CAEME VUELVE ¡A LA CARGA, BARRACAS! POR LAS PATENTES FARMACÉUTICAS

Visto: 963

CAEME, la cámara de los laboratorios extranjeros, descargó toda su artillería por un régimen de patentes restrictivo y funcional a sus intereses monopólicos, durante una reunión convocada por la Secretaría de Industria para discutir un plan sectorial de desarrollo para la industria farmacéutica y las pymes del sector.

Los representantes de las cámaras de laboratorios nacionales de medicamentos y biotecnológicos no podían creer lo que estaban escuchando de boca de los directivos de CAEME, durante la reunión a la que asistieron el 9 de enero, convocada para impulsar la investigación y desarrollo de medicamentos en el país, a través de un plan productivo incubado por la Secretaría de Industria.

Tampoco sorprendieron en demasía las demandas de los voceros de las multinacionales porque forman parte de un libreto repetido de aquí a la China. En todo caso los dejó descolocados la ocasión y que buscaran instalar un tema que no figuraba en la agenda.

Para comenzar, CAEME exigió una vez la derogación de las Guías de Patentabilidad adoptadas por Argentina en el marco del Mercosur y que han sido objeto de una ofensiva desde que las nuevas autoridades prohijadas por la Asociación Argentina de Agentes de Propiedad Industrial desembarcaron en el INPI.

CAEME también exigió que “se cumpla con la ley de patentes” que supuestamente sigue siendo violada o bastardeada por las autoridades argentinas y finalmente pidió que Argentina acepte el leonino capítulo que exige la UE para firmar un tratado de libre comercio. Brasil también se había resistido a aceptar esas condiciones….hasta ahora…

En conclusión, CAEME disparó de nuevo una ofensiva por las patentes farmacéuticas a sabiendas que tiene un año con viento a favor, porque el endeudamiento del gobierno argentino y su dependencia de los organismos internacionales, ofrecen un campo de cultivo para que avancen sus demandas.

“Sería el fin de la industria nacional”, se atajaron los representantes de los laboratorios nacionales, mientras el anfitrión, el secretario de Industria, Fernando Grasso, se mostraba impasible, neutro o desconectado de las consecuencias de ese escenario que proponen las multinacionales.

La industria nacional salió de la reunión -próximamente se convocará a una nueva ronda- preocupada porque la sensación es que CAEME va por todo en un año que se presenta complejo.

“Venimos de un año (2018) con una sensible pérdida en la venta de unidades y ahora que nos convocan para discutir un modelo productivo, CAEME reaviva la ofensiva por patentes monopólicas que nos quitarían del mercado”, analizaron voceros de los laboratorios nacionales.

Precisamente, en el borrador que dejaron en el escritorio de Grasso, los nacionales pidieron “la publicidad en 30/60 días de todos los pedidos de patentes realizados en el INPI” y “respeto al esquema de legislación de patentes argentina -que contempla todos los puntos negociados en la OMPI- en las distintas negociaciones bilaterales o interbloques”.

Específicamente se requiere especial cuidado en las negociaciones UE-Mercosur en donde se quiere elevar sustancialmente el marco patentario”, alertaron en su borrador.

El resto de las propuestas incluye beneficios para el sector como “la amortización acelerada de los bienes de capital destinados al equipamiento para I+D+”.

También se propone “la exención del IVA, de aranceles y de otros gastos de internación: para bienes, maquinarias y equipos destinados a I+D+I. La certificación de este régimen será similar al anterior”.