LOS NUEVOS ONCOLÓGICOS FUERON UN FIASCO

Un estudio realizado en Estados Unidos  sobre 18 nuevos fármacos para el tratamiento del cáncer aprobados por la FDA entre 2008 y 2012, demostró que la mayoría no prolongó o mejoró la vida en los pacientes.

El estudio de seguimiento de los nuevos fármacos para el cáncer  fue realizado por el Centro Nacional para la Investigación en Salud y el Fondo para la Prevención y el Tratamiento del Cáncer de Estados Unidos.

De 18 fármacos contra el cáncer aprobados por la FDA entre 2008 y 2012, se comprobó que de 13 en que había suficientes estudios disponibles, ninguno de los fármacos aportó evidencias de prolongar la vida, y sólo uno tenía suficiente evidencia para decir que mejoró la calidad de vida de los pacientes.

El estudio dijo que el objetivo de la FDA es aprobar medicamentos que pueden mejorar la supervivencia o la calidad de vida y que solo un tercio de los medicamentos contra el cáncer muestra una "mejoría demostrada en la supervivencia global en ensayos clínicos aleatorios".

Estos medicamentos son aprobados con "criterios de valoración sustituto" cuando las condiciones que amenazan la vida de los pacientes cuentan con pocas opciones alternativas de tratamiento. Los otros dos tercios de las aprobaciones se basaron en puntos finales de sustitución, según el estudio.

Los autores del estudio reconocieron que también hubo "fármacos transformadores contra el cáncer con grandes y significativos beneficios clínicos".

Pero la mayoría de los fármacos contra el cáncer estudiados mostraron sólo mejoras marginales para los pacientes.

El estudio amplió su horizonte a 71 medicamentos aprobados consecutivamente para tratar el cáncer y el promedio de supervivencia fue de 2,1 meses.

Los fármacos analizados tienen un precio de  70.000 a  170.000 dólares por tratamiento.

Durante años, los precios extraordinarios de los nuevos medicamentos contra el cáncer han sido criticados por los médicos oncólogos y un centenar de profesionales estadounidenses en 2014 se expresaron alarmados y pidieron que se adoptaran regulaciones para evitar esta carrera desenfrenada de precios.

 Sanofi en 2012 redujo a la mitad el precio de su entonces nueva droga contra el cáncer colorrectal  Zaltrap después de que los médicos del Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering informaron que no lo recetarían porque sus limitados beneficios no justificaban su precio.

Más recientemente, la droga Xtandi para el cáncer de la próstata de Astellas ha sido repetidamente tomada como ejemplo por los legisladores de Washington al pedir que los precios de los medicamentos oncológicos que ingresan al mercado requieren ser mirados y revisados por los funcionarios federales.

Los legisladores señalaron que su precio de lista en los Estados Unidos es de 129.000 dólares por un tratamiento, en comparación con los 39.000 dólares que cuesta en Suecia y en Japón, país de origen de Astellas.

La FDA en una declaración a Reuters defendió su decisión de aprobar los medicamentos contra el cáncer basados en criterios de valoración sustituto. "Se ha aceptado ampliamente que el beneficio puede ser demostrado por una serie de puntos finales, no sólo la supervivencia global", dijo la agencia norteamericana.

Pero el doctor Vinay Prasad, otro médico e investigador del cáncer, dijo que con demasiada frecuencia, "realmente no sabemos si la gente vive más tiempo o mejora en base a esos resultados. Creo que sus resultados son muy serios ", dijo a Reuters, refiriéndose al nuevo estudio.