LAS AGENCIAS DE INTELIGENCIA DE ESTADOS UNIDOS Y FUNCIONARIOS DE SALUD SE OPUSIERON A PUBLICAR INFORMACIÓN SOBRE EL INSTITUTO DE VIROLOGÍA DE WUHAN Y LA INVESTIGACIÓN CON CORONAVIRUS

Visto: 231

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos y los funcionarios de salud de Washington se opusieron a la publicación de información sobre el Instituto de Virología de Wuhan porque podría generar preguntas sobre la investigación con coronavirus financiada en parte por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), según correos electrónicos obtenidos por el sitio U.S. Right to Know.

Funcionarios de la Oficina del director de Inteligencia Nacional, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y el Departamento de Estado expresaron su preocupación de que cuestionar públicamente la investigación en el complejo de laboratorios de Wuhan "provoque acciones que nosotros mismos estamos haciendo" y dispare pedidos de “acceso a los que nosotros nunca accederíamos”, reconoce uno de los correos electrónicos.

Los nuevos correos electrónicos arrojan evidencia sobre por qué algunas agencias federales pueden haber sido reacias en 2020 a investigar la posibilidad de un origen de laboratorio de COVID-19.

La información que aflora de estos nuevos correos electrónicos también respalda las recientes afirmaciones del ex director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, y del director Adjunto de Inteligencia Nacional, Cliff Sims, de que los intentos de desclasificar la inteligencia relacionada con el Instituto de Virología de Wuhan fueron impedidos por la propia comunidad de inteligencia.

El presidente Joe Biden firmó en marzo un proyecto de ley para desclasificar la inteligencia relacionada con el Instituto de Virología de Wuhan en un plazo de 90 días.

Los correos electrónicos obtenidos por U.S. Right to Know reflejan el febril intercambio de información confidencial entre los funcionarios de inteligencia y de Salud, en los días y horas previas a la decisión del Departamento de Estado de publicar una hoja informativa sobre el Instituto de Virología de Wuhan en enero de 2021.

Los investigadores habían recopilado la información a pesar de la oposición de funcionarios dentro y fuera del Departamento de Estado.

En un correo electrónico fechado el 14 de enero de 2021, el día antes de que se publicara la hoja informativa, el subsecretario de Estado, Stephen Biegun, reconoció la falta de claridad del gobierno de Estados Unidos sobre la cuestión del origen de la pandemia.

"Durante el curso de mi trabajo en Covid-19 desde enero, he tenido numerosas oportunidades para revisar la inteligencia y también para discutir esta misma pregunta con el Dr. Fauci y el Dr. Redfield, jefe de los CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades", escribió Biegun.

Anthony Fauci era el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los NIH y cuando brindó testimonio ante una comisión de Senado negó que su agencia hubiese financiado investigaciones en Wuhan a través de la empresa EcoHealth Alliance.

Biegun también indicó que, si bien apoyaba la divulgación de información sobre los laboratorios en Wuhan, enfrentaba "profundas preocupaciones" de la comunidad de inteligencia y las agencias de salud, así como la oposición dentro del Departamento de Estado.

"Después de que se redactó esta declaración, recibí llamadas esta semana expresando profundas preocupaciones de sus contrapartes en NIH y HHS (Departamento de Salud)", escribió.

"Las preocupaciones que escuché fueron que los primeros borradores malinterpretaron esto como si fuera una evaluación de inteligencia, llamaron a las acciones que nosotros mismos estamos haciendo y exigieron acceso que nosotros mismos nunca proporcionaríamos", continuó Biegun.

Un portavoz de NIH declinó hacer comentarios y los correos electrónicos al HHS “no fueron devueltos”, explicó el sitio estadounidense especializado en la transparencia de la información de los organismos oficiales.

El HHS supervisa los Institutos Nacionales de Salud. Los NIH apoyaron a través de subsidios a EcoHealth Alliance el trabajo en el Instituto de Virología de Wuhan que descubrió nuevos coronavirus y que mejoró su patogenicidad en el laboratorio, según los registros federales y los informes de subvenciones.

