INDIA TAMPOCO QUIERE CEDER A LAS EXIGENCIAS DE PFIZER

Visto: 791

El gobierno indio tampoco aceptó hasta ahora la demanda de Pfizer de protección legal contra cualquier reclamo relacionado con el uso de su vacuna COVID en ese país, aunque las negociaciones aun prosiguen, informaron fuentes gubernamentales.

India no ha otorgado a ningún fabricante de una vacuna COVID “una indemnización por los costos de compensación por los efectos secundarios graves, que es una condición que Pfizer ha obtenido en muchos países donde sus vacunas ya se han implementado ampliamente, incluidos Gran Bretaña y Estados Unidos”, informó el sitio especializado Geneva Health Files.

“Todo el problema con Pfizer es la fianza de indemnización. ¿Por qué deberíamos firmarlo?”, comentó a Reuters una fuente del gobierno indio con conocimiento directo del asunto.

Si pasa algo, un paciente muere, no podremos interrogar a Pfizer. Si alguien impugna en un tribunal de justicia, el gobierno indio será el responsable de todo, no la empresa”, agregó la fuente.

Una segunda fuente consultada por Reuters aseguró que Pfizer no cambiará su posición sobre el tema de la indemnización en India.

El gobierno indio se comprometió a comienzos de mayo a acelerar la aprobación de las vacunas fabricadas en el extranjero como son las de Pfizer, Moderna y Johnson y Johnson, ante su propia escasez de vacuna que obligó a suspender las exportaciones del Serum Intitute hacia terceros países.

Sin embargo, desde entonces ningún laboratorio extranjero ha solicitado permiso de comercialización a la Organización Central de Control de Normas de Medicamentos de la India para vender su vacuna en el país, que tiene una población de 1.350 millones de habitantes.

Fuentes del gobierno indio revelaron que la discusión con Pfizer no solo era por la inmunidad legal sino además la insistencia de realizar una prueba local como requisito para la aprobación de cualquier vacuna.

Sin embargo, voceros gubernamentales aseguraron que el gobierno indio está dispuesto a eliminar el requisito de que las vacunas extranjeras se sometan a pruebas locales. Los ministerios de Salud y Relaciones Exteriores de India se negaron a confirmar la noticia, consultados por Reuters.

Pfizer retiró su solicitud de autorización de uso de emergencia para su vacuna en febrero pasado, después de que la autoridad reguladora de India insistiera en tal ensayo.

Pero otras tres vacunas ya disponibles en India, AstraZeneca, Sputnik V y la nacional Covaxin del laboratorio Bharat Biotech en colaboración con el estatal Indian Council of Medical Research, han completado las pruebas de seguridad a pequeña escala.

Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, declaró el 4 de mayo que tenía la esperanza de que el gobierno indio cambiara su política de juicios locales y que se podría encontrar un camino para ingresar su vacuna en ese país, admitiendo las divergencias.

Pfizer se negó a comentar sobre sus discusiones con el gobierno indio, pero a través de sus voceros respondió a Reuters que buscaba una indemnización dondequiera que suministrara su vacuna.

"Buscamos el mismo tipo de protección de indemnización y responsabilidad en todos los países que han solicitado comprar nuestra vacuna, de acuerdo con las leyes locales aplicables para crear la protección de riesgo adecuada para todos los involucrados", dijo una portavoz de Pfizer en un correo electrónico a Reuters.

Pfizer ya había tenido que retractarse en Sudáfrica de una exigencia considerada abusiva, al exigir que dos ministros sudafricanos de puño y letra firmaran una garantía de que no sería demandado en caso de producirse efectos colaterales de su vacuna.

La multinacional Pfizer había exigido que los ministros de Salud y Finanzas de Sudáfrica firmaran personalmente un acuerdo que le asegurara que no debería afrontar ningún juicio en su contra en ese país, por eventuales efectos colaterales y adversos de su vacuna.

"Esta condición planteaba un riesgo potencial para nuestros activos y el Tesoro Nacional", había advertido el ministro de Salud, Zweli Mkhize, en un documento informativo del 14 de abril presentado al Comité de Salud del parlamento y revisado por la agencia Bloomberg.

"Pfizer finalmente concedió la eliminación de este término problemático", informó la agencia.

El centro de estudios Knowledge Ecology International (KEI) de Estados Unidos publicó que el contrato entre Pfizer y República Dominicana incluye disposiciones relacionadas “con la responsabilidad e indemnización, que se relacionen o resulten de la vacuna, incluidas, entre otras, cualquier etapa del diseño”.

“En pocas palabras, -analizó KEI- la República Dominicana indemnizará, defenderá y eximirá de responsabilidad” a Pfizer incluso si la empresa comete un error en la “[…] fabricación, etiquetado, empaque, transporte, almacenamiento, distribución, mercadeo, promoción, venta, compra, concesión de licencias, donación, dispensación, prescripción, administración, provisión o uso de la vacuna ".

La disposición es otro ejemplo más de cómo Pfizer está utilizando a los gobiernos nacionales para eliminar el riesgo de la comercialización de su vacuna”, escribió KEI.

COVAX a su vez ha adoptado el denominado “Mecanismo de Compensación sin Culpa (NFC)” que es un seguro para afrontar eventuales reclamaciones futuras en los 92 países de menores recursos que reciben vacunas a través del mencionado sistema administrado por GAVI y patrocinado por la OMS.

GAVI informó la contratación de la aseguradora suiza ESIS, subsidiaria de The Chubb Corporation, con treinta años de experiencia en accidentes de trabajo, salud y seguros de vida, para afrontar eventuales demandas futuras.

El mecanismo NCF incluye un fondo de reserva para eventuales pagos de indemnizaciones que se financia con un mínimo impuesto por cada vacuna entregada en esos 92 países.

“El fondo de compensación sin culpa es un impulso masivo para el objetivo de COVAX de acceso global equitativo a las vacunas: al proporcionar un mecanismo sólido, transparente e independiente para resolver eventos adversos graves, ayuda a aquellos en países que podrían tener tales efectos, a los fabricantes a entregar vacunas a los países más rápido, y es un beneficio clave para los gobiernos de bajos ingresos que adquieren vacunas a través de COVAX”, afirmó Seth Berkley, director ejecutivo de GAVI.