ONG IMPUGNA PATENTES DE GILEAD EN ESTADOS UNIDOS

La OnG Medicamentos, Acceso y Conocimiento (I-MAK) de Estados Unidos impugnó la patente de Sovaldi del laboratorio Gilead ante la Junta de Apelación y Prueba de Washington (US Patent Trial and Appeal Board)

El grupo impugnó seis patentes concedidas a Sovaldi (sofosbuvir), que “no cumplen los criterios de patentabilidad, como la novedad y la no evidencia”, según un comunicado de prensa.

I-MAK afirmó que Gilead Sciences ha obtenido “patentes inmerecidas” para sofosbuvir, “lo que ha impedido que millones de pacientes estadounidenses reciban un tratamiento asequible”.

El grupo también emitió un nuevo libro blanco "America’s Overspend: How the Pharmaceutical Patent” “Cómo el problema de la patente farmacéutica está impulsando los altos precios de los medicamentos".

El libro blanco encuentra que las patentes inmerecidas y otras estrategias supuestamente utilizadas por la industria farmacéutica para retrasar la competencia en tres tratamientos principales contra el cáncer y la hepatitis C causarán más de  55 mil millones de dólares en costos excesivos a los contribuyentes.

El documento examina tres de los medicamentos más recetados de Estados Unidos para el cáncer y la hepatitis C:Revlimid, Sovaldi y Gleevec.

Según el comunicado de prensa de I-MAK, “el mercado de medicamentos no está funcionando, y la eliminación de patentes no permitidas facilitará la introducción de medicamentos genéricos mucho más económicos”.

La publicación establece que “las patentes de medicamentos farmacéuticos fallan demasiado a menudo para cumplir con los estándares de la ley de los Estados Unidos”.

"Las empresas farmacéuticas están sobre-patentando drogas incluso cuando no hay nuevas evidencias que justifique su exclusividad y están acumulando tantas patentes inmerecidas como sea posible para prolongar sus monopolios y bloquear la entrada de genéricos más baratos en el mercado”, afirmó la organización.

El grupo quiere anular seis patentes para el medicamento Sovaldi, que es el más antiguo de varios medicamentos para la hepatitis C de Gilead, con la esperanza de estimular el lanzamiento de versiones genéricas de menor costo antes de lo que de otra manera sería posible.

El grupo sostuvo que los contribuyentes estadounidenses pueden ahorrar 10 mil millones de dólares y los genéricos pueden llegar al mercado 14 años más rápido si tiene éxito en su demanda.

La FDA aprobó recientemente una nueva terapia para un tipo de linfoma, desarrollada por Kite Pharma de Gilead Science Inc, que se venderá bajo el nombre Yescarta, para tratar a adultos con linfoma de células B grande, un tipo de linfoma no Hodgkin, que no han respondido a otros tratamientos. 

Gilead, que recientemente adquirió Kite Pharma, dijo que el precio de lista para Yescarta, que se administrará solo una vez a cada paciente, será 373.000 dólares.

John C. Martin, el presidente ejecutivo de Gilead Sciences, en una entrevista publicada en el Wall Street Journal recientemente, aseguró que los fabricantes de medicamentos necesitan “grandes ganancias para poder seguir innovando”.

Pero el año pasado el 100% de sus ganancias fueron para sus accionistas, reveló un estudio de Hoover Institution de la Universidad de Stanford que reprodujo The Angeles Times.

"La evidencia de que Gilead utiliza sus ganancias para ´innovar´ es, en el mejor de los casos, delgada. En 2016, la compañía reportó ganancias de 13.5 mil millones de dólares. Gastó 11 mil millones para recomprar sus propias acciones, y alrededor de 2.5 mil millones en dividendos en acciones. Entonces, las recompras y los dividendos llegaron a  13,500 millones, en efecto consumiendo el 100% de las ganancias de la compañía”, detectó el estudio.

Todo ese gasto beneficia a los accionistas: las recompras apuntalan el valor de sus acciones y mejoran sus ganancias cuando se venden, y los dividendos son, por supuesto, un pago directo. ¿Innovación? Gilead gastó 5 mil millones de dólares en investigación y desarrollo, según su informe anual.

En 2015, repitió un fenómeno similar. Gilead registró 18.1 mil millones en ganancias, y gastó 10 mil millones en recompras y 1,87 mil millones en dividendos. El presupuesto de I + D fue de 3 mil millones.

Desde 2011, la junta de Gilead ha autorizado recompras de acciones por un total de 37 mil millones, de los cuales 9 mil millones aún no se han gastado a finales de 2016.

“Gilead no hace mucha investigación y desarrollo en sí mismo. En cambio, ha adquirido firmas que han realizado trabajos pesados ​​y comercializa sus éxitos. Adquirió su exitoso fármaco contra la hepatitis C, Sovaldi, pagando 11 mil millones de dólares al desarrollador del fármaco, Pharmasset, en 2011. Su prometedor nuevo tratamiento para el linfoma, que llevará la marca Yescarta, es producto de una adquisición de 12 mil millones de dólares del desarrollador de ese medicamento, Kite Pharmaceuticals , anunciado en agosto”.

El Comité Senatorial de Finanzas en 2015 comprobó que los ejecutivos de Gilead no dedicaron mucho tiempo a las consecuencias para los pacientes privados a causa de los altos precios de su medicamento Sovaldi.

“Al contrario, se dedicaron a estudiar el precio más alto posible para Sovaldi y los ejecutivos concluyeron que Gilead podría obtener ganancias cobrando 55.000 dólares por tratamiento de 12 semanas. Pero la compañía decidió cobrar  84.000, lo que generaría mayores ganancias, aunque con menos pacientes”, reprodujo el estudio.

Al principio, Gilead se negó a ofrecer nada más que descuentos mínimos para grandes aseguradoras y programas de Medicaid, aunque sus voceros reconocieron que miles de pacientes podrían tener que prescindir de los tratamientos.

“La compañía no parecía preocupada por una reacción negativa del público sobre sus precios, pensando que las quejas de los defensores de los pacientes no generarían problemas con los reguladores o los legisladores”.

"No cedamos a las presiones... sean cuales sean los titulares", aconsejó un alto ejecutivo a sus colegas.