Los NIH no regularon adecuadamente los experimentos que financiaron en el Instituto de Virología de Wuhan, según dos organismos de control independientes. La investigación de virología de alto riesgo allí recibió exenciones inadecuadas de la supervisión rigurosa de los NIH, aseguraron.

El Instituto de Virología de Wuhan organizó una base de datos de coronavirus que se hizo inaccesible al público en septiembre de 2019 y finalmente se desconectó.

China mantiene al menos cuatro laboratorios de máxima seguridad, mientras que Estados Unidos alberga ocho, según académicos de bioseguridad de la Universidad George Mason y el King's College de Londres.

"Después de que las declaraciones de POTUS (acrónimo del jefe de Estado) y luego S (secretario de Estado) sobre los orígenes del virus en abril fueron atacadas por los medios, somos muy sensibles a la cuestión de la credibilidad", escribió el subsecretario de Estado para la Oficina de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, David R. Stilwell, el 14 de enero de 2021.

Los nuevos correos electrónicos, aunque muy redactados, arrojan más luz sobre un tira y afloja interno en el Departamento de Estado que fue relatado en un artículo de Vanity Fair de 2021.

Según ese informe, los funcionarios y consultores del Departamento de Estado que investigan evidencia circunstancial en apoyo de un origen de laboratorio enfrentaron vientos en contra de otros funcionarios que apoyaban la investigación estadounidense de ganancia de función, incluido un funcionario que expresó su preocupación por abrir "una lata de gusanos".

"Recibí un largo memo del ex T en funciones con una visión muy contraria", escribió Biegun en su correo electrónico del 14 de enero.

La "ex T interina" se refiere al ex subsecretario de Control de Armas y Seguridad Internacional, Christopher Ford, según tres exfuncionarios y contratistas de la administración.

Ford describió sus “preocupaciones” sobre el retroceso para Estados Unidos si el Departamento de Estado planteaba preocupaciones sobre la intersección del trabajo civil y militar en el Instituto de Virología de Wuhan en un memorando separado reportado por Vanity Fair.

También advertía que "sería difícil decir que la participación militar en la investigación clasificada es intrínsecamente problemática, ya que el Ejército de los Estados Unidos ha estado profundamente involucrado en la investigación de virus en los Estados Unidos durante muchos años".

Otro correo electrónico obtenido por U.S. Right to Know sugiere que alguien en el Departamento de Estado recomendó invocar el "Artículo V" en octubre de 2020.

El artículo V de la Convención sobre las Armas Biológicas sugiere que los países "se comprometan a consultarse mutuamente y a cooperar en la solución de cualquier problema que pueda surgir en relación con el objetivo de la Convención o en la aplicación de las disposiciones de la Convención".

Si se hubiera invocado el Artículo V, Estados Unidos y China podrían haber llevado a cabo una reunión consultiva para explorar pruebas relacionadas con el SARS-CoV-2 y la Convención sobre Armas Biológicas.

Ford también expresó su preocupación de que el grupo estaba trabajando a su alrededor y a la comunidad de inteligencia, al tiempo que expresó su frustración de que la comunidad de inteligencia no estuviera compartiendo suficiente información.

Ford no respondió a una solicitud de comentarios del sitio estadounidense.

Después de días de disputa, el Departamento de Estado finalmente publicó una hoja informativa y una declaración adjunta sobre el Instituto de Virología de Wuhan el 15 de enero de 2021, días antes del final de la administración Trump.

La hoja informativa destacó la investigación de ganancia de función realizada en el laboratorio, así como la opacidad de la investigación biológica de China, incluida la investigación clasificada en el Instituto de Virología de Wuhan.

"Durante muchos años, Estados Unidos ha expresado públicamente su preocupación por el trabajo pasado de China en materia de armas biológicas, que Beijing no ha documentado ni eliminado de manera demostrable, a pesar de sus claras obligaciones en virtud de la Convención sobre Armas Biológicas", se afirmaba en el comunicado.

Los nuevos correos electrónicos muestran la influencia detrás de escena de un artículo llamado "El origen proximal del SARS-CoV-2" en Nature Medicine para retrasar la consideración seria de la teoría del origen de laboratorio.

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los NIH emitió una declaración en abril de 2020 afirmando que, si bien los funcionarios "continuarán examinando rigurosamente la información e inteligencia emergentes", que la comunidad de inteligencia "está de acuerdo con el amplio consenso científico de que el virus COVID-19 no fue hecho por el hombre o modificado genéticamente", un argumento presentado en el artículo de Nature Medicine.

Los correos electrónicos demuestran que los líderes de los NIH y su Instituto de Enfermedades Infecciosas, Francis Collins y Anthony Fauci, estuvieron involucrados en la concepción del artículo, un conflicto de intereses que no fue revelado a millones de lectores.

El grupo de virólogos detrás del artículo albergaba varias preocupaciones sobre el genoma del virus y el trabajo sobre nuevos virus en Wuhan, socavando un argumento central de la publicación: que el SARS-CoV-2 no podría haberse originado en el laboratorio porque era novedoso.

"Entiendo que la gente aquí puede no estar interesada en la ciencia, pero vale la pena revisar el artículo adjunto de Nature Medicine", escribió Andreea Paulopol, científica física general del Departamento de Estado, el 14 de diciembre de 2020.

Otro científico del Departamento de Estado, en disidencia con Paulopol, citó un informe del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de mayo de 2020 que sugería que era posible una fuga de laboratorio.

"Le pregunté la semana pasada (a Andreea Paulopol) si no estaba de acuerdo con el artículo de Livermore de que existían todas las condiciones para una liberación de laboratorio de SARS / cov-2", escribió el funcionario, sin precisar la reacción de su superiora.

Otros correos electrónicos obtenidos por el sitio estadounidense apelando a la ley de acceso a la información (FOIA) muestran que la comunidad de inteligencia se basó en parte en la experiencia de los científicos que estuvieron involucrados en el artículo conflictivo de Nature Medicine o tenían vínculos con el Instituto de Virología de Wuhan.

En una llamada del 3 de febrero de 2020, los funcionarios de seguridad nacional buscaron la experiencia del presidente de EcoHealth Alliance, Peter Daszak, su colaborador, el coronavirólogo de la Universidad de Carolina del Norte, Ralph Baric, y el profesor del Instituto de Investigación Scripps, Kristian Andersen, coautor del artículo de Nature Medicine.

Los expertos discutieron la posibilidad de un origen de laboratorio de COVID-19 despectivamente, según muestran otros correos electrónicos obtenidos bajo la ley FOIA.

Daszak le dijo a Baric el mes siguiente que, junto con el artículo de Nature Medicine, la discusión del 3 de febrero ayudó a influir en la Casa Blanca de Trump para que no examinara un posible origen de laboratorio de COVID-19.

"No creo que este comité vuelva a entrar en la hipótesis de la liberación del laboratorio o la bioingeniería en el corto plazo: la Casa Blanca parece estar satisfecha con la reunión anterior, el artículo en Nature y los comentarios generales dentro de la comunidad científica", comentó, satisfecho, Daszak a Baric.

A pesar de la influencia detrás de escena del artículo de Nature Medicine y la influencia de los científicos con conflictos de intereses, el caso para compartir información sobre el Instituto de Virología de Wuhan ganó en el Departamento de Estado en los últimos días de la administración Trump.

Para ayudar a persuadir a otros dentro del Departamento de Estado, el subsecretario Stilwell citó un artículo de noticias que describe el caso para sopesar ambas teorías hechas por Alina Chan, bióloga molecular del Instituto Broad del MIT y Harvard.

"Esta investigadora, Alina Chan, era demasiado joven e idealista para dejarse intimidar por el aparato científico: su persistencia ayudó a cambiar la narrativa en el mundo científico", escribió Stilwell.

"El Dr. Peter Dazsak (ese nombre sigue apareciendo) trató de socavar su investigación, pero ella se mantuvo firme y finalmente tuvo que ceder. Nuestra tarea no es juzgar a Fauci o Dazsak o al mundo de la virología. Es para que admitan que el WIV fue la causa más probable de la pandemia", admitía el subsecretario Stilwell.

Nota completa

Correos originales

https://usrtk.org/wp-content/uploads/2023/04/FL-2022-00062-March-2023-Production.pdf

https://usrtk.org/wp-content/uploads/2023/04/State-Department-Email.pdf