LEGISLADORES DE EEUU INVESTIGAN POLÉMICO ACUERDO DE PATENTES

El controvertido acuerdo de patentes entre Allergan y una tribu de nativos americanos para demorar el ingreso de un competidor genérico de su producto Restasis, ha sido colocado bajo la lupa por los legisladores estadounidenses que acusan al laboratorio de prácticas anticompetitivas.  

La senadora estadounidense Claire McCaskill (demócrata) pidió a Pharmaceutical Research & Manufacturers of America que debería revisar si las ventas de Allergan de patentes lucrativas están en consonancia con “la jactanciosa misión de la organización de promover la innovación y desalentar precios predatorios prácticas y conductas anticompetitivas ".

El comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantespidió a Allergan que proporcione una serie de documentos sobre su controvertido acuerdo para transferir las patentes sobre su fármaco más vendido a una tribu de nativos americanos.

En una carta enviada el martes al director ejecutivo de Allergan, Brent Saunders, el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental pidió que la farmacéutica presente los acuerdos, contratos y análisis relacionados con la venta.

Un grupo de senadores demócratas también enviaron una carta al Comité Judicial del Senado para que inicie una investigación.

En una carta al senador Chuck Grassley, presidente del Comité Judicial, los senadores escribieron que el acuerdo de Allergan es "un intento claramente anticompetitivo de proteger sus patentes de la revisión y mantener los precios de los medicamentos altos".

La comunidad Mohawk, de 13 mil habitantes y localizada en el Estado de Nueva York, cerca de la frontera con Canadá, recibirá 15 millones de dólares anuales de Allergan en concepto de royalties por Restasis, cifra que reforzará los ingresos que hoy proporciona el casino que ya explota la tribu dentro de su reserva.  

Si Allergan logra sostener esta patente pese a la indagatoria del Congreso de Washington y de la justicia, "probablemente veremos a varias compañías de marcas que albergarán sus patentes con tribus indias", dijo Ronny Gal, analista de la consultora Bernstein.

De acuerdo a las leyes estadounidenses, las comunidades aborígenes gozan del estatus de “soberanía tribal” y  supuestamente no deberían rendir cuenta de un acuerdo comercial por una patente, aunque a partir de este episodio muchos consideran que es necesario modificar la ley.

El CEO de Allergan, Brent Saunders, “está siendo altamente hipócrita", cuestionó Michael Santoro, profesor de la Escuela de Negocios Leavey de la Universidad de Santa Clara, quien ha estudiado la ética farmacéutica.

"Un contrato social implica que el interés de ambas partes se tiene en cuenta. En este caso, los consumidores no tienen voz en la forma en que los productos están disponibles. No es un contrato", afirmó.

Allergan fue noticia también porque aceptó pagar una multa de 13 millones de dólares para cerrar una investigación por el presunto intento de sobornos a oftalmólogos que recetaron sus medicamentos.

La demanda fue presentada en 2009 por dos oftalmólogos, quienes alegaron que Allergan ofreció varios servicios empresariales - tales como análisis financiero, capacitación de recursos humanos y asesoramiento de facturación - a médicos oftalmológicos y optometristas que recetaron sus medicamentos.

En particular, estos servicios empresariales  recompensaron a quienes recetaron Restasis. La mayoría de los servicios fue proporcionada de forma gratuita, según la demanda.