LOS NIH NO PUDIERON MONITOREAR LAS SUBVENCIONES AL LABORATORIO DE WUHAN A TRAVÉS DE ECOHEALTH ALLIANCE, RECONOCIÓ INFORME DEPARTAMENTO DE SALUD

Visto: 389

Los institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos no pudieron monitorear de manera efectiva una controvertida subvención que se utilizó para estudiar coronavirus en China, según un extenso informe publicado a fines de enero por la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

El informe “cuestiona tanto a los NIH como a EcoHealth Alliance, una empresa “sin fines de lucro” con sede en Nueva York, que recibió casi 8 millones de dólares en subvenciones de los NIH entre mayo de 2014 y julio de 2021, parte de los cuales utilizó para ayudar a financiar la investigación sobre el coronavirus en el Instituto Wuhan de China de Virología (WIV)”, publicó The Intercept. 

El trabajo de EcoHealth Alliance con el laboratorio de Wuhan lo ha sumergido en el centro del tormentoso debate sobre el origen del Covid-19”, resume la publicación.

Entre otros hallazgos, el informe de la Oficina del Inspector General del HHS concluyó que EcoHealth Alliance no notificó de inmediato a los NIH sobre los resultados inesperados de ciertas investigaciones financiadas por Estados Unidos en Wuhan que involucraban coronavirus manipulados en laboratorio, a pesar de la obligación de hacerlo. 

El informe también encontró que desde fines de 2021, el Instituto de Virología de Wuhan no ha respondido a las solicitudes de los NIH y EcoHealth Alliance para proporcionar acceso a los cuadernos de laboratorio y archivos electrónicos que podrían ofrecer información sobre la naturaleza de los experimentos financiados con fondos federales realizados en el laboratorio. 

Dada la falta de cooperación, el informe recomendó que los NIH consideren remitir el instituto al Departamento y al Departamento de Salud y Servicios Humanos para su inhabilitación, lo que impediría que reciba fondos de los NIH en el futuro. 

Los NIH, en una respuesta por escrito, estuvieron de acuerdo con la recomendación de la Oficina del Inspector General sobre la cancelación de subsidios destinados en el futuro al laboratorio de Wuhan.

De las tres subvenciones principales de los NIH que ha recibido EcoHealth Alliance desde 2014, la de mayor perfil se titula "Comprender el riesgo de emergencia del coronavirus de los murciélagos",también conocida como subvención R01ATI10964. 

El nuevo informe de la Oficina del Inspector General del HHS  se centra principalmente en esta subvención, otorgada por primera vez en 2014 y renovada nuevamente en 2019.

La subvención otorgó aproximadamente 3.7 millones de dólares a EcoHealth Alliance, con subasignaciones por un total de casi  600,000 para el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), según el informe. 

El dinero de la subvención estaba destinado a examinar el riesgo de una futura aparición de coronavirus en la vida silvestre mediante la detección de coronavirus en murciélagos y la realización de experimentos con coronavirus en cultivos celulares y en ratones humanizados, entre otras actividades de investigación.

Entre 2018 y 2019, el quinto año de la subvenciónlos investigadores del laboratorio de Wuhan infectaron ratones humanizados con quimeras híbridas de coronavirustales quimeras contienen genes combinados de múltiples coronavirus de murciélago de origen natural, explicó The Intercept. 

Una de estas quimeras, según una carta de 2021 del NIH al Congreso estadounidense, provocó inesperadamente que los ratones "se enfermaran más" que cuando se infectaron con un coronavirus de murciélago totalmente natural. 

Tanto el NIH como científicos prominentes han dicho que estos experimentos específicos no podrían haber causado la pandemia de Covid-19; los virus involucrados son demasiado distantes genéticamente del virus pandémico.

Sin embargo, el Inspector General escribió que EcoHealth Alliance debería haber informado de inmediato los resultados inesperados del experimento a los NIH, como lo exigían los términos de su subvención, pero no lo hizo en parte debido a la orientación limitada sobre los requisitos de informes de los NIH. 

El Inspector General también descubrió que EcoHealth Alliance presentó su informe de progreso del año 5, que contenía detalles de estos resultados inesperados, con casdos años de retraso 

El informe de progreso debía presentarse en septiembre de 2019, pero EcoHealth Alliance no lo entregó hasta agosto de 2021, según el informe. 

La Oficina del Inspector General reprendió tanto a EcoHealth Alliance como a los NIH por no asegurarse de que el informe de progreso se presentara a tiempo.

Mientras tanto, el Instituto de Virología de Wuhan ha seguido obstaculizando tanto a los NIH como a EcoHealth Alliance, según el informe.

“El 5 de noviembre de 2021, NIH solicitó que EcoHealth proporcione cierta documentación científica de WIV que respalde la investigación que cubre el año 4 de EcoHealth (período del proyecto del 1 de junio de 2017 al 31 de mayo de 2018) y al año cinco (período del proyecto del 1 de junio de 2018 al 31 de mayo de 2018). 31, 2019) informes de progreso para obtener información sobre la naturaleza de los experimentos que se realizaron”, dice el informe. 

“A su vez, EcoHealth solicitó la información del WIV. Sin embargo, según los registros revisados, no vimos evidencia de que EcoHealth obtuviera la documentación científica. Los funcionarios de EcoHealth nos confirmaron que WIV no había respondido a su solicitud de proporcionar la documentación científica e indicaron que era poco probable que recibiera la información solicitada”.

La Oficina del Inspector General encontró otras fallas en los NIH y EcoHealth Alliance. En abril de 2020, en medio de la presión de la administración Trump, los NIH cancelaron abruptamente su subvención R01ATI10964 a EcoHealth Alliance

La Oficina del Inspector General encontró que la terminación no se llevó a cabo de acuerdo con las normas y políticas federales. La subvención se restableció más tarde, aunque los NIH la suspendió de inmediato. En agosto de 2022, la agencia federal rescindió la subasignación de la subvención que se estaba utilizando para financiar el Instituto de Virología de Wuhan.

El informe de 64 páginas también encontró que EcoHealth Alliance había utilizado indebidamente casi 90.000 dólares en fondos de subvenciones desde 2014, incluso para gastos no contemplados en la subvención como salarios y bonos, viajes y matrícula.

En un declaración pública y una respuesta escrita a la Oficina del Inspector General, EcoHealth Alliance dijo que agradecía la supervisión, pero rechazó algunos de los hallazgos del informe. 

La empresa EcoHealth dijo que ha reembolsado a los NIH por los fondos de subvención utilizados indebidamente, que ascendieron a solo "1% de las subvenciones de NIH otorgadas a EcoHealth Alliance”. 

También objetó la caracterización de la Oficina del Inspector General del HHS del informe de progreso tardío del año 5 y los resultados experimentales inesperados que detalló, diciendo que los resultados de los experimentos en cuestión han sido malinterpretados. El NIH generalmente estuvo de acuerdo con los hallazgos y recomendaciones del Inspector General.

Lawrence Gostin, profesor de leyes de salud global en la Universidad de Georgetown y asesor informal de la administración Biden en temas de bioseguridad, dijo que el informe del inspector general revela “deficiencias graves que deben corregirse con urgencia”.

“Muestra claramente que los NIH no monitorearon ni implementaron rigurosamente sus políticas para garantizar la seguridad de la investigación que financió”, afirmó. “El público tiene derecho a saber de manera transparente cómo los NIH garantizarán una supervisión rigurosa en el futuro”.

El senador Roger Marshall, republicano de Kansas, médico y miembro del Comité Senatorial de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones, dijo en un comunicado que el informe “confirma la incapacidad de los NIH para supervisar adecuadamente las investigaciones riesgosas financiadas con su enorme inversión de 47.5 mil millones de presupuesto anual”.

El informe de la Oficinal del Inspector General llega inmediatamente después de un importante informe preliminar elaborado por expertos nacionales en bioseguridad que recomienda una mayor supervisión de las investigaciones financiadas con fondos federales que involucran patógenos peligrosos.

PESE A LA PANDEMIA, ECOHEALTH INTENTO SEGUIR

Un nuevo correo electrónico obtenido por US Right to Know plantea nuevas preocupaciones sobre la veracidad de las declaraciones de un científico cercano al Instituto de Virología de Wuhan y renueva las preguntas sobre la investigación de su organización.

El correo electrónico muestra que el presidente de EcoHealth Alliance, Peter Daszak, colaborador del Instituto de Virología de Wuhan (WIV), planeó continuar trabajando sin fondos en una subvención que fue revocada por los Institutos Nacionales de Salud.

"Mi plan es continuar con este trabajo, sin financiamiento por ahora...", dijo Daszak en un correo electrónico fechado el 28 de abril de 2020, solo cuatro días después de la cancelación de la subvención, una colaboración entre EcoHealth Alliance, WIV, varias otras instituciones chinas y el Laboratorio Baric en la Universidad de Carolina del Norte.

Versión completa:
https://usrtk.org/covid-19-origins/controversial-coronavirus-research-may-have-continued-even-after-nih-pulled-funding/?mc_cid=603a127c2c&mc_eid=716d080827
https://theintercept.com/2023/01/26/coronavirus-nih-ecohealth-wuhan/?utm_medium=email&utm_source=The%20Intercept%20Newsletter
https://theintercept.com/2021/10/01/nih-bat-coronavirus-grant-ecohealth-alliance/
https://www.documentcloud.org/documents/21674679-tabak-letter-to-comer-oct-20-2021
https://www.ecohealthalliance.org/2023/01/ecohealth-alliance-statement-in-response-to-dhhs-oig-audit-report-a-05-21-00025-january-25-2023