AGOTAMIENTO Y ESCASEZ DE TRABAJADORES DE LA SALUD DURANTE LA PANDEMIA Y CONCENTRACIÓN DE LOS RECURSOS HUMANOS EN LOS PAÍSES RICOS

Visto: 252

Alrededor de la mitad de los trabajadores de la salud del mundo experimentaron agotamiento durante la pandemia de COVID-19, mientras que 55 países enfrentan una grave escasez de trabajadores de la salud, exacerbada por la captación del personal calificado por parte de los países más ricos.

La escasez de personal sanitario en los sistemas de salud de los países en desarrollo, agudizada por el éxodo hacia los países ricos, fue abordada durante el Quinto Foro Mundial sobre Recursos Humanos para la Salud, celebrado la semana pasada en Ginebra.

"Si vamos a progresar a mediano y largo plazo, hay un desafío más inmediato que debemos resolver y ese es el agotamiento” del personal sanitario”, mencionó el profesor James Buchan, de la Fundación de Salud, en la sesión plenaria de clausura.

El profesor James Buchan propuso como prioridad “apoyar a los trabajadores de la salud individuales para que sean lo más productivos posible y hacer frente a los desafíos inmediatos en torno al trastorno de estrés postraumático",

"Hemos identificado claramente el papel central del gobierno en llevar adelante la agenda en términos de protección e inversión [en los trabajadores de la salud], que es principalmente una responsabilidad del gobierno, pero también reconocemos que hay muchas partes interesadas que son parte de la solución y debemos abordar esto juntos", agregó.

"La movilidad y la migración han estado con nosotros como una preocupación central durante muchos años. Pero debido a la pandemia, se vuelven aún más pronunciados. La demanda de trabajadores de la salud ha aumentado. La oferta es limitada", advirtió Buchan.

África se enfrenta a los desafíos más apremiantes, con una escasez proyectada de 5,3 millones de trabajadores de la salud para 2030, estimó la OMS.

El ministro de Salud de Ghana, Kwaku Agyeman Manu, hizo un llamamiento a los delegados mundiales para que apoyen la Carta de Inversión en el Personal Sanitario de África, que su país encabezó el año pasado después de que el COVID-19 expusiera las debilidades continentales.

La carta tiene como objetivo alinear y estimular las inversiones para reducir a la mitad las desigualdades en el acceso a los trabajadores de la salud, especialmente en los países con mayor escasez.

"La escasez de 5,3 millones se produce en medio de un 30% de desempleo o subempleo entre los graduados", comparó Manu.

"También nos vemos afectados negativamente por la migración no administrada. Este no es sólo un problema africano para África. El mundo es interdependiente, y debemos actuar juntos, propuso el ministro de Ghana.

"Es hora de que los gobiernos muestren liderazgo en las inversiones en el personal sanitario. Es hora de que alineemos y sinergizemos los esfuerzos con todos los socios para priorizar las inversiones en el personal de salud. Es hora de predicar con el ejemplo", concluyó Manu, apelando al apoyo global para la carta.

La propia Ghana ha logrado aumentar su fuerza laboral en 90.000 personas a pesar de las limitaciones financieras, aseguró Manu.

En respuesta a los desafíos, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció en la sesión plenaria de clausura que se conformará "un grupo asesor multisectorial de expertos que me proporcionará la evidencia para la acción en apoyo de la política nacional de salud y las prioridades de la fuerza laboral".

"Este grupo asesor estará compuesto por el gobierno y los socios con experiencia en educación, finanzas, género, economía, sostenido y laboral, e informará a un grupo de políticas mundiales de la OMS, que nos incluirá a mí y a los seis directores regionales", anticipó Tedros.

La OMS recomienda que todos los países aumenten la graduación del personal sanitario hasta alcanzar entre el 8% y el 12% de la fuerza laboral activa anual.

Esto significa que un país con un total de 5000 médicos necesitaría graduar entre 400 y 600 médicos cada año para mantener y mejorar la capacidad en relación con las necesidades de la población y la demanda del sistema de salud.

Algunos de los resultados clave del foro se trasladarán a las Reuniones de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Cobertura Universal de Salud y Prevención, Preparación y Respuesta ante Pandemias en septiembre de 2023.