PHARMA AVISA: ¡CUIDADO CON TRUMP!

La derrota de Hillary Clinton restableció la calma entre las multinacionales asociadas a Pharma. Sin embargo uno de sus directivos avisó que Donald Trump tampoco tolerará los abusos de precios, en momentos en que varios laboratorios son investigados por colusión de precios y Teva abonará 520 millones de dólares de multa para cerrar una investigación por pago de sobornos en América Latina.

El CEO del laboratorio Allergan, Brent Saunders, está instando a sus colegas de las multinacionales farmacéuticas estadounidenses a limitar sus aumentos en los precios de los medicamentos, para no provocar la ira del nuevo presidente.

Según Saunders, la cuestión de los precios de los fármacos no desaparecerá de la agenda política, aunque “el costo de los medicamentos puede no ser la prioridad número uno para la Administración de Trump”.

Pero las farmacéuticas estadounidenses  necesitan frenar sus propios hábitos de aumento de precios, escribió en una nota para la revista Forbes.

"Limite sus aumentos de precios antes de que todos afrontemos el impacto de la regulación gubernamental que sofoca la innovación y el cuidado del paciente", advirtió.

Allergan ha destacado la importancia del autocontrol desde que lanzó su propio "contrato social" con los pacientes, en virtud del cual se comprometió a limitar los aumentos de precios.

Cuando los precios de sus productos suban en el mercado, sólo lo harán una vez al año, y por un porcentaje de un solo dígito, prometió el laboratorio con sede central en Dublín en septiembre pasado.

"Casi 200 millones de estadounidenses caen por debajo de los niveles de ingresos, muchos de los cuales están sin seguro o con seguro insuficiente, y pueden necesitar nuestros tratamientos", escribió el CEO de Allergan.

"No hemos tenido conversaciones específicas sobre la promesa de Allergan, pero cuanto más la industria pueda autorregularse en el costo de los medicamentos, mejor podremos discutir el tremendo valor que estos medicamentos aportan a los pacientes y al sistema de salud", dijeron voceros de Eli Lilly al sitio especializado FiercePharma.

Simultáneamente trascendió que el Departamento de Justicia de Washington presentará  cargos criminales contra al menos cinco laboratorios, por haber encontrado evidencias de colusión de precios en 12 productos, informó la agencia Bloomberg. 

Los laboratorios señalados son Mylan, Impax, Teva, Lannett y Endo Internacional, que se enfrentan a cargos de fijación de precios, según el informe de David Mclaughlin y Caroline Chen difundido por Bloomberg, tras dos años de investigación de la justicia estadounidense.

La sonda se extiende sobre dos docenas de drogas y "una docena de empresas",  tuiteó el periodista Drew Armstrong de la agencia norteamericana.

Dos de los fármacos en foco son la medicación cardiovascular digoxina y el antibiótico doxiciclina. Mylan reveló una citación relacionada con la doxiciclina a principios de este año en una presentación de la Comisión de Valores de Wall Street (SEC), al igual que Impax Laboratories. 

Además de la doxiciclina, Impax también especificó el tratamiento para el asma terbutalina, el agente adormecedor prilocaína / lidocaína, y el tratamiento para la psoriasis calcipotriene.

El laboratorio Teva está tratando, además, de limpiar su historial salpicado por el presunto pago de sobornos en México, Chile, Rusia y Ucrania, y trascendió que ofreció pagar una multa de 520 millones de dólares para cerrar las investigaciones iniciadas por el Departamento de Justicia y la SEC de Estados Unidos

Voceros del laboratorio revelaron que estaban en "negociaciones avanzadas" para resolver las investigaciones realizadas por el Departamento de Justicia y la SEC de violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA)” y ya reservó un fondo de  520 millones para cubrir la multa que deberá pagar para cerrar el caso.

El fabricante de drogas con sede en Israel ha estado luchando con estas cuestiones durante años. En 2013 se conoció que estaba siendo investigado por el pago de sobornos desde 2007 y el año pasado admitió que una investigación interna determinó que la compañía probablemente había violado la FCPA.

Teva enfatizó que ninguna de las conductas involucraba su negocio en Estados Unidos, insistiendo en cambio que se trataba de problemas con terceros y subsidiarias.

El laboratorio israelí se comprometió a “hacer todo lo posible para evitar una repetición” de estos actos de corrupción. 

"El programa de cumplimiento que Teva tiene ahora es serio, riguroso y completo y está diseñado para proteger a la compañía y sus subsidiarias contra futuras violaciones", dijo en su declaración de ganancias.

Teva finalmente aceptó  “cooperar” con las autoridades federales después de que la compañía ignoró sus sugerencias sobre cómo limpiar sus operaciones en Latinoamérica.