PREPAGAS: LAS CLAVES DE LA CRISIS

Visto: 890

La crisis, el lío o la saga de las prepagas, como quiera llamarse al desaguisado protagonizado en los últimos días por el sector de la medicina privada marca un hito fuertemente político: Es la primera intervención decisiva del gobierno nacional, en materia de precios, para ponerle un freno a los aumentos recientes y exorbitantes de las cuotas de las prepagas.

Y es que en la era Milei donde cualquier regulación es casi una mala palabra, llegó en forma inesperada y repentina, la orden contundente del Poder Ejecutivo al sector, mediante artilugios legales, de retrotraer los valores a diciembre sumando la inflación, lo que en la práctica implica una rebaja substancial de las cuotas y potencialmente, por ahora, la devolución de la plata que se le cobró arbitrariamente a los afiliados.

Para los amantes del liberalismo a ultranza la medida gubernamental está sostenida en el hecho de que aún en el más rancio capitalismo, los grupos empresarios sospechados de maniobras como monopolio, colusión o cartelización son pasibles de castigos y sanciones previstos por la ley, aún en países de insospechada libertad mercantil como Estados Unidos o Inglaterra.

En lo concreto en el aquí y el ahora, la SSS (Superintendencia de Servicios de Salud) expresó que "el incremento fue del 150% de parte de las prepagas, cuando de acuerdo a los índices consignados, surge que el aumento asciende aproximadamente a un 70% por encima de la inflación". La medida se adoptó mediante la Resolución 483/2024.

Por esta norma, la Superintendencia de Servicios de Salud se presenta en los tribunales demandando por presunta cartelización, a 18 empresas a las que se les solicita que retrotraigan el valor de sus cuotas a diciembre del 2023, ajusten por IPC lo que va de 2024 y que reintegren el excedente cobrado a los afiliados. Según los analistas en promedio las cuotas deberían bajar entre un 25% y un 33%.

Nómina de empresas que deben retrotraer el valor de las cuotas:

• Obra Social de Personal de dirección Luis Pasteur
• Hospital Británico de Buenos Aires Asociación Civil
• OSDE Organización de Servicios Directos Empresarios
• La Unión Argentina de Salud (UAS), la confederación que las agrupa
• Medicus
• Accord Salud
• Hospital Italiano
• Swiss Medical S.A.
• Omint S.A. de Servicios
• Sancor
• Galeno Argentina S.A.
• Hospital Alemán Asociación Civil
• Medifé Asociación Civil
• Medicina Esencial
• Medicina Esencial
• Prevención Salud
• Hominis
• Avalian
• Federada Salud
• SIPSSA
• Jerárquicos Salud
• Met Córdoba

Pero la contienda del gobierno con el sector privado de la medicina tiene nombre y apellido: Claudio Belocopitt, como dueño de Swiss Medical, fue hasta hace poco presidente de la Unión Argentina de Salud, la cámara empresaria que agrupa a las prepagas y desde la que tuvo que dar un paso al costado como resultado de la confrontación y que según el diario Clarín cobró, solamente el año pasado y de la administración anterior, dos mil millones de pesos para su empresa, provenientes del Fondo Solidario de  Redistribución para supuestamente cubrir tratamientos costosos.

Belocopitt no paraba de decirles a los medios que las cuotas “deben aumentar porque el sistema hace agua” mientras está construyendo un mega sanatorio en Nordelta por más de 75 millones de dólares y había comprado para su propio portfolio compañías como Docthos, Qualitas, Optar y Medicien entre otras. Una voracidad sin límites que choca con el desasosiego y la desesperación de los miles de afiliados que ya no pueden pagar las facturas disparatadas que empezaron a llegar en las últimas semanas. “Indudablemente hay gente que se va a caer del sistema” sostenía el ambicioso empresario sin pudor y sin la más mínima empatía por quienes ya no pueden solventar la prestación de salud.

Nota relacionada: “PREPAGAS: SUBAS DISPARATADAS Y CARTELIZACIÓN, MILEI SE INVOLUCRA” 

Lejos de concluir la saga, habrá que esperar al  resultado de las distintas presentaciones ante la justicia, y prestar atención a lo que pasará con el pago a los distintos prestadores y proveedores de las empresas, aunque por lo pronto la medida implica un gran alivio para familias y personas individuales a quienes la situación creada por las compañías, lejos de garantizarles el derecho a la salud,  redundaba en la angustiante situación de justificada insolvencia y que Pharmabaires viene siguiendo en una serie de notas sucesivas:

“PREPAGAS: ¿MARCHA ATRÁS CON LOS AUMENTOS?"

“PREPAGAS EN LA MIRA”

Si a todo ésto se le suma la situación de los otros protagonistas de la sanidad, como los hospitales públicos y las Obras Sociales con los cambios previstos en el DNU 70/23 que desregula la economía, la realidad del contexto actual bien podría expresar un punto de inflexión, un antes y un después, en la historia del desenvolvimiento del sistema de salud en la Argentina.