PARITARIAS PICANTES

Visto: 23874

Para sanatorios, droguerías y laboratorios

Los sindicatos del sector farmacéutico sacan cuentas y aunque no quieren anticipar qué porcentaje de aumento solicitarán cuando se inicie la ronda paritaria de este año, no negociarán por menos del 25 al 30 por ciento, anticiparon voceros sindicales.

ATSA, el sindicato que representa a los trabajadores de droguerías, laboratorios y sanatorios, recién durante la primera quince de marzo comenzará a definir su estrategia paritaria para la ronda negociadora con las droguerías que comenzará en abril.  La cámara empresaria de las droguerías será, como en años precedentes, la primera en desembarcar en el Ministerio de Trabajo para sentarse frente a la entidad sindical de la calle Saavedra que preside Héctor Daer, otrora trabajador del laboratorio Bernabó.
“No tenemos porcentajes todavía, pero nuestro pedido estará el línea con la posición de la CGT”, señalaron los voceros gremiales de ATSA. La CGT en cuestión es la que preside Antonio Caló y de la que Héctor Daer es su vocero de prensa.
En consecuencia, Daer no sacará “los pies del plato” en un contexto de creciente confrontación de la denominada CGT oficialista con el gobierno nacional y de acercamiento y coqueteos con la CGT de Hugo Moyano. Además, como vocero de prensa de un sector sindical, deberá acompañar cada uno de sus pedidos.
La CGT oficialista ya ha dicho que el 20 por ciento de incremento para el impuesto a las ganancias es insuficiente y que no se sentarán a negociar paritarias por menos del 25 por ciento, una cifra que compensaría la inflación del 2013. En ATSA coinciden con este planteo e incluso “tiran” hacia arriba algunos puntos más.
“Nosotros no vamos a pedir menos del 30 por ciento”, anticiparon los voceros de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica. Este año, la paritaria de los visitadores médicos comenzará más tarde ya que el acuerdo paritario del 2012 se extiende hasta julio de 2013. Por eso, hay cierto clima de “tranquilidad” en la sede sindical de la Avenida Avellaneda, aunque también comiencen a “afilar el lápiz” y calculadora en mano aseguran que “con un 25 por ciento, el impuesto a las ganancias te come el aumento”.
“Podríamos cerrar por menos del 30 por ciento si hay una suma fija remunerativa como el año pasado o si mejoran el bono por guardería. De alguna manera podríamos aceptar menos si nos compensan por otro lado”, agregan los visitadores médicos.
Las cámaras de la industria farmacéutica a través de sus voceros anticiparon a Pharmabaires que este año adoptarán una posición de mayor intransigencia ante los reclamos paritarios y coincidieron  en afirmar que “no se aceptarán demandas salariales que conspiren contra la competitividad”.
La industria farmacéutica también elabora una nueva estrategia para discutir paritarias, que pasaría por un “mando unificado” de las cámaras, que aportaría mayor cohesión hacia adentro y también un discurso sin contradicciones o fisuras hacia afuera, es decir en la mesa negociadora del Ministerio de Trabajo y con el periodismo.   
Coincidentemente, el instituto de estudios económicos IERAL –dependiente de la Fundación Mediterránea- difundió a comienzos de febrero un informe que vaticina que el poder adquisitivo de los salarios medios y altos volverá a disminuir en 2013 como consecuencia del insuficiente impuesto a las ganancias.
“¿Cómo podría lograrse una situación en que los salarios suben igual o levemente menos que la inflación, pero los trabajadores no pierden poder adquisitivo en sus ingresos?. Ello sería posible si los ajustes anunciados en el impuesto a las ganancias hubiesen resultado superiores a la inflación esperada. En ese caso el que habría cedido sería el Estado (recaudación) en pos de no agravar los problemas de competitividad y de consumo real en trabajadores de ingresos medios y altos”, analizó el informe de IERAL.
De acuerdo al estudio, el incremento salarial para compensar una inflación del 25 por ciento ante subas de deducciones del 20 por ciento en ganancias debería ser de 27, 5 por ciento para el asalariado soltero con un salario bruto de 10 mil pesos y de 25,5 por ciento para el asalariado casado con dos hijos e igual salario.
Para el asalariado soltero con salario bruto de 15 mil pesos, el incremento no podrá ser menor del 30,5 por ciento y para el casado con hijos del 28,5 por ciento.
Para los asalariados solteros con salario bruto de 20 mil pesos, el incremento paritario no podrá ser menor al 33,5 por ciento para compensar la inflación y la deducción de ganancias y para un asalariado casado con dos hijos, el incremento deberá será del 32 por ciento.
“Si situaciones como estas se extienden y convalidan, el ajuste insuficiente en las deducciones de Ganancias terminará afectando los costos laborales y los ya alicaídos niveles de competitividad de la producción nacional”, alertó IERAL.
En el sector farmacéutico, son “muchos” los asalariados solteros con sueldos superiores a los 10 mil pesos en droguerías y laboratorios, confirmaron fuentes sindicales. Y una cantidad importante de visitadores médicos supera los sueldos de 20 mil pesos. Entonces, para ninguno será negociable firmar las paritarias por menos del 27,5 por ciento y, en lo posible, por arriba del 30 por ciento.