UNA NUEVA ALTERNATIVA TERAPÉUTICA AMPLÍA EL HORIZONTE DE TRATAMIENTO DE LA PSORIASIS

Visto: 273

Una nueva terapia aprobada en Estados Unidos en marzo de 2016 para casos de psoriasis moderada a severa en los que otros tratamientos sistémicos no habían dado resultado, se encuentra disponible en Argentina comercializada por el laboratorio Eli Lilly, luego de la aprobación reciente de la ANMAT.

En los ensayos clínicos, realizados en dicho país, el tratamiento resultó altamente eficaz con resultados superiores a PASI 75 entre el 87% y el 90% de los pacientes. Pero entre el 68% y el 71% de los casos, logró eliminar en 12 semanas más del 90% de las lesiones en la piel (PASI 90), y en un 35% al 42% de los pacientes, la placa psoriásica remitió completamente (PASI 100).

Dados estos resultados, este nuevo tratamiento con la droga ixekizumab representa una mejora significativa en los estándares para la psoriasis, señaló el laboratorio durante una conferencia de prensa.

El nuevo tratamiento con ixekizumab constituye un anticuerpo monoclonal de última generación aprobado recientemente por la ANMAT, que mejora en más de un 90% a la mayoría de los pacientes tratados y en algunos casos, borró completamente los signos de la enfermedad.

“Por suerte durante 2018 ya tenemos dos nuevas drogas para tratar la psoriasis”, resaltó Silvia Fernández Barrio, histórica presidenta de la asociación que agrupa a los pacientes que sufren de esta enfermedad.

Fernández Barrio leyó los resultados de una encuesta realizada entre 1.500 pacientes argentinos, de los cuales el 15,6 por ciento dijo haber tenido “ideas activas de suicidio” debido a la estigmatización que produce la enfermedad en la sociedad.

En tal sentido, Fernández Barrio consideró que es “un porcentaje alto, similar a Filipinas”.

Fernández Barrio estimó que el 2 por ciento de los argentinos tienen psoriasis y del total de pacientes encuestados el 36 por ciento admitió que tuvo dificultades para acceder al tratamiento, dos de cada diez no tiene cobertura y el 17,4 por ciento debió esperar hasta seis meses para recibir su medicación.

Un porcentaje significativo del 54 por ciento dijo no recibir tratamiento y de ese porcentaje el 13 por ciento no pudo completar los trámites burocráticos requeridos para acceder a los tratamientos gratuitos.

Del total encuestado 47,8 por ciento accedió a los nuevos medicamentos biológicos y para que la cobertura alcance a todos por igual “la Superintendencia de Servicios de Salud y el Ministerio de Salud deben actualizar el listado de medicamentos con cobertura gratuita”, pidió Fernández Barrio.

El laboratorio Elly precisó que el nuevo tratamiento tendrá un costo de 47.500 pesos aunque inmediatamente se aclaró que es un precio “ficticio” para los manuales farmacéuticos, ya que hay descuentos para las obras sociales y la medicina privada.

“Cuando una persona tiene lesiones eritematosas que le arden y la obligan a rascarse el cuerpo constantemente dejando escamas que son necesarias de barrer, notamos que la calidad de vida de los pacientes que sufren psoriasis es muy dolorosa. Es necesario contar con un tratamiento que revierta la enfermedad y posibilite al paciente, contar con una vida normal para que pueda realizar sus actividades como cualquier otra persona. El padecimiento no es sólo físico, sino también psicológico”, explica Ricardo Galimberti, médico dermatólogo (M.N. N°43879) y titular de la Cátedra de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

De acuerdo a la encuesta recientemente realizada por la Asociación Civil para el Enfermo de Psoriasis (AEPSO), 8 de cada 10 pacientes sostienen que tuvieron que modificar su forma de vestir por la enfermedad y que 4 de cada 10 pacientes desecharon actividades sociales o de ocio por el doloroso estado de su piel. Se observan además mayores proporciones de ideas de suicidio, problemas en el trabajo, estudio y en sus relaciones personales.

Cómo afecta la vida cotidiana, es algo que sólo quien la padece puede conocer. Pero los especialistas cuentan con una forma objetiva de evaluar su impacto mediante el Índice de Severidad del Área de Psoriasis o PASI, según sus siglas en inglés. El puntaje PASI va de 0-72 y se evalúa en función del grado de eritema, induración y descamación en el área de piel afectada, según explica el doctor Galimberti. 

A mayor puntaje indica mayor severidad de la enfermedad. La respuesta PASI permite medir el porcentaje de mejora alcanzado (0-100%) respecto de la puntuación del score PASI basal en un determinado período de tiempo.

Lo novedoso del nuevo tratamiento biológico, un anticuerpo monoclonal desarrollado por el laboratorio Lilly y aprobado recientemente en la Argentina por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para el tratamiento del psoriasis, es lograr que la mayoría de los pacientes logren resultados por encima de PASI 90 al cabo de doce semanas, y que un porcentaje significativo elimine por completo las lesiones de su piel (PASI 100).

“Esto significa sencillamente que la enfermedad prácticamente deja de afectar a su calidad de vida en la medida en que pueda seguir el tratamiento, con todo el impacto que esto tiene en la vida social, laboral y afectiva de la persona”, subrayó el especialista.

Ir directo a la causa

No hay una edad límite para la aparición de la psoriasis. Lo más común es que aparezca después de los 25 años, pero se han encontrado casos en niños –extremadamente raros– y casos de primera aparición en adultos mayores de 60. Su diagnóstico es clínico, y el médico dermatólogo puede hacerlo en pocos minutos con una técnica sencilla.

Pero no es un problema superficial: “La piel es una ventana del organismo”, afirmó Galimberti, “y lo que se observa en ella es una expresión de procesos internos”. Aunque en el 90% de los casos se manifiesta en forma de lesiones cutáneas, la psoriasis es una enfermedad compleja que tiene su origen profundo en el sistema inmunológico.

La predisposición genética a padecer psoriasis está relacionada con unas células llamadas linfocitos T. Ante un posible factor desencadenante –una infección, un estado de estrés u otro– los linfocitos T liberan sustancias pro-inflamatorias –llamadas citoquinas– que afectarán fundamentalmente a las células de la piel, aunque en ocasiones también actúan sobre endotelio vascular, al hígado, las articulaciones o al aparato respiratorio. “Por eso decimos que la psoriasis es más de lo que vemos: es una enfermedad sistémica”, describe el especialista.

Por esta razón, cuando las placas psoriásicas afectan a más del 10% de la piel, los tratamientos tópicos (locales) dejan de ser suficientes y el especialista tratante, debe administrar un tratamiento sistémico con el objetivo de que el paciente se vea afectado lo menos posible y pueda llevar una vida normal.

“Hasta hace unos quince años sólo contábamos con tratamientos poco específicos, tales como quimioterápicos y otras sustancias que muchas veces no daban el resultado buscado y pueden producir importantes efectos secundarios”, recordó Galimberti en referencia a las terapias sistémicas convencionales.

En cambio, los tratamientos biológicos de última generación –basados en los anticuerpos monoclonales, cuyo descubrimiento le valiera el Premio Nobel de Medicina al científico argentino César Milstein– apuntan directamente a la raíz del problema ya que inhiben las sustancias generadoras de inflamación producidas por los linfocitos T.

“Por eso, además de inhibir el proceso que genera las lesiones cutáneas, permiten evitar las demás comorbilidades que suelen acompañarlas”, sostuvo Galimberti.

“Lo primero que desaparece con el tratamiento –describe– es el prurito. Para el paciente es una verdadera tortura porque le impide dormir y facilita el desarrollo de infecciones al rascarse. Luego se busca la desaparición de otros síntomas: inflamación, eritema, escamas. Con esto, el paciente vuelve a tener la piel normal. El paciente recupera su calidad de vida y su ánimo, porque deja de padecer esa problemática que afecta tan seriamente su actividad cotidiana. Puede tener una vida de pareja normal, reunirse con su familia y sus hijos, estar en su ámbito de trabajo sin sentir rechazo”.

Una nueva vida es posible

Como sucede con la mayoría de las enfermedades complejas, no existe una cura definitiva para la psoriasis, y el objetivo de los diferentes tratamientos apunta a eliminar los síntomas. La remisión total o casi total de éstos gracias a nuevos tratamientos implica una reducción en gran medida de los costos ocultos de la psoriasis para el sistema de salud, así como un cambio decisivo en la calidad de vida de los pacientes, que se sienten habilitados para gozar de una mejor vida social y laboral: “Los tratamientos para la psoriasis son de por vida o por lo menos prolongados”, reforzó Galimberti.

El mejoramiento de la calidad de vida también tiene un impacto económico. Desde el punto de vista social, por las complicaciones que hacen que sea una verdadera discapacidad, el ausentismo y el tiempo que los pacientes suelen pasar de consultorio en consultorio hasta dar con un diagnóstico adecuado y un tratamiento eficaz, la psoriasis es una enfermedad con altísimos costos ocultos, tanto para la persona como para el sistema de salud y a nivel laboral.

Mientras la investigación busca soluciones cada vez más eficaces y seguras para las enfermedades, aún queda a la sociedad remover buena parte de sus prejuicios acerca de las enfermedades que afectan a la piel a las que muchos aún consideran equivocadamente como un problema cosmético.

“Como primera medida, es muy importante que la población sepa que ante la aparición de cualquier lesión espontánea en la piel tiene que consultar a un médico dermatólogo, que es el único profesional capaz de brindarle una respuesta autorizada, hacer un diagnóstico adecuado y suministrarle un tratamiento eficaz”, remarcó Galimberti.

Foto: (de izq. a derecha): Juan Baltazar Balzarini (Eli Lilly), Dr. Ricardo Galimberti y Silvia Fernández Barrio en la presentación del nuevo tratamiento para la psoriasis.