PAMI: VOLVER A EMPEZAR

El PAMI decidió restablecer el  convenio con la industria farmacéutica que había dado de baja por carta documento. Todo vuelve al punto de partida, excepto que los laboratorios asumirán un puente financiero durante 90 días y después….

El PAMI y la industria farmacéutica vuelven a compartir el  convenio que el organismo había denunciado a poco de la asunción de Sergio Cassinotti.

La reunión de las cámaras farmacéuticas con el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y con el propio Cassinotti habilitaron una vía de negociación que básicamente retrotrae las negociaciones al punto de partida, pues el PAMI vuelve a validar el Convenio hasta el 31 de marzo del año próximo.

O sea, como lo dejó rubricado Carlos Regazzoni, antes de su partida del PAMI, aunque hay algunas negociaciones todavía en curso y que demoraran hasta que se afinen los números.

Para comenzar, el PAMI no pagará más de 2.400 millones de pesos mensuales en medicamentos.  El gasto se reduce como quiere Cassinotti en términos formales y como exigen algunos vicejefes de Gabinete, aunque en la práctica será una bicicleta financiera por tres meses.

La industria igualmente entregará la totalidad de la demanda de los afiliados al organismo, que crece en la temporada estival.

Esa diferencia será financiada por la industria durante 90 días y después se supone que será reconocida y cancelada por el PAMI.

Es un compromiso cuyo aval es uno de los temas aún en debate, que no cerraron las partes.

Para bajar el gasto y luego pagar, el PAMI ha prometido auditorias más eficientes y fijar un límite de recetas por médico, además de prestarle por una vez atención a los informes de la industria sobre irregularidades y abusos.

Tratar de explicarse, por ejemplo, porque en Formosa y Santiago del Estero se prescriben más antigripales que en la CABA.

Cassinotti dice que ahora hay decisión política de terminar con “los curros” y poner en caja a los médicos y también a los otros prestadores como las clínicas y los odontólogos.

Para Cassinotti hay una evidencia a favor que lo torna creíble: “es cierto, están bajando los gastos”, confirmaron voceros de la industria.

Por otro parte, noventa días serán las vísperas de las elecciones y nadie querrá jugar con fuego en esos días.

Menos un gobierno que acaba de anunciar que amentará los subsidios para no aumentar las tarifas del transporte.

Y PAMI es tan sensible o más que el boleto de colectivo.