PAMI QUIERE OTRO AJUSTE EN MEDICAMENTOS

Sergio Cassinotti, nuevo director del PAMISergio Cassinotti, el nuevo  director del PAMI,  no considera que la industria sea causante del déficit operativo de la obra social de los jubilados sino la corrupción. Pero con un desfasaje de casi mil millones de pesos mensuales, aspira a un nuevo ajuste en el convenio con las cámaras farmacéuticas.

Cassinotti finalmente recibió a las cámaras farmacéuticas para expresarles la “delicada”  situación financiera del PAMI con un déficit acumulado de 12 mil millones de pesos y que oscila entre 900 y mil millones de pesos  mensuales.

El nuevo titular del PAMI con experiencia previa en el IOMA y con pasado en la cadena farmacéutica,  tildó de “alto” el presupuesto que paga el organismo en medicamentos que calculó en el 30 por ciento  del gasto total de la obra social y  estimó que debería concentrar entre el 20 y el 25 por ciento, como máximo.

En su mensaje a la industria fue  tajante en su voluntad de reducir el costo que implica la resolución 337 que garantiza la entrega gratuita de medicamentos y que ya comenzó a podar su predecesor, Carlos Regazzoni.

Cassinotti aseguró que todo jubilado que requiera de medicamentos gratuitos  será siendo beneficiado pero  “hay que bajar la cantidad de unidades” que se distribuyen bajo el paraguas de la 337 y “hay que fortalecer los controles”.

La industria coincidió en la necesidad de un “fuerte control” en el segmento de la 337  porque ha constatado “un fuere desvio de medicamentos”, apuntó.

Cassinotti también anunció nuevos  protocolos para los tratamientos oncológicos y pidió a la industria más descuentos para los medicamentos ambulatorios y las tiras reactivas.

Pero, básicamente el nuevo director del PAMI hizo hincapié en su decisión de combatir “todos los fraudes” y  en una reorganización interna porque “hay mucho personal y poca información”.

La industria coincidió en la necesidad de fortalecer los controles y las auditorias y ofreció compartir la información que posee a partir de su pervivencia como actora del convenio PAMI durante décadas.

Con los informe de la industria y de Farmalink, Cassinotti se propone auditar a las farmacias  mediante un sistema permanente, anticipó.

Cassinotti no estuvo solo en este encuentro. Como reflejo de su voluntad de forjar cambios,  se hizo acompañar por el subdirector ejecutivo, el director médico y el director financiero.  La plana mayor con la que la industria tendrá reuniones periódicas a partir de esta semana.

El nuevo director de PAMI mencionó la palabra “corrupción” en varias ocasiones apuntando hacia la estructura interna.

Y prometió constituir una Unidad Jurídica para combatir el fraude y trabajar con la Superintendencia de Servicios de Salud para evitar “la doble cobertura en medicamentos”.

A partir de la promesa de Cassinotti es oportuno reflexionar si dirigentes sindicales que gracias al PAMI tienen cincuenta caballos de raza que pasean todos los años por la Exposición Rural y mansiones en Cariló,  eternos en sus cargos desde el retorno de la democracia, serán finalmente alcanzados por la cruzada que promete Cassinotti.

También fue muy crítico con su antecesor cuando mencionó que el PAMI se había llenado de gerentes jóvenes y elevados sueldos pero sin experiencia, y que él prefería “la gente con canas”. 

Ahora es fácil deducir  la fuente del duro editorial que con argumentos similares le dedicó Clarín la semana pasada a Regazzoni.