NACE UN NUEVO CENTRO DE ESTUDIOS FARMACÉUTICOS

Visto: 436

Con el objetivo de impulsar el debate sobre cuestiones de fondo, como el acceso a los medicamentos y el efecto negativo de las patentes, nació el Centro de Profesionales Farmacéuticos (CEPROFAR).

Entre los objetivos de CEPROFAR se mencionan la salud como derecho humano, el medicamento como bien social, garantizar la accesibilidad al medicamento de todos los sectores sociales, elaborar informes sobre temas intereses globales de la profesión y participar en proyectos de investigación de interés social como el efecto de las patentes en los mercados monopólicos.

EL CEPROFAR “nace como un lugar de encuentro para pensar en temas centrales relacionados a nuestra profesión, porque generalmente pensamos en objetivos inmediatos, sin que medien espacios necesarios para pensar en esos temas centrales que también son urgentes”, señaló Rubén Sajem, presidente de la sección farmacéuticos del colegio profesional de Capital Federal y uno de los impulsores del nuevo centro de estudios.

Sajem resaltó que “uno de los objetivos de esta entidad como centro de estudios es generar un espacio para pensar junto con otros colegas los objetivos y la práctica de nuestra profesión, con una mirada propia, desde una perspectiva independiente, para poder integrar nuestro trabajo al de profesionales de otros ámbitos de la salud, proponiendo el trabajo interdisciplinario”.

Sajem comparó que “concentrarse en los objetivos inmediatos es como patinar sobre el hielo delgado, o sea con velocidad pero sin consistencia y nosotros pensamos, como dice el filósofo italiano Gianni Vattimo, que el pensamiento llega al final del día y para eso esta entidad nace como ese espacio para el trabajo teórico sin las urgencias cotidianas”.

En tal sentido el dirigente farmacéutico mencionó como ejemplo que falta elaboración teórica “sobre las implicancias para el Mercosur y la Argentina del régimen de patentes que se pretende imponernos en un tratado de libre comercio”.

CEPROFAR se ubica como un centro de estudios sin vinculaciones con los colegios profesionales existentes y evitará superponerse en cuestiones gremiales que condicionen la mirada de los temas de fondos.

“La relación será de cooperación con otras instituciones profesionales y académicas, de las que quienes integramos esta nueva entidad ya formamos parte. No tendremos una limitación de distrito o región, por lo que procuraremos incluir a farmacéuticos de todo el país que se quieran sumar”, propuso Sajem.

“Más allá de lo inmediato, entendemos que hay temas que también son urgentes, y en los que los farmacéuticos tenemos que tener nuestra propia postura: por mencionar algunos, la accesibilidad a los medicamentos con el asesoramiento profesional necesario, el desarrollo de los servicios farmacéuticos dada su importancia fundamental en el sistema de salud (reconocido por directrices de la OMS), el análisis de situaciones que se avecinan con motivo de convenios internacionales referidos a patentes (Mercosur– UE) y los efectos en la región, la intervención de farmacéuticos en las discusiones y propuestas acerca del Sistema de Salud y de los organismos de control de medicamentos y productos para la salud, así como también en los criterios de cobertura por parte de la seguridad social”, enumeró Sajem.

CEPROFAR agrupa a farmacéuticos de la industria, de la farmacia comunitaria, de la farmacia hospitalaria y de distintas disciplinas y regiones del país.

“El farmacéutico debe ser protagonista en la salud pública de manera proactiva en los equipos sanitarios”, reclamó Sajem.

“Nuestra bandera es el medicamento como bien social y como un derecho, además de impulsar campañas por el uso racional”, reforzó Walter Kohon, farmacéutico hospitalario y otro de los impulsores del proyecto.

“Donde haya un medicamento debe haber un colega porque es un instrumento que puede ser mal utilizado”, fortaleció como concepto Kohon.