PAMI: COMENZÓ LA TRANSICIÓN HACIA UN NUEVO CONVENIO

El convenio “puente” de PAMI terminó el primero de octubre y ha comenzado una nueva etapa de transición, en pos del nuevo convenio que la obra social estatal y la industria esperan rubricar entre noviembre y diciembre. Pero el panorama indica que las negociaciones una vez más serán arduas y que se pretende un nuevo ajuste.

El PAMI ha propuesto una nueva transición hasta después de las elecciones cuando se sentará a discutir  un nuevo ajuste, porque de lo único que hay certezas para los interlocutores de la industria,  es que se reclamará un nuevo ajuste, avisó C, el actual director de la obra social.

Mientras tanto el PAMI cumple con su palabra y paga todos los meses la suma prometida de alrededor de 2.400  millones de pesos mensuales. Cumple, pero no todo, ya que en virtud del acuerdo  “puente”  acumuló un desfasaje mensual de 350 millones de pesos mensuales,  alrededor de mil millones de pesos en el trimestre que Cassinotti  se comprometió pagar  en octubre (o al menos antes de fin de año) cuando renegoció el actual acuerdo.

Al mismo tiempo, queda aún pendiente la deuda acumulada de alrededor de tres mil millones de  pesos pero al  menos la industria consiguió  destrabar  1.100 millones de pesos que el PAMI había retenido con el argumento de que la industria no había garantizado el menor precio de mercado para sus afiliados, como figuraba en el convenio.

Entre las novedades del nuevo convenio que se avecina, el PAMI amenaza con aplicar un sistema de precios de referencia, que Cassinotti ya intentó durante su gestión en el IOMA. 

Este es uno de los temas más urticantes para la industria y vale recordar que recientemente el ex ministro de Salud, Ginés González Garcia, había pedido la aplicación de este sistema a través de su cuenta twitter.

La otra iniciativa que anticiparon los negociadores del PAMI es que se pretende una recategorización  del listado de medicamentos para obtener más descuentos.

Las dos buenas noticias para la industria están referidas al IOMA y a la reactivación del mercado.

En los dos últimos meses se percibió que “el mercado reacciona,  lento, pero reacciona”,  señalaron los voceros del sector,  en consonancia con  los signos de reactivación de la economía.

Igualmente, se trata de una recuperación que no está aún consolidada y que deberá esperar hasta después de las elecciones para arrojar signos consolidados de recuperación.

Pero la recuperación del mercado no compensa el ajuste muy fuerte que puede venir desde PAMI”,  vislumbraron los voceros a PHARMABAIRES.

La otra buena noticia para la industria es que se encamina la renovación del convenio con el IOMA, que estaba vencido desde hace muchos meses. Cuando Cassinotti se mudó de la obra social bonaerense al PAMI, quedó en vía muerta.

Ahora hay negociaciones en curso, en términos amigables y con acercamiento de propuestas, entre la industria y su actual presidente, Carlos D’Abate.