¿EL PRECIO DEL REMDESIVIR ES DEMASIADO ALTO O DEMASIADO BAJO?

Visto: 1170

Remdesivir seguirá siendo el medicamento estrella contra el COVID 19 hasta que aparezca la vacuna o se apruebe el suero equino. Mientras tanto su fabricante Gilead fijó un precio de 2.340 dólares para los programas financiados por el gobierno de Estados Unidos y de 3.100 para los seguros privados. La pregunta es si es un precio alto, demasiado bajo o finalmente justo.

Judith Garber, integrante del grupo de Política de Salud y Comunicaciones del Instituto Lown de Estados Unidos, en un reciente artículo ofrece una mirada objetiva sobre el precio del Remdesivir, a partir de las evidencias científicas todavía débiles que proporciona su prescripción a enfermos graves de COVID 19.

Garber afirma que “si bien muchos defensores de pacientes han considerado que este precio es demasiado alto para que la mayoría de los estadounidenses acceda a él, otros dicen que es demasiado bajo”.

Primera opción:  El precio es muy alto

Para Garber “los médicos y defensores de pacientes han argumentado que el precio del Remdesivir es demasiado alto dado que 1) los contribuyentes gastaron 70 millones de dólares en fondos públicos para el desarrollo del medicamento, 2) le cuesta a Gilead tan poco como 10 dólares por unidad para fabricar Remdesivir, y 3) el medicamento “No ha demostrado” que salve vidas de Covid-19.

La nota prosigue que “el financiamiento público para el desarrollo de nuevos medicamentos es extremadamente común; Un estudio de 2018 encontró que todos los medicamentos nuevos aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU entre 2010 y 2016 se beneficiaron de la investigación de los NIH. Sin embargo, la inversión pública en investigación rara vez se refleja en los precios de los nuevos medicamentos.

Los defensores de los pacientes han presionado para que Remdesivir sea de dominio público y tenga un precio solo por lo que le cuesta a Gilead fabricar el medicamento.

Gilead afirma que gastaron alrededor de 1 mil millones de dólares en investigación y desarrollo para Remdesivir como tratamiento Covid-19.

Garber afirma que aún aceptando estas cifras, los costos de fabricación de producir una dosis de Remdesivir (alrededor de 10 dólares por un curso de diez días) y los precios establecidos por los fabricantes de genéricos en los países en desarrollo, el Instituto de Revisión Clínica y Económica de Estados Unidos (ICER) estimó que un precio de 1,600 dólares por dosis recuperaría todo el costo de Gilead para desarrollar y producir Remdesivir.

El informe ICER también proporciona una estimación del precio basada en la efectividad de Remdesivir. Hasta ahora, Remdesivir ha demostrado reducir la cantidad de tiempo que los pacientes de Covid-19 pasan en el hospital en 4 días.

Sin embargo, el fármaco no ha demostrado mejorar la mortalidad en ensayos controlados aleatorios. Con esto en mente, ICER ofrece dos precios rentables para Remdesivir: si no hay beneficio de mortalidad, debería costar solo 310 dólares; Si hay un beneficio de mortalidad, el medicamento podría tener un precio de hasta 5,080 (usando un umbral de 50,000 dólares por calidad de vida-año).

Sin embargo, el hecho de que el esteroide dexametazona haya demostrado un beneficio de mortalidad en pacientes con Covid-19 crítico y probablemente se convierta en el estándar de atención, hace que Remdesivir sea menos valioso.

Con la dexametazona en la mezcla, ICER eleva el precio rentable de Remdesivir a lo más a 2,800 dólares (esto es asumiendo que Remdesivir también salva vidas).

El precio de Gilead de 3,100 dólares excede el precio rentable máximo dada la falta de beneficio de mortalidad mostrado y la existencia de otros tratamientos. Este precio también supera con creces lo que Gilead necesitaría para recuperar su inversión. (Conclusión de Garber)

Segunda opción: El precio es muy bajo

Sin embargo, muchos en la industria farmacéutica piensan que el precio de Gilead fue generoso, o incluso “demasiado bajo”. Citan el valor de Remdesivir para mantener a las personas fuera del hospital, lo que los analistas de Gilead estiman tiene un valor de 12,000. Y eso ni siquiera cuenta el “valor social” de hacer que las personas vuelvan a trabajar antes.

Sin embargo, como señala Timothy O’Brien de Bloomberg, las compañías farmacéuticas han podido definir el valor de la manera que mejor les funcione:

“Solo por el bien de la especulación, ¿a qué se sumarían todos esos beneficios sociales? ¿Otros 40,000 por paciente? 100,000?, 1 millón? Elija su número porque cualquier figura, en el contexto de externalidades blandas y difíciles de cuantificar, será blanda y difícil de cuantificar”, escribe el periodista.

Los ejecutivos de Gilead se han enmarcado como héroes al decir que están valorando Remdesivir “muy por debajo” de su valor. Básicamente, se están dando palmaditas en la espalda por no aprovechar la pandemia y establecer un precio más alto.

Sin embargo, sus declaraciones plantean la pregunta: ¿Por qué el acceso a medicamentos que salvan vidas solo es importante para Gilead durante esta pandemia?

Como James Krellenstein, cofundador del grupo de defensa de la prevención del VIH PrEP4All, escribe en Stat News: “¿Por qué la vida de un paciente de Covid es más valiosa que una persona que vive con el VIH o el virus de la hepatitis C?”.

Si Gilead está tomando la decisión “responsable” al fijar un precio Remdesivir para que todos puedan acceder a él, entonces, por definición, su método habitual de fijar precios a los medicamentos “más allá de lo que muchos pueden pagar es inmoral”, fustigó.

El enmarcar Remdesivir “por debajo del precio” también puede cambiar nuestra visión de cómo asignar recursos durante esta pandemia, afirma Garber.

Por ejemplo, Estados Unidos ha comprado el stock mundial de Remdesivir, dejando poco para otros países durante los próximos meses. ¿Por qué gastar tanto para monopolizar este medicamento, cuando necesitamos desesperadamente gastar más en pruebas, rastreo de contactos y EPP?

La idea de que Remdesivir será un retorno positivo de la inversión de menores costos hospitalarios ignora todas las opciones de políticas de costos mucho más bajos que tenemos para evitar que las personas contraigan Covid-19 en primer lugar. Remdesivir está lejos de ser nuestra mejor opción para reducir el daño de Covid-19, y poner todos nuestros huevos en una canasta.

Tercera opción: El precio no es correcto

No está claro cómo Gilead llegó al precio que hizo, ya que los ejecutivos afirman que no se hizo en función del valor del medicamento.

Como la mayoría de las otras drogas nuevas, parece que el precio del Remdesivir se basó en cuánto podría soportar el mercado, pero este umbral fue alterado por el clima político actual de Covid-19.

El precio de Remdesivir, si bien es más alto que su valor probable y el costo de fabricación, es lo suficientemente bajo como para establecer un mejor precedente para nuevos medicamentos.

Si las compañías farmacéuticas saben que los pacientes no aceptarán un precio inasequible, esto puede reducir el umbral de los precios de los medicamentos.

“En ausencia de una regulación real sobre los precios de los medicamentos, esto puede ser lo máximo que podemos hacer”, concluye Garber.