LABORATORIOS BIOTECNOLÓGICOS ARGENTINOS PROMETEN INVERSIONES MILLONARIAS

Visto: 251

La Cámara Argentina de  Biotecnología (CAB) anunció que sus laboratorios asociados realizarán inversiones por alrededor de 700 millones de dólares que ampliarán la capacidad productiva en el país y generarán 500 puestos de trabajo calificado.

Las inversiones fueron anunciadas por la CAB durante una entrevista con el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, quien a su vez destacó que la reglamentación de la Ley de Biotecnología, en enero pasado, aporta incentivos para mejorar la competitividad, viabilizar inversiones y favorecer la innovación”.

El Ministerio de la Producción  y la CAB recordaron que durante 2017 se firmó el Acuerdo de Biