PELIGRO: DENGUE

Visto: 420

El arranque de estos días con una cantidad de casos de Dengue que puede romper los records anteriores, que contabilizaron más de 125.000 personas infectadas al cierre de la temporada epidemiológica anterior, no augura buenos pronósticos con días lluviosos que acrecientan la formación de criaderos del mosquito Aedes aegypti, responsable de la transmisión de la enfermedad.

Muchos de los casos no presentan síntomas o bien estos son muy leves, sin embargo si el volumen de afectados continúa in crescendo también aumentarán los casos que requieren internación cuando se presentan con fuerza los síntomas típicos de esta enfermedad: Fiebre, dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos y mareos. Lamentablemente también están en camino de incrementarse las muertes que en la temporada pasada fueron de 65.

El mosquito es básicamente hogareño y cualquier almacenamiento de agua favorece su cría y propagación con el consiguiente riesgo. Si bien el insecto no prolifera en espacios verdes como parques y plazas allí también pueden presentarse condiciones para su reproducción por lo que el uso del repelente es altamente recomendado. 

Por estas horas una declaración conjunta de la Organización Panamericana de la Salud y el ministerio de Salud de la Nación recuerdan premisas claves para la prevención:

“Es necesario tirar, dar vuelta o higienizar con frecuencia los recipientes que acumulan agua, aunque sean pequeños, tanto dentro como fuera de las viviendas. También, tapar o cubrir con tela mosquitera los grandes contenedores como tambores o tanques elevados y limpiar canaletas. Es importante cepillar los bebederos y cambiar el agua diariamente. Las piletas de natación se deben mantener cloradas y cuando no se utilizan, cubiertas. La participación de toda la comunidad y la constancia en estas tareas es fundamental”.

Básicamente el mosquito Aedes aegypti, se reproduce en aguas estancadas donde deposita sus huevos por dos días,  por lo que es bueno tomar en cuenta algunas medidas como no baldear ni regar excesivamente, renovar el agua de las mascotas para evitar tener reservorios apropiados, usar lavandina con frecuencia que se puede tirar en rejillas y desagües,  retirar y limpiar cacharros de balcones y ventanas.

Si bien la ciudad autónoma de Buenos Aires se ve y se verá afectada, la Mesopotamia por su tendencia al clima caluroso y húmedo ya tiene la mayor cantidad de casos de Dengue registrados.

 A veces también ayuda la colocación de mosquiteros en ventanas y puertas, así como el uso de repelentes en la piel y la ropa con aplicaciones cada 3 horas como medidas efectivas para prevenir picaduras de mosquitos y por supuesto estar atento a los síntomas que puedan presentarse.

Sin embargo más allá de las medidas domiciliarias e individuales que puedan adoptarse urge una acción conjunta por parte del estado nacional, provincias y municipios para defender la salud con la adopción de acciones impostergables:  reforzamiento de guardias en los hospitales, difusión en redes sociales, prensa y publicidad de pautas de prevención, fumigación y evaluación de la vacuna contra el Dengue.