LA DÉCADA PERDIDA DE LOS NACIMIENTOS PREMATUROS

Visto: 351

Durante la última década se han logrado cero avances en ninguna región del mundo en la reducción de los nacimientos prematuros, según un reciente informe de la ONU,

El parto prematuro se ha convertido en la principal causa de mortalidad infantil en todo el mundo, responsable de la muerte de más de uno de cada cinco niños que mueren antes de cumplir cinco años, según el informe.

El informe, que incluye las primeras estimaciones actualizadas de la ONU sobre nacimientos prematuros desde 2012, calculó que 13,4 millones de bebés nacieron prematuramente en 2020, y casi un millón murieron por complicaciones relacionadas con su nacimiento prematuro.

Desde 2010, un total de 152 millones de bebés, uno de cada 10 en todo el mundo, nacieron demasiado pronto.

Las consecuencias del parto prematuro, donde un bebé nace en las primeras 37 semanas de embarazo, pueden durar toda la vida, dejando a millones de niños enfrentando graves discapacidades físicas y de desarrollo y complicaciones de salud que darán forma a sus vidas y a las de sus familias.

"Cada dos segundos, un bebé nace demasiado pronto", calculó el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF y la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño (PMNCH). "Cada 40 segundos, uno de esos bebés muere".

Los esfuerzos para ampliar las inversiones en la salud de las mujeres embarazadas, las madres y los recién nacidos siguen careciendo crónicamente de fondos, según el informe, y agregó que el cambio climático, la crisis del costo de vida, los conflictos y COVID-19 se han sumado a los riesgos para las mujeres y los bebés en todo el mundo.

“Todas las mujeres deben poder acceder a servicios de salud de calidad antes y durante el embarazo para identificar y gestionar los riesgos», reclamó Anshu Banerjee, Director de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente de la OMS.

"Garantizar una atención de calidad para estos bebés más pequeños y vulnerables y sus familias es absolutamente imperativo para mejorar la salud y la supervivencia infantil", aseveró.

La mayoría de las muertes y discapacidades prematuras se pueden prevenir, pero las desigualdades en el acceso a una atención de calidad y oportuna pueden crear diferencias asombrosas en las probabilidades de supervivencia de un bebé prematuro.

Al analizar los nuevos datos establecidos en el informe, sus autores son contundentes: "El lugar donde nacen los bebés determina si sobreviven".

Menos de uno de cada 10 bebés nacidos antes de las 28 semanas sobrevive en países de bajos ingresos, en comparación con nueve de cada 10 en países de altos ingresos.

África subsahariana y Asia meridional tienen las tasas más altas de nacimientos prematuros y el mayor riesgo de mortalidad.

Juntos, representan más del 65% de los nacimientos prematuros en todo el mundo. En general, casi la mitad de todos los bebés prematuros nacidos en 2020 procedían de solo cinco países: China, India, Nigeria, Etiopía y Pakistán.

"La brecha más grande que vemos en todo el mundo es la posibilidad de supervivencia de un bebé prematuro", declaró a la BBC África Joy Lawn, profesora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y coautora del informe.

"Así que este es el grito más fuerte en este informe, que estos bebés deberían tener la misma oportunidad", insistió Lawn.

Pero los nacimientos prematuros son solo una parte de la historia más amplia de las desigualdades en salud materna.

En 2020, casi el 95% de las muertes maternas ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos bajos.

Más de 200.000 de esas muertes, el 70%, tuvieron lugar en el África subsahariana, donde las niñas que alcanzan la edad de 15 años enfrentan una probabilidad entre 40 de morir por causas relacionadas con el embarazo.

Mientras tanto, se estima que 2,3 millones de recién nacidos murieron dentro de sus primeros 28 días de vida en 2022.

De los 6400 bebés que mueren cada día, el 98% estaban en países de ingresos bajos y medios, y el 78% estaban en África subsahariana y Asia.

"Las mujeres embarazadas y los recién nacidos continúan muriendo a tasas inaceptablemente altas en todo el mundo, y la pandemia de Covid-19 ha creado más reveses para proporcionarles la atención médica que necesitan", explicó Banerjee.

"Ahora se necesitan más inversiones y más inteligentes en atención primaria de salud para que todas las mujeres y los bebés, sin importar dónde vivan, tengan la mejor oportunidad de salud y supervivencia", agregó.

A medida que los nacimientos prematuros ocupan el primer lugar en la escala de causas de mortalidad infantil, menos de un tercio de los países informan tener suficientes unidades de atención para tratar a los recién nacidos vulnerables, según el nuevo informe de la ONU presentado en una importante conferencia de salud materna y neonatal en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, a comienzos de mayo.

Alrededor de dos tercios de las instalaciones de parto de emergencia en el África subsahariana no están completamente funcionales debido a la falta de recursos vitales como agua, electricidad, medicamentos, equipos o personal para la atención las veinticuatro horas del día, agregó el informe.

Miriam Asembo, enfermera y madre de dos bebés prematuros, compartió su experiencia de lo que es estar a ambos lados de un sistema de atención materna con fondos insuficientes en su país de origen, Kenia.

"Hay una falta de incubadoras por número de bebés prematuros nacidos, encontramos bebés que comparten incubadoras en hospitales públicos, lo cual es ridículo", denunció.

Asembo agregó que compartir incubadoras puede aumentar la mortalidad infantil debido a los riesgos de infección. "Todo se reduce al acceso a cilindros de oxígeno y aire medicinal, que es algo de lo que no deberíamos estar hablando en 2023".

También hay una falta crónica de parteras, enfermeras y personal hospitalario capacitados. En 2022, casi un tercio de las mujeres no recibieron ni la mitad de los controles prenatales recomendados por la OMS durante el embarazo ni tuvieron acceso a ningún tipo de atención posnatal.

"Necesitamos abordar la escasez de recursos humanos y la capacitación del personal en estos países de bajos ingresos, desde las parteras tradicionales hasta las enfermeras y los médicos", pidió Asembo.

"Lo más triste es que por mucho que [las personas] den a luz a bebés prematuramente, nadie te haga un seguimiento para averiguar qué estás haciendo para mantener vivo al niño", lamentó desde su experiencia después del nacimiento de sus dos hijos, Sifa y Teko.

Las malas condiciones neonatales han sido la principal causa de pérdida de años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) desde 1990.

Esta alta carga de AVAD, cada uno de los cuales representa la pérdida de un año completo de salud en comparación con la esperanza de vida, se debe a la forma en que mueren los bebés prematuros que pierden la vida por complicaciones relacionadas con los prematuros, dejando efectivamente toda su vida y su potencial económico por delante.

"La inversión en la atención adecuada durante este período sensible puede desbloquear más capital humano que en cualquier otro momento del curso de la vida, reforzando el caso para invertir ahora para obtener rendimientos humanos y económicos significativos", recomendó el informe.

Lawn, que ha trabajado en atención neonatal en toda África durante toda su carrera, se hizo eco de los hallazgos del informe, destacando el papel que la demografía juvenil de África ya está desempeñando en el crecimiento del continente y puede desempeñar en su futuro.

"Seguimos aceptando que más de un millón de recién nacidos mueren cada año en África, más que en cualquier otro continente", lamentó.

"Esto es realmente crítico para África... Esos recién nacidos, no tienen voz. A menudo, las mujeres a las que sucedió no tienen voz. Y los políticos no se están levantando y diciendo que esto no es solo caridad, es invertir en el futuro de su país”, expuso sobre una realidad exasperante que la rodea a ella y a millones de mujeres africanas.

"Quieres que tus recién nacidos no solo sobrevivan, sino que prosperen" y "la inversión puede no ser pequeña, pero el retorno es enorme para la próxima generación", concluyó Joy.

Informe completo: https://www.borntoosoonaction.org/