% de 2012 a 2016 ”, señala el comunicado.

"Los fabricantes de medicamentos a menudo argumentan que las solicitudes de patentes adicionales presentadas antes de la aprobación regulatoria incentivan a las empresas a invertir en el desarrollo de un nuevo medicamento, y no deben caracterizarse como de carácter siempre verde (evergreening)", según el informe.

Sin embargo, los hallazgos del informe "indican que Sanofi presentó el 95% de sus patentes en Lantus luego de la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU”.

El informe sostiene que esto "plantea serias dudas sobre si muchas solicitudes de patentes y patentes emitidas sobre estos medicamentos se presentan estratégicamente para retrasar la competencia y si realmente están justificadas".

“Sanofi ha mantenido con éxito un monopolio sobre la droga que permite un aumento continuo de los precios sin control. El Congreso y la Oficina de Patentes de EE.UU tienen la responsabilidad de controlar los excesivos monopolios de patentes que impiden que los competidores ingresen al mercado", afirmó Tahir Amin, cofundador y co-director ejecutivo de I-MAK, en el comunicado.

A diferencia de la sobreexplotación de Lantus en los EE. UU., "La investigación de I-MAK muestra que hasta la fecha Sanofi ha presentado  menos solicitudes de patentes en Europa y Japón", donde los "requisitos normativos biosimilares más amigables" y "múltiples competidores biosimilares" han ayudado “a bajar los precios y mejorar el acceso al tratamiento", según el comunicado.

“I-MAK solicita a la Oficina de Patentes de los EE. UU que celebre una audiencia abierta que permita a los pacientes y defensores compartir el impacto real de las patentes sobre los precios de los medicamentos y el acceso a los medicamentos. Además, el Congreso debe investigar el tema de la sobrepatentación como un medio para comprender y resolver la crisis de precios de los medicamentos ", pidió la ong.

"Hasta que el gobierno de los EE. UU. Comience a abordar de manera sustantiva el tema de la sobrepoblación, los consumidores estadounidenses y los contribuyentes continuarán soportando las cargas físicas y financieras", señala el informe.

 "Los Estados Unidos no pueden solucionar la crisis de precios de los medicamentos hasta que resuelvan el problema de la patente de medicamentos", reforzó.