VACUNA DE ASTRAZENECA CONTRA EL COVID: MUERTES Y LESIONES GRAVÍSIMAS

Visto: 454

Se han presentado más de cincuenta casos ante la justicia británica, y las víctimas y sus familiares en duelo piden reparaciones por daños y perjuicios por un valor estimado de hasta 100 millones de libras esterlinas, en lo que representa una demanda colectiva contra el laboratorio por los graves daños  producidos por la vacuna anti Covid, desarrollada en conjunto por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

El primer caso fue presentado el año pasado por Jamie Scott , padre de dos hijos, que quedó con una lesión cerebral permanente después de desarrollar un coágulo de sangre y una hemorragia en el cerebro que le impidió trabajar después de recibir la vacuna en abril de 2021. El hospital llamó a su esposa tres veces para decirle que su marido iba a morir.

AstraZeneca impugna las afirmaciones de los demandantes pero aceptó, en un documento legal presentado ante el Tribunal Superior en febrero, que su vacuna Covid “puede, en casos muy raros, causar estas enfermedades”. 

La admisión del Astrazeneca, hecha en una defensa legal frente a la demanda del Sr. Scott ante el Tribunal Superior – sigue a una intensa disputa legal. Podría dar lugar a pagos si la empresa farmacéutica acepta que la vacuna fue la causa de una enfermedad grave y la muerte en casos legales específicos. 

Los científicos identificaron por primera vez un vínculo entre la vacuna y una nueva enfermedad llamada trombocitopenia y trombosis inmunitarias inducidas por vacunas (VITT) ya en marzo de 2021,  poco después de que comenzara el lanzamiento de la vacuna Covid-19, según lo consigna el periodista Robert Mendick y el equipo de investigación del medio inglés The Telegraph.

Los abogados de los demandantes argumentan que VITT es un subconjunto de graves trastornos , aunque AstraZeneca no parece reconocer el término. El Gobierno ha indemnizado a AstraZeneca contra cualquier pleito, pero sin embargo se ha negado a intervenir en estos casos.

Las vacunas de Pfizer y Moderna habían sido las primeras en  recibir la aprobación de la agencia Europea de Medicamentos y la tercera en aprobarse fue precisamente la de AstraZeneca, que era más económica y fácil de distribuir y que en su momento fue anunciada por el premier Boris Johnson como un triunfo del Reino Unido, donde actualmente y debido a estos graves antecedentes ya no se usa. La admisión de la compañía de algunos de los gravísimos perjuicios ocasionados a quienes se vacunaron,  podría allanar el camino para que los  demandantes cobren las indemnizaciones que reclaman.