LA POLITIZACIÓN DE TRUMP FUE RESPONSABLE DE LA “DECEPCIONANTE” RESPUESTA A LA PANDEMIA EN ESTADOS UNIDOS, DENUNCIA INVESTIGACIÓN

Visto: 252

Una investigación de expertos sobre la respuesta de Estados Unidos a la pandemia de COVID-19 concluyó que el desempeño del país fue “el más decepcionante del mundo”, a causa de la “politización” del entonces presidente Donald Trump. 

La investigación se publicó como un libro, Lessons from the COVID War, que proporciona un análisis en profundidad de la respuesta de Estados Unidos a la pandemia y sus consecuencias en la sociedad, como resultado de las conclusiones del Grupo de Crisis COVID, un  grupo independiente de expertos.

“El desempeño de ningún país en el manejo de la pandemia fue más decepcionante que el de Estados Unidos”, fue la lapidaria conclusión del grupo de expertos. 

Los expertos llegaron a esta conclusión ya que el exceso de muertes en Estados Unidos durante la pandemia fue alrededor de un 40 % más alto que el de Europa, a pesar de que el país “poseía un conocimiento científico más profundo sobre el virus y gastó billones de dólares para abordarlo”. 

El comportamiento de Donald Trump durante el comienzo de la pandemia cuando era presidente es muy criticado, y los autores concluyen que su politización de la pandemia fue una "comorbilidad". 

El libro también examina la carrera para desarrollar una vacuna efectiva contra el COVID-19 (Operation Warp Speed), los orígenes del COVID y las políticas adoptadas por los gobiernos federal y estatal. 

El Grupo de Crisis COVID nació en 2021 de la necesidad de analizar la respuesta del país al COVID-19 dado que la pandemia mató a más estadounidenses que todas las guerras estadounidenses juntas desde la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. 

El grupo estaba formado por 34 miembros: médicos, expertos en salud pública y políticas dirigidos por Philp Zelikow, quien también dirigió la comisión oficial que investigó los ataques del 11 de septiembre. 

Teoría de fugas de laboratorio

El informe examina tanto la teoría de la fuga de laboratorio como la teoría de la transmisión animal-humana de COVID-19, pero no respalda ninguna de estas debido a la falta de pruebas suficientes en ambos casos. 

Sin embargo, el libro critica en gran medida a los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y asevera que la agencia asumió un papel reactivo en una pandemia en lugar de liderar el camino de manera proactiva. 

Al profundizar en las actividades que estuvieron detrás del desarrollo de vacunas de ARNm exitosas contra COVID, el libro dice que tanto Pfizer como Moderna “disfrutaron de un tremendo apoyo del gobierno federal, ya sea a través de inversiones iniciales en desarrollo o como garantías de compra anticipada que ascendieron a miles de millones de dólares estadounidenses”. También enfatiza cómo la “Operación Warp Speed”, como se la conocía entonces, fue “un éxito solo debido a una perfecta alineación de muchos otros factores a su alrededor”.