PARA APRENDER LAS LECCIONES DE LA PANDEMIA, NO ESCUCHES A LAS BIG PHARMA, PROPONE DIRECTORA DE ONUSIDA

Visto: 301

Los países desarrollados y las Big Pharma que fomentaron la inequidad durante la pandemia de COVID proponen para las próximas pandemias un acceso “equitativo a las vacunas”. Pero en la “vida real” transitan por una calle de una sola mano que conduce a las ganancias empresarias, sostiene Winnie Byanyima directora ejecutiva de ONUSIDA y copresidenta de la Alianza Popular para las Vacunas.

Byanyima en una nota titulada “To learn lessons from pandemics, don’t listen to big pharma” (Para aprender lecciones de las pandemias, no escuche a las grandes farmacéuticas) que publicó el sitio estadounidense STAT, aporta una mirada caustica sobre la reciente promesa de la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) que en pandemias futuras habrá acceso equitativo a las vacunas.

La copresidenta de la Alianza Popular para las Vacunas no les cree y es extremadamente crítica con el actual modelo de la industria farmacéutica basado en las patentes y los monopolios de mercado. Incluso sostiene que algunos recientes acuerdos como el de BioNTech con Ruanda y Senegal constituye “un puesto de avanzada de su monopolio, no una transferencia de tecnología a los países africanos”.

La nota completa es la siguiente:

En la pandemia de Covid-19, los líderes de los países ricos se comprometieron a responder con "solidaridad global". Pero cuando se desarrollaron vacunas para prevenir la enfermedad, esos mismos líderes empujaron a los países de ingresos bajos y medianos al final de la cola, superando a los países más pobres, así como a COVAX, una iniciativa mundial desarrollada para lograr un acceso equitativo a las vacunas, para asegurar las vacunas para sí mismos.

Esto no fue una sorpresa para aquellos de nosotros que participamos en la lucha contra la pandemia del VIH y el SIDA. Cuando los gobiernos de los países de altos ingresos respondieron tardíamente a la amenaza, se pusieron del lado de las compañías farmacéuticas que estaban extrayendo ganancias de una crisis de salud mundial. Millones murieron entonces, y siguen muriendo hoy, sin acceso asequible a tratamientos para el VIH/SIDA.

Cuando el mundo despertó al número mortal de esa pandemia en curso, incluso la Organización Mundial del Comercio resolvió que las normas de propiedad intelectual, que a menudo impiden que los países en desarrollo fabriquen medicamentos, "no deberían impedir que los miembros tomen medidas para proteger la salud pública".

Pero casi tres años después de esta última pandemia, lo mismo está sucediendo nuevamente. Los líderes mundiales y las compañías farmacéuticas no han logrado garantizar un acceso equitativo a los medicamentos contra la Covid-19. Se han perdido innumerables vidas. Las comunidades han sido devastadas. Y los peores impactos han sido sentidos por las personas más pobres.

Una vez más, se han hecho promesas de "equidad" y "solidaridad global", esta vez por parte de las mismas compañías farmacéuticas que priorizaron la venta de dosis de vacunas Covid-19 a alto precio a las compañías más ricas, por sobre salvar vidas en el Sur Global.

La "Declaración de Berlín" es una propuesta de la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) que promete trabajar hacia el "acceso equitativo en pandemias".

Desde mi punto de vista, las mismas compañías farmacéuticas que crearon la inequidad de la pandemia de Covid-19 proponen solucionarlo en la próxima pandemia.

La IFPMA propone que los gobiernos asuman un papel más importante para financiar, apoyar, eliminar el riesgo y proporcionar datos para la investigación y el desarrollo de medicamentos, pero luego entregarán a las grandes compañías farmacéuticas monopolios sobre los medicamentos resultantes.

Los gobiernos incluso renunciarán a cualquier responsabilidad de las empresas para garantizar que sus productos sean seguros. ¿Qué hará la industria farmacéutica a cambio? No mucho.

Existe un precedente establecido desde hace mucho tiempo en la salud mundial de que las poblaciones que proporcionan muestras de patógenos utilizados en la investigación farmacéutica deben tener acceso a las terapias que resultan de la investigación.

Las grandes compañías farmacéuticas, sin embargo, quieren que esto se convierta en una calle de sentido único, con la garantía de que los gobiernos compartirán patógenos, pero sin que las empresas estén obligadas a compartir los medicamentos y tecnologías médicas resultantes a cambio.

En cambio, la IFPMA hace promesas generales de que sus miembros garantizarán el acceso de los países de ingresos bajos y medianos a través de mecanismos voluntarios como donaciones, venta de dosis a precios sin fines de lucro y licencias de medicamentos para ser fabricados por fábricas en el Sur Global. Estas son las mismas medidas que fallaron por completo al Sur Global en la pandemia de Covid-19.

Sin duda, las medidas voluntarias pueden ofrecer un salvavidas a las poblaciones que se benefician de ellas. Pero a menudo tienen un alcance demasiado limitado.

Por ejemplo, cuando (la compañía farmacéutica británica) ViiV Healthcare acordó permitir que el Medicines Patent Pool licenciara versiones genéricas de sus nuevos medicamentos antirretrovirales contra el VIH de acción prolongada, la compañía excluyó a gran parte de América Latina y Asia del acuerdo.

Lo mismo puede decirse de las ofertas para los tratamientos Covid-19 de Pfizer y Merck. O busque un acuerdo alcanzado por BioNTech para abrir plantas de fabricación de vacunas en Ruanda y Senegal.

Las compañías enviarán fábricas confeccionadas en buques portacontenedores, operados por un mecanismo llave en mano, junto con científicos de la compañía alemana. Es un puesto de avanzada de su monopolio, no una transferencia de tecnología a los países africanos.

Las donaciones también han demostrado ser totalmente insuficientes en esta pandemia. Menos de la mitad de las vacunas prometidas a los países de bajos ingresos por las naciones del G7 habían sido entregadas en junio de este año.

Cuando llegan las dosis, a menudo hay un desprecio total por las necesidades de las poblaciones locales. Como el doctor Saeed Mohamood del Ministerio de Salud de Somalilandia dijo a los autores de un informe reciente, encargado por The People's Vaccine Alliance, la organización que copresidio: "A veces descubrimos que el envío de Somalilandia está en un avión en el aire, en ruta, y no sabemos cuándo expirará y cuántos recursos tendremos".

La industria farmacéutica también promete licenciar más vacunas y tratamientos a compañías en el Sur Global. Pero cuando se les pidió que hicieran esto durante la pandemia de Covid-19, se negaron.

La plataforma de intercambio de tecnología de coronavirus de la Organización Mundial de la Salud fue boicoteada y ridiculizada por las grandes farmacéuticas. El CEO de Pfizer incluso calificó el programa de "tonterías, y ... también peligroso".

Los fabricantes de vacunas Covid-19 Moderna, Pfizer y BioNTech, han rechazado las solicitudes de la Organización Mundial de la Salud para compartir tecnología con su proyecto que transferirá la tecnología de la vacuna de ARNm a 15 países de ingresos bajos y medios.

Sin la cooperación de estas compañías, pasarán años más antes de que el proyecto pueda comenzar a implementar vacunas.

Las patentes amplias y extravagantes presentadas por Moderna están amenazando la libertad del programa para operar.

Y BioNTech incluso ha contratado a una consultora para presionar contra el proyecto.

En la lucha en curso contra el VIH/SIDA, la implacable presión pública finalmente obligó a las compañías farmacéuticas a aceptar medidas voluntarias para mejorar el acceso a medicamentos que salvan vidas para las personas en los países en desarrollo.

Pero depender de la presión pública no es una forma segura ni sostenible de garantizar que los países de ingresos bajos y medianos puedan luchar contra amenazas mortales. Y estas medidas a menudo se utilizan como último recurso para proteger las ganancias, la participación en el mercado y los derechos de monopolio de las empresas, sin mencionar que frustran la competencia genérica.

Con la "Declaración de Berlín", el último compromiso voluntario de la industria farmacéutica se produce después de dos años de presión internacional para renunciar a las normas de propiedad intelectual para las vacunas y tratamientos Covid-19, una solución que habría permitido a los países de ingresos bajos y medianos producir por sí mismos las terapias necesarias para combatir el coronavirus, aunque a expensas de una parte de las ganancias exorbitantes de las grandes farmacéuticas.

Y esta declaración se hizo justo cuando los gobiernos están negociando un tratado pandémico, un acuerdo internacional que decidirá cómo responde el mundo a futuras pandemias.

El tratado podría ayudar a sentar las bases para una respuesta más justa a la próxima crisis sanitaria mundial. O, si los políticos escuchan a las grandes farmacéuticas, podría vincular a las generaciones futuras a los mismos enfoques que sacrificaron innumerables vidas en las pandemias de Covid-19 y VIH / SIDA con fines de lucro.

Es por eso que la Alianza Popular para las Vacunas ha publicado una refutación exhaustiva de las afirmaciones engañosas hechas en la Declaración de Berlín.

Si los líderes mundiales quieren que la próxima pandemia sea diferente de la Covid-19 y el VIH/Sida, no pueden aceptar palabras amables y promesas voluntarias al pie de la letra.

Las grandes compañías farmacéuticas son entidades con fines de lucro. Sus intereses radican en asegurar monopolios para las enfermedades existentes y futuras pandemias.

Los líderes mundiales deben ignorar los cantos de sirena de la industria y, en cambio, construir un sistema más justo y equitativo que garantice las herramientas necesarias para combatir las pandemias para todos, en todas partes.

Versión original

Declaración de Berlin

Refutación People´s Vaccine Alliance a la Declaración de Berlín

Informe International Treatment Preparedness Coalition and the People’s Vaccine Alliance