LA LACTANCIA MATERNA HA SIDO BASTARDEADA POR LAS EMPRESAS QUE FABRICAN LECHE DE FÓRMULA, THE LANCET

Visto: 465

La lactancia materna ha sido retratada como anticuada, anti laboral e incluso "no feminista" en la comercialización de la leche de fórmula y un puñado de compañías dominantes de este mercado han "patologizado" el comportamiento normal del bebé para promocionar sus productos.

Las conclusiones son parte de un lapidario informe de The Lancet que propone que debiera existir "un tratado legal internacional" para evitar su comercialización, según expertos en salud.

Además, “el cabildeo político de las empresas de fórmula láctea para influir en las políticas públicas debe reducirse drásticamente”, reclama el informe de The Lancet.

Menos de la mitad de todos los bebés son amamantados según lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que las compañías de leche de fórmula "explotan las emociones de los padres y manipulan la información científica para generar ventas a expensas de la salud y los derechos de las familias, las mujeres y los niños", argumentan los autores.

"La venta de fórmula de leche comercial es una industria multimillonaria que utiliza el cabildeo político junto con un libro de jugadas de marketing sofisticado y altamente efectivo para convertir el cuidado y la preocupación de los padres y cuidadores en una oportunidad de negocio. Es hora de que esto termine", reclamó el coautor del extenso informe publicado en capítulos, el profesor Nigel Rollins, del Departamento de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente de la OMS.

La investigación condenatoria se produce 42 años después de que la Asamblea Mundial de la Salud adoptara el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna en 1981 para reglamentar el comportamiento de la industria de la fórmula infantil, pero la evidencia es que ha sido impotente para detener la manipulación de la comercialización.

De hecho, las ventas de fórmula láctea crecieron 37 veces entre 1978 y 2019, de 1∙5 mil millones a 55/6 mil millones anuales, compara la investigación.

Nestlé (Suiza), Danone (Francia), Reckitt (Reino Unido), Abbott (Estados Unidos), Friesland Campina (Países Bajos) y Feihe (China) dominan el mercado global actual y utilizan tácticas similares a las de las industrias del tabaco, el alcohol y los alimentos ultraprocesados"La capacidad de las corporaciones para expandir y mantener sus prácticas de marketing en todo el mundo solo es posible debido a sus grandes inversiones en actividades políticas corporativas destinadas a fomentar entornos políticos, regulatorios y de conocimiento propicios para dicho marketing", aseguró The Lancet en su extensa investigación del mercado de las leches industrializadas.

Entre 2007 y 2018, los seis grandes fabricantes gastaron alrededor de 184 millones en cabildear al gobierno de los Estados Unidos, que se opuso a las regulaciones de comercialización en Hong Kong, Tailandia, Malasia e Indonesia, y en la Organización Mundial del Comercio, y a través de compromisos bilaterales directos con gobiernos que buscan implementar leyes nacionales de protección de la lactancia materna.

La fórmula especializada se vende como "leches reconfortantes" para bebés hambrientos, para cólicos, alergias y para mejorar el sueño, afirmaciones que no tienen fundamento científico.

Estas "leches reconfortantes" pueden contener prebióticos, proteínas hidrolizadas, goma xantana o baja en lactosa, pero no hay ensayos clínicos que respalden las afirmaciones de que pueden proporcionar alivio para el malestar infantil.

Las "leches hipoalergénicas" están "desempeñando cada vez más un papel clave en la estrategia de crecimiento de los principales fabricantes, impulsadas por una creciente conciencia sobre las alergias y la intolerancia alimentaria entre los padres", según el informe.

Las compañías también hacen inferencias sin fundamento de que la fórmula láctea puede "mejorar el desarrollo del cerebro y mejorar la inteligencia", utilizando términos como "cociente cerebral, neurológico e intelectual" escrito en letra grande en sus productos.

"No amamantar aumenta el riesgo de mortalidad infantil y de niños pequeños, infecciones y maloclusión, y potencialmente obesidad y diabetes", señala el informe.

Para las madres, reduce el cáncer de mama y potencialmente el cáncer de ovario y la diabetes tipo 2.

Sin embargo, la lactancia materna es cuestionada negativamente por la publicidad de las empresas al presentarla como genérica, anticuada e incluso "antifeminista", mientras que la comercialización de la leche de fórmula la vincula a "movilidad ascendente, modernidad y más tarde con la liberación de las mujeres".

"La idea de que la lactancia materna es anti laboral y antifeminista se repite en blogs populares, medios de comunicación y publicaciones académicas, especialmente en países de altos ingresos", argumentaron los investigadores.

La influencia de la publicidad es generalizada. Una revisión de los sitios web de asociaciones pediátricas y las cuentas de Facebook, encontró que el 60% documentó haber recibido apoyo financiero de las compañías que comercializan fórmulas lácteas comerciales (CMF).

"Por lo tanto, para la compañía, proporcionar materiales de apoyo, patrocinar la asistencia a reuniones científicas y financiar conferencias y otras necesidades parece natural y aceptable. Estas actividades se presentan como colaboraciones profesionales en lugar de incentivos", señalaron los investigadores.

Una revisión sistemática de estudios que abarcan las Américas, Asia, África, Europa, Oceanía y el sudeste asiático, encontró que las mujeres con tres meses de licencia de maternidad, remunerada o no remunerada, tenían al menos un 50% más de probabilidades de continuar amamantando en comparación con las mujeres que regresaban al trabajo antes de este tiempo, y aquellas con seis meses o más tenían un 30% más de probabilidades de mantener 6 meses de lactancia materna.

Estados Unidos es el único país de altos ingresos que no tiene licencia de maternidad legislada.

"Existe una necesidad apremiante de revertir las cargas laborales injustas impuestas a las mujeres, hacer visible el valor económico de la lactancia materna y otros trabajos no remunerados dentro de la economía dominante, y reconocer la lactancia materna como una forma distribuida globalmente de producción de alimentos dentro de los sistemas de vigilancia alimentaria", recomendó el informe.

"La recopilación de datos sobre la lactancia materna es particularmente deficiente en los países de altos ingresos, lo que permite a los gobiernos eludir sus responsabilidades para avanzar en los derechos de las mujeres, los bebés y los niños pequeños en todas partes", reforzó la investigación.

La comercialización de productos de fórmula láctea comercial (CMF) debe permitirse, argumentaron los investigadores.

"Se necesita una convención marco, que coloque los derechos de los niños y las mujeres en su centro, para proteger a los padres y las comunidades de la comercialización comercial de productos alimenticios para y para niños menores de tres años, incluidos los sistemas de comercialización de CMF. El marco restringiría la comercialización, pero no la venta de estos productos".

Tal convención o tratado obligaría a los gobiernos a legislar plenamente sus disposiciones en la legislación nacional.

"El tratado debe proteger la formulación de políticas de la influencia de la industria, con obligaciones para que los altos funcionarios públicos divulguen reuniones con cabilderos y requisitos para que las organizaciones científicas divulguen las fuentes de financiamiento y los miembros de grupos asesores de expertos", agregó el investigador profesor David McCoy de la Universidad de las Naciones Unidas.

"Esto regularía la industria comercial de fórmulas lácteas sin restringir la venta de los productos a quienes los necesitan o quieren. En términos más generales, la comunidad mundial y de salud pública también debe ser mucho más crítica con respecto a las asociaciones público-privadas que permiten o toleran los conflictos de intereses".

Los investigadores también quieren requisitos para que las instituciones de investigación, los grupos de expertos, las organizaciones profesionales y las ONG divulguen las fuentes de financiación.

Informe completo