REGULACION DE VENTA LIBRE EN CIUDAD DE BUENOS AIRES

El legislador Helio Rebot presentó un proyecto del ley que propone regular la venta de medicamentos de venta libre fuera de las farmacias y apunta a una instancia superadora del debate que atraviesa actualmente el sector, por disputas entre colegios profesionales y cadenas expendedoras.

“Los medicamentos de venta libre son de manejo y almacenamiento simple y seguro para los más de 300.000 mil comercios (quioscos, almacenes y supermercados), que le dan trabajo a cientos de personas y un servicio esencial a la gente que habita en distritos en los que no hay farmacias de turno en varias cuadras a la redonda”, remarcó el legislador del PRO. 

 


En su proyecto, Rebot remarcó que “el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires debe ejercer su rol y contralor de toda actividad relacionada a la comercialización de medicamentos dentro de su jurisdicción, evitando cualquier desvío en su utilización y administración”.

El legislador fundamentó su iniciativa en que el gobierno porteño “debe obrar a favor de la defensa de los consumidores -en la especie los de la salud - que involucra directamente el expendio de medicamentos, los que deben ser regulados resguardando o respetando su disponibilidad y accesibilidad en forma equitativa”.

“Si bien resulta insoslayable que el expendio de medicamentos de venta libre se realice en farmacias habilitadas, cumplimentando el marco normativo vigente y de bioseguridad, resulta también imprescindible que se pueda garantizar a la población la disponibilidad de medicamentos denominados de venta libre y resguardar los principios de accesibilidad y equidad que la Ciudad de Buenos Aires protege”, pidió Rebot.

En tal sentido, el legislador subrayó que su proyecto “se basa, por ende, en los criterios de accesibilidad y control”. En el caso de la accesibilidad, “aumentando la posibilidad de adquirir determinados medicamentos de venta libre, con bajo margen de  toxicidad y necesarios para cuidar la salud. Tal accesibilidad va también a favor de un mejor precio para el consumidor, por no limitar las bocas de expendio y por ende, la oferta”, resaltó.

El régimen propuesto por Rebot “se basa en condiciones de comercialización y control que resguarden la seguridad en la cadena de suministro y venta” y, en consecuencia, autoriza que  “ciertos medicamentos de venta libre se puedan adquirir en quioskos y maxiquioscos y en supermercados”

Rebot insistió en su proyecto que la Ciudad requiere “de una legislación propia, que ajuste las prescripciones legales a las circunstancias y características propias de la Ciudad de Buenos Aires, distinguiendo diversas situaciones fácticas y consecuencias jurídicas”.    

Dicho régimen debe tener en cuenta “la accesibilidad especialmente en aquellas zonas donde no existe cercanía de farmacias”, propuso Rebot.

El legislador en los fundamentos de su iniciativa refutó las denuncias sobre la venta de medicamentos falsificados, delito eventualmente  favorecido  por un sistema de venta libre fuera de las farmacias.

“Los trascendidos en los medios sobre medicamentos falsificados se debían manifiestamente a categorías de medicamentos comúnmente denominados de alto costo y baja incidencia -oncológicos, VIH, enfermedades autoinmunes, hemofilia, etc- vinculados a licitaciones o compras realizadas en y por farmacias, instituciones u obras sociales”, completó Rebot.