EL PAMI QUIERE OTRO AJUSTE EN MEDICAMENTOS Y LA INDUSTRIA RESPONDIÓ QUE NO HAY MÁS MARGEN

El largo camino de la renegociación con PAMI comenzó con las malas noticias que se vislumbraban desde que se produjo el recambio.  Más ajuste, especialmente en insulinas y con un máximo de cuatro recetas por jubilado al mes. Además no pagará más de 2.400 millones de pesos  mensuales en medicamentos.

La primera reunión entre las cámaras industriales y el PAMI comenzó a esbozar el proyecto de la nueva conducción de Sergio Cassinotti: fijar precios de referencias, buscar el atajo de las segundas marcas, autorizar solo cuatro recetas por afiliado/mes  y bajar el gasto en medicamentos a 2.400 millones de pesos mensuales.

Las cámaras respondieron que firmaron cuatro convenios en apenas los 16 meses de gobierno de Mauricio Macri y que siempre hizo “un enorme esfuerzo” para llegar a los descuentos pactados.

En tal sentido, se subrayó que los descuentos del último convenio constituyen el “techo” para la industria y que en consecuencia debería “seguirse enmarcado dentro del mismo contrato”.

La industria puso en dudas el porcentaje del 30 por ciento del presupuesto del PAMI que supuestamente se gasta en medicamentos y que utiliza como argumento la nueva administración en sus intervenciones mediáticas.

Los voceros de la industria resaltaron que en el último mes se redujo a 4.900.000 unidades las dispensadas a través de la resolución 337.

Cassinotti informó que está realizando auditorias con la información aportada por la industria y que los desvíos denunciados están siendo estudiados jurídicamente por cuatro abogados y que ya enviaron cartas documento a 15 médicos que firmaron de 3.500 a 5500 recetas en marzo.

En esa dirección, Cassinotti pidió a las cámaras que envíen toda la información sobre desvíos para avanzar en las denuncias ante la justicia.

Los directivos recordaron que la industria denuncia estas irregularidades desde hace más de diez años, pero sin resultados.

Al detallar el ajuste que se viene, Cassinotti informó que el PAMI establecerá un máximo de 4 recetas por afiliado/mes y que está trabajando con una receta especial para el segmento OyTE.

También anticiparon  la intención de negociar por patologías, mencionado en especial la intención de ajustar en insulinas y diabetes.

La industria recordó que firmó cuatro convenios en 16 meses del nuevo gobierno y  que respondió al esfuerzo financiero que siempre se le demandó, además de la delicada situación de las farmacias.

En la reunión participaron Cassinotti y sus principales colaboradores Hugo López Monti y Ricardo Mastai, a cargo de la Secretaría General Técnico Médica del PAMI.

Cassinotti había sido citado el jueves por las comisiones de Salud y Adultos Mayores de la Cámara de Diputados. Pero no fue y envió en su lugar a Mastai, quien recibió los palos de la oposición.

El Director General del PAMI ya había decidido eludir la convocatoria de los diputados, pero además ese mismo día trascendieron explosivas declaraciones en las que sostenía que el organismo no podía “darse el lujo” de entregar medicamentos gratis y mencionó una sugestiva referencia sobre el costo de “las primeras marcas”, como si aspirara a que se oriente el consumo a las denominadas segundas marcas, aunque no genéricos.

Carolina Gaillard, titular de la Comisión de Salud, durante la audiencia sin Cassinotti, expresó que “el jubilado tenga que pagar hoy de su bolsillo o que las familias deban hacer una ´vaquita´ para poder acceder a los medicamentos, estudios o consultas es una situación injusta”.

“Nosotros cuestionamos el convenio con la industria farmacéutica prorrogado por (Carlos) Regazzoni porque permitía que los precios de los medicamentos los impusiera la industria farmacéutica, si esta nueva gestión está renegociando el contrato con la industria debería tener en cuenta los laboratorios de producción pública de medicamentos”, sintetizó Gaillard.

Los diputados de los bloques de la oposición calificaron como “irrespetuosa” la ausencia de Cassinotti y advirtieron que “mientras los jubilados no tienen medicamentos se duplicaron las gerencias y subgerencias con salarios desde 160 mil pesos”.

Mastai asumió la defensa de la actual administración: “hace 20 días que tomamos la gestión, y sin embargo nos animamos a enfrentar esta reunión”. 

Mastai dijo que “discutiremos en su momento con los afiliados cual será el mejor modelo prestacional a futuro, pero en este contexto ante un elevado nivel de ´sobreprestaciones´ desarrollamos este modelo de capitación simple, que es asignar un valor por paciente o básicamente por afiliado en una unidad de tiempo”.

“Es decir, estamos avanzando hacia un modelo de capitación que funciona muy bien en Uruguay, Chile, Colombia, no estamos hablando de un mundo al cual no nos corresponde, sino un mundo cercano”, afirmó.

Raquel Márquez, Coordinadora de la Comisión de Previsión y Seguridad Social de la CTA salió al cruce de Mastai sobre  el modelo prestacional que según sus palabras funciona muy bien en Chile, al responder que “nuestro país es pionero en Derechos Humanos de la Tercera Edad y me espanta el hecho de saber que tienen como modelo prestacional a Chile”.