LA OMS NIEGA QUE DEMORE LAS INVESTIGACIONES SOBRE LAS DENUNCIAS DE CONDUCTAS SEXUALES INDEBIDAS DE SUS FUNCIONARIOS

Visto: 224

La OMS ha refutado las acusaciones de que ha adoptado una actitud displicente y morosa sobre las denuncias de conductas sexuales inapropiadas de sus funcionarios, luego de que surgiera un nuevo episodio de acoso que involucra a uno de sus directivos.

Según la agencia AP el último episodio de acoso ocurrió durante la Cumbre Mundial de la Salud de Berlín en octubre pasado e involucra a un funcionario que ya fue denunciado por “comportamiento inapropiado” en 2017.

Mientras tanto, la doctora británica, Rosie James, quien alegó que un alto miembro del personal de la OMS la manoseó durante la Cumbre Mundial de la Salud, aseguró a Health Policy Watch que la investigación de la OMS de su caso, que ahora tiene casi tres meses, parecía estar tardando demasiado en completarse, y la investigación había sido "aterradora y emocionalmente agotadora".

El doctor Temo Waqanivalu, que dirige el trabajo de la OMS sobre la prestación integrada de servicios de enfermedades no transmisibles, fue identificado por AP como el miembro del personal que, según los informes, es el foco de una investigación de la OMS sobre el incidente de Berlín.

Pero la OMS también estaba al tanto de una queja previa contra Waqanivalu, presentada a altos funcionarios en 2018, e hizo poco al respecto, según el relato de AP.

Ese caso involucró acercamientos físicos que supuestamente hizo a una colega durante un taller de la OMS en 2017 en Japón.

"En mi humilde opinión, definitivamente creo que la investigación está tomando demasiado tiempo", dijo Rosie James en un mensaje escrito a Health Policy Watch.

"Si tienen una política de tolerancia cero, ¿por qué sigue trabajando allí y está siendo considerado para un ascenso?", preguntó.

"La OMS debe tener los más altos estándares y dar un buen ejemplo a otras organizaciones. Entiendo por qué muchas personas temen el proceso de presentación de informes. Es aterrador y emocionalmente agotador".

El día en que se informó del incidente, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, tuiteó que estaba "arrepentido y horrorizado", y fuentes de la OMS dijeron que el miembro del personal en cuestión había sido enviado inmediatamente de regreso a Ginebra.

Pero al menos en términos de su perfil público, Waqanivalu se ha mantenido activo en su puesto de la OMS mientras se llevaba a cabo la investigación actual de la OMS, e incluso estaba preparando una candidatura para ser nombrado jefe de la Oficina Regional del Pacífico Occidental de la OMS, con el apoyo de funcionarios en Fiji, su país natal.

Según los informes, un ex defensor del pueblo de la OMS expresó su frustración por el manejo del caso de 2017

Un ex defensor del pueblo de la OMS había expresado su frustración por la forma en que se manejó el caso de 2017 que involucró a Waqanivalu, después de que altos funcionarios de la OMS aconsejaran a la mujer que alegó el acoso que abandonara el caso, informó AP, citando correos electrónicos internos y documentos que ha obtenido.

En el caso de 2017, el miembro del personal de la OMS alegó que Waqanivalu la manoseó entre las piernas durante una cena de taller, y luego en sus nalgas después de seguirla a una estación de tren.

En el incidente de Berlín de 2022, James informó que Waqanivalu la había manoseado de manera similar mientras estaban con un grupo tomando unas copas una noche después de un día completo de eventos de la Cumbre.

Meses después de plantear sus preocupaciones en 2017, la oficina del Defensor del Pueblo de la OMS informó a la miembro del personal de la OMS denunciante que Waqanivalu recibiría una "advertencia informal" general que no hacía referencia a la supuesta mala conducta, según AP.

La oficina de ética de la OMS le dijo a  la denunciante que sería difícil probar un caso de acoso sexual, advirtiendo que podría "comprometer" su nombre y que probablemente carecía de "pruebas sólidas", según la serie de correos electrónicos internos y documentos que AP obtuvo.

En declaraciones a las acusaciones en una conferencia de prensa de la OMS, Lisa McClennon, jefa de Investigaciones de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de la OMS, negó que la agencia haya pasado por alto los recientes casos de conducta sexual inapropiada.

"Somos rápidos, rigurosos, minuciosos. Adoptamos un enfoque contemporáneo y centrado en los sobrevivientes para los asuntos que se nos remiten en este esfuerzo", afirmó.

 "Este mayor esfuerzo y enfoque en el aumento de los recursos hacia este asunto comenzó hace más de un año, y hemos podido aclarar varios casos que tal vez habían languidecido en el pasado”, refutó.

"Estamos trabajando este tipo de casos en tiempo real", agregó. "Alentamos a las personas a denunciar cualquier caso de irregularidades, particularmente aquellas que involucran conducta sexual inapropiada. Y trabajamos tan duro como podemos para proteger a quienes hacen tales informes. Hay múltiples canales a través de los cuales se pueden hacer los informes y alentamos a aquellos que tienen información a usar esos canales".

En términos de las acusaciones de 2017, la presunta víctima recurrió a la "línea directa de integridad" de la OMS en julio de 2018, y luego el caso fue "arrojado en (Ginebra) durante meses" entre los funcionarios encargados de las denuncias de mala conducta, según correos electrónicos obtenidos por la AP.

"Parece que nuestro proceso interno no es lo suficientemente eficiente como para abordar tales casos", admitió un ex defensor del pueblo de la OMS a la agencia AP, expresando su frustración por los resultados no concluyentes de la investigación de la denuncia de 2018.

En el incidente de Berlín, James tuiteó sobre el encuentro pocas horas después de que ocurriera, asegurando que había sido "agredida sexualmente".

Al menos otro colega que dijo que fue testigo del acoso físico no deseado a la médica británica, apoyó públicamente su denuncia en las redes sociales.

Según la OMS, la investigación de ese incidente aún está en curso, pero los resultados no se harán públicos.

Mientras tanto, un nuevo "Comité Asesor Mundial" de la OMS de 15 miembros que asesorará a la Organización sobre las políticas en torno a las denuncias de conducta abusiva incluiría solo cinco miembros elegidos por el personal, mientras que los otros 10 miembros serían nombrados por el director General, Tedros Adhanom Ghebreyesus, cuya oficina ya controla todo el proceso judicial interno de la OMS.

La OMS distribuyó un memorando interno al personal que describe la formación del nuevo "Comité Asesor Mundial sobre Quejas Formales de Conducta Abusiva (GAC)".

Según una copia del memorando obtenido por Health Policy Watch, el nuevo comité de 15 miembros "GAC" asesoraría sobre las políticas de la OMS para prevenir y abordar la conducta abusiva.

Estaría compuesto por cinco miembros del personal elegidos, cinco miembros del personal designados por el director General de la OMS en consulta con los seis directores regionales de la OMS y cinco "miembros del personal superior" también designados por el director General "previa consulta con los directores regionales.

Eso significa que, al igual que otros procesos judiciales internos dentro de la OMS, el control del nuevo comité asesor sobre denuncias de conducta abusiva permanecería abrumadoramente en manos del propio director General.