UN CENTENAR DE ORGANIZACIONES SOCIALES PIDIERON QUE CANADÁ Y MÉXICO NO CEDAN A LAS PRESIONES DE TRUMP SOBRE PATENTES

Visto: 188

Un centenar de organizaciones de la sociedad civil de Norteamérica pidieron que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN/NAFTA) garantice el acceso a los medicamentos, elimine el monopolio de las patentes y que los gobiernos de México y Canadá no cedan a las presiones del presidente Donald Trump.

“Como organizaciones preocupadas con problemas de salud a nivel nacional y global, lo instamos a garantizar que cualquier renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no socave el acceso a medicamentos asequibles”, sostuvieron las organizaciones en una carta abierta dirigida a los ministros de Salud y Economía de México y Canadá, y también al representante comercial de EEUU,   Robert Lighthizer.

“Hemos escuchado informes preocupantes de que las partes negociadoras están considerando cambios en el capítulo de propiedad intelectual (IP) del TLCAN que expandiría aún más el monopolio y las protecciones de las corporaciones de medicamentos recetados y así frustrar la competencia del mercado de productos genéricos que a menudo son esenciales para reducir los precios al consumidor”,  señaló la carta que también rubricaron las entidades globales Oxfam y Global Network of People Living with HIV (GNP+3).

El centenar de organizaciones aseguró en la carta que  “la industria farmacéutica está pidiendo que los Estados Unidos demanden las llamadas normas de transparencia que restringirían los derechos de los gobiernos a controlar los precios de medicamentos y establecer políticas de reembolso y formulario”.

“Finalmente, hay presiones de grupos de presión empresariales para mantener la solución de controversias entre inversores y estados, incluso con respecto a Inversiones relacionadas con la propiedad intelectual, lo que socava la autoridad soberana y permite que no se pueda revisar reclamaciones de arbitraje privado de inversores extranjeros contra leyes y reglamentos de interés público”, alertaron.

“Todas estas medidas contribuirían directamente a la escalada de los precios al consumidor y peor acceso al tratamiento en Canadá, México y los Estados Unidos”, advirtieron las entidades.

En tal sentido,  aseguraron que “una de cada cinco personas en los Estados Unidos ya no puede surtir recetas debido a su costo” y también “ cada cinco canadienses un miembro de su hogar no puede pagar el medicamento recetados a ellos”.

“Millones de canadienses (entre 10 y 20% de los población) están compensando no cumpliendo en absoluto su prescripción o tomando medidas para hacer que su receta dure más tiempo, como omitir dosis y dividir píldoras”, mencionaron como ejemplo.

Los canadienses “ya pagan algunos de los precios de medicamentos más altos del mundo y el gasto en productos farmacéuticos es uno de los tres elementos más importantes de la atención de salud en general”.

“La evidencia disponible indica que un porcentaje significativo de canadienses experimentan el costo de la medicación como una barrera para la atención médica adecuada”, reforzaron.

“Un TLCAN renegociado debe ser compatible, y no complicar aún más, la tarea ya difícil de desarrollar una cobertura universal, equitativa en todo el país”, pidieron los firmantes.

Así también aseguraron que “la competencia genérica a menudo ha demostrado ser el medio más eficaz de reducir los precios y asegurando que los precios continúen cayendo con el tiempo”.

En Estados Unidos,  “los medicamentos genéricos han ahorrado más de 1.6 trillones de dólares en costos de atención médica en la última década”, calcularon.

En la carta citaron un informe de 2016 de la consultora Lake Research Patners  que aseguró en su oportunidad que “el  setenta y cinco por ciento (de los encuestados estadounidenses) prefiere acortar la duración de monopolio otorgado sobre los medicamentos recetados para que los medicamentos genéricos más baratos estén disponibles antes”.

“Durante las negociaciones de la Asociación Transpacífico (TPP), el representante comercial de Estados Unidos insistió en expandir las protecciones de monopolio para productos farmacéuticos. Esa elección fue universalmente impopular; criticada por observadores del Vaticano a la revista The Economist y ferozmente resistida por los negociadores de otros países del TPP, finalmente arrastrando la negociación  del TPP durante años y contribuyendo directamente a su fracaso”,  recordaron.

“En las negociaciones del TPP-11 en curso ahora ausente los Estados Unidos, los países restantes han extirpado muchos disposiciones controvertidas sobre propiedad intelectual que habrían reducido el acceso a medicinas”, compararon.

Los tres países del TLCAN “han incorporado a sus leyes nacionales normas de protección de datos y patentes del TLCAN, que ya favorecen a las corporaciones basadas en patentes al exigir a las naciones signatarias que proporcionen protecciones monopólicas que los protegen de la competencia”.

“En los años transcurridos desde el NAFTA, las corporaciones han aumentado radicalmente los precios de los medicamentos” y han forzado al máximo las reglas de propiedad intelectual “para maximizar sus ganancias”.

“Cualquier cambio al TLCAN debería reequilibrar los términos del acuerdo a favor de la competencia y el acceso a precios asequibles  y el cuidado de la salud, por ejemplo, eliminando por completo el capítulo de propiedad intelectual del TLCAN, lo que significa que las obligaciones de los países del TLCAN serían aquellas bajo los ADPIC de la OMC, eliminando la solución de controversias inversionista-estado del TLCAN”..

Cualesquiera otros objetivos que los gobiernos de Canadá, México y los Estados Unidos tengan para el TLCAN, en las renegociaciones, es fundamental no hacer más daño con respecto a la salud y el acceso a medicamentos asequibles de aproximadamente 500 millones de personas de América del Norte. Por lo tanto, es vital que los gobiernos del NAFTA rechacen cualquier disposición que expanda o fortalezca monopolios farmacéuticos y la aplicación a expensas del acceso a precios asequibles para las medicinas”, reclamaron.

“Un TLCAN renegociado podría convertirse en una plantilla para otros acuerdos comerciales, incluso con los países en desarrollo, cuyas preocupaciones sobre los altos precios de los medicamentos son aún más grave que para las partes del TLCAN”, completaron.

La carta completa es la siguiente: