LAS BIG PHARMA GASTARON 3.700 MILLONES DE DÓLARES EN LOBBYING

Las Big Pharma gastaron 3.700 millones de dólares en acciones de lobby en el Congreso estadounidense desde 1998, mil millones más que cualquier otro sector industrial, reveló un informe del Centro de Integridad pública de Washington y la agencia AP.

La cifra no incluye los aportes a las campañas electorales, financiamiento de grupos de presión independientes como pueden ser las asociaciones de pacientes y a políticos locales.

“Las compañías farmacéuticas y los grupos aliados tienen un ejército de cabilderos con un promedio de 1.350 por año, cubriendo las 50 capitales de los Estados”, precisó la investigación.

El grupo está coordinado por el principal cabildero del laboratorio Purdue Pharma, el fabricante de OxyContin, un analgésico muy potente y cuestionado porque produce los mismos efectos que la heroína y el opio.

La investigación de los periodistas Geoff Mulvihill y Matthew Perrone de la agencia AP  y los periodistas del Centro de Integridad Pública Liz Essley Whyte y Ben Wieder demandó siete meses y examina “la política de influencia que ejercieron las empresas farmacéuticas detrás de la epidemia de adicción a los opiáceos que ya provocaron la muerte de 165 mil ciudadanos estadounidenses”.

“Durante más de una década, los miembros de un grupo poco conocido llamado Pain Care Forum ha cubierto la capital de la nación con mensajes que pregonan el papel vital de los analgésicos prescritos en la vida de millones de estadounidenses, creando una cámara de eco que ha descarrilado silenciosamente los esfuerzos para frenar el consumo estadounidense de las drogas, que representa dos tercios del consumo mundial”, aseguró el informe.

Las compañías farmacéuticas y sus defensores aliados gastaron más de  880 millones de dólares en lobbying y contribuciones políticas a nivel estatal y federal en la última década, precisó el informe.

En comparación, un puñado de grupos que abogaban por los límites de opiáceos gastó solo 4 millones de dólares.

“El dinero cubría una gama de actividades políticas importantes para la industria farmacéutica, incluyendo legislación y regulaciones relacionadas con los opiáceos. La industria de los opiáceos y sus aliados contribuyeron con aproximadamente 7.100 candidatos a las oficinas estatales”, comprobó la investigación.

“El gasto político del lobby de los opiáceos sumó más de ocho veces lo que el formidable lobby de armas registró para las actividades políticas durante el mismo período”, compararon los periodistas.

“Durante más de una década, Pain Care Forum se reunió con algunos de los funcionarios de salud de mayor rango en el gobierno federal, mientras trabajaba en silencio para influir en las regulaciones propuestas sobre los opiáceos y promover la legislación sobre el problema del dolor no tratado” reveló la investigación.

“Decenas de proyectos de ley casi idénticos que algunos legisladores dijeron que fueron suministrados por los grupos de presión farmacéuticos” han sido presentadas en el Congreso estadounidense.

 “Las compañías farmacéuticas hacen presión por esas leyes, que normalmente requieren que los aseguradores y los farmacéuticos otorguen un trato preferencial a los medicamentos protegidos por patentes”, afirmaron los autores de la investigación.

Los periodistas  analizaron los datos financieros de las campañas electorales y las acciones de lobbying disponibles en el Instituto Nacional de Aportes Financieros en Política Estatal,  la Comisión Electoral Federal, la Oficina de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y el  Servicio de Impuestos Internos  (IRS).

Los autores de la investigación revisaron cientos de documentos y entrevistaron a más de 150 funcionarios, expertos y profesionales para obtener información sobre cómo el proceso político influyó en la respuesta a la epidemia de opiáceos.

“En conjunto, esta información proporciona una mirada nacional única a la forma en que las compañías farmacéuticas y sus aliados a menudo tratan de retrasar los pasos destinados a combatir el abuso de opiáceos, mientras que empujan sus propias prioridades con los legisladores y los reguladores” es una de las conclusiones del informe.

Los lobistas pueden reclamar “como una gran victoria la aprobación el año pasado de la 21st Century Cures Act, de la que se espera que acelere la aprobación de medicamentos de la Administración de Drogas y Alimentos(FDA)”, señaló el informe.

“Teniendo en cuenta que, por algunas medidas, una sola droga importante a veces puede costar casi tanto para poner en el mercado como los gastos de todo el cabildeo de la industria en las últimas dos décadas, es seguro decir que al menos con esa ley la industria ganó su dinero” vislumbraron los investigadores.

Dos de los aliados más activos de la industria farmacéutica, la Sociedad Americana del Cáncer y la Academia de Gestión Integral del Dolor, se han puesto en contacto con legisladores y otros funcionarios sobre las medidas sobre los opiáceos en al menos 18 Estados. Los legisladores estatales a menudo no saben que estos grupos reciben parte de su financiamiento de los productores de drogas” reforzó la investigación.

El sitio https://www.opensecrets.org reveló que fueron registrados 1296 lobbystas para un total de 334 clientes de la industria farmacéutica que durante 2017 lleva invertidos 248.733.749 millones de dólares en lobbying.

La cámara de las multinacionales estadounidenses, PhRMA, declaró haber gastado 14.227.500 dólares durante 2017 en acciones de lobby,  seguido de Amgen con 6.620.000 millones, Novartis con 5.879.510 y Pfizer con 5.690.000 dólares.

El informe completo está disponible:

https://www.opensecrets.org/lobby/indusclient.php?id=h04