PAMI: SIN ACUERDO EN TIEMPO DE DESCUENTO

Las negociaciones por la renovación del Convenio PAMI siguen estancadas a pocos días de la finalización del actual acuerdo, con fecha de vencimiento el último día del año. Además del “ajuste” que percibe la industria, se mencionan otros “condicionantes”,  aunque la expectativa es firmar “algo” antes del 31 de diciembre.

“Estamos lejos”, aseguran los voceros de la industria, contradiciendo la versión que Carlos Regazzoni, titular del PAMI, transmitió al diario La Nación hace unos días, sin identificar al informante.

PAMI se ha plantado en 2.500 millones de pesos mensuales por la provisión de medicamentos a sus afiliados. La diferencia con lo que piden las cámaras farmacéuticas es de 300 a 400 millones mensuales.

El ofrecimiento de Regazzoni implicaría aceptar que el año próximo la inflación para el sector farmacéutico será de sólo 20 por ciento.  Para la industria cerrar estas cuentas ahora puede conducir al suicidio.

Pero, además, cuando se dice “estamos lejos”, se mencionan otros “condicionantes”, que son parte de la negociación reservada.

Uno de los “coindicionantes” es que el PAMI pretende establecer valores promedios para determinados medicamentos  y solo pagaría la diferencia de aquellos en que el precio esté por encima del promedio.    

"La cobertura 100% de las drogas sigue, pero se va a poner más énfasis en precios", confirmaron a La Nación los voceros del PAMI, comentario que para la industria constituyó una “apretada”.

Otro de  los temas en debate es la receta electrónica y la firma digital, que cambiaría radicalmente el sistema y que podría modificar sustancialmente la cadena que pasa actualmente por Farmalink. Es una cuestión de costos y también de estructuras de comercialización.

El convenio PAMI preocupa   también a la Confederación Farmacéutica  Argentina (COFA) por la incertidumbre hacia el futuro  y por la acumulación de deudas del pasado que Regazzoni había prometido cancelar antes de fin de año.

“En un escenario en el que el convenio ha entrado en una nueva fase de acumulación de deuda, que el acuerdo entre PAMI e Industria del mes de julio finalmente no ha podido revertir, nuestra Confederación le ha expresado con claridad y firmeza a los responsables de la Industria Farmacéutica que esta situación no puede sostenerse en el tiempo, y para ello se hace imprescindible que a partir del 1º de enero se generen mejores condiciones económicas para las farmacias, incluyendo cambios en las bonificaciones, y se defina un formato de pago que las libere de sostener la financiación de las prestaciones, tal como la COFA ha propuesto también en reuniones mantenidas con las máximas autoridades del PAMI dentro de esta ronda de negociación”, aseveró la COFA en un comunicado.

La COFA además dejó trascender que pueden volver los cortes de servicios al PAMI, si antes de Navidad no se concreta “el inmediato pago de las prestaciones atrasadas”.

En otro terreno, las cámaras empresarias si pudieron cerrar un acuerdo con ATSA/FATSA, mediante el compromiso de pagar dos bonos de 2 mil pesos cada uno, el primero en diciembre y el segundo en marzo.

Por el contrario, siguen trabadas las negociaciones paritarias con los AAPM que prometen un escenario de conflictos crecientes.