EN VENEZUELA NO QUIEREN A LOS APM

Visto: 2006

La profesión de visitador médico corre el riesgo de desaparecer en Venezuela, debido a que los salarios de los agentes de propaganda médica no deben ser computados como parte del costo de producción de los medicamentos, según una  nueva ley sancionada por el gobierno de ese país, que no los considera como empleados de los laboratorios y no les reconoce una labor de orientación e información de utilidad para los médicos. En otras palabras, “prescindibles”.

   La Ley Orgánica de Precios Justos (Lopj) de Venezuela, excluye a los visitadores médicos como empleados de la industria farmacéutica y considera que su actividad es “publicidad prescindible fuera de los costos de producción”,  explicó Alfredo Salomón, presidente del Sindicato Nacional de Visitadores Médicos.

  Salomón detalló que de acuerdo para la nueva ley Lopj  “lo que las empresas tienen que gastar por nosotros estaría metido en el margen de ganancia del 30 por ciento que establece la ley”.

  El sindicato venezolano de visitadores médicos asegura que tiene una fuerza laboral de 6000 empleados, aunque ya el año pasado se produjo una sensible reducción en las plantillas de los laboratorios, ante la escasez de nuevos productos para promocionar.

  “Esto pone en riesgo a los empleados de la visita médica a nivel nacional, porque si vamos a salir tan caros o más de lo que ellas producen, nos van a eliminar”, admitió Salomón con preocupación.

   Por ejemplo, en el laboratorio Medifarm, la fuerza de ventas representa el 22,6% de inversión de la compañía. En otras empresas, el costo de la visita médica alcanza  el 24%.

  Pero además, la Cámara de la Industria Farmacéutica de Venezuela (CIFAR) denunció recientemente que el Estado mantiene una deuda millonaria con el sector de 497 millones de bolívares (79 millones de dólares).

  Por otra parte, la escasez de medicamentos ha provocado que solo tres de cada diez productos promocionados por los visitadores médicos, se consigan en el mercado.

 “Antes ser visitador médico era sinónimo de abundancia y un trabajo apetecible, ya no”, lamentaron varios “valijas” venezolanos.

   Diana Abdul, supervisora de visitas médicas del laboratorio Medifarm, explicó que al menos 100 visitadores médicos dejaron de trabajar  en la compañía el año pasado debido a que el laboratorio tuvo que reducir de seis a dos sus líneas de productos.

“Como hay tanta escasez de medicamentos y lo poco que llega se está vendiendo de una vez, nos bajaron las comisiones a la mitad”, explicó Abdul.

   Visitadores médicos que antes cobraban 6.000 bolívares, ahora cobran entre 2.500 y 3.000 bolívares. Por eso, muchos recurren a fuentes alternativas de ingresos como venta de perfumes, ropa y relojes, explicó Salomón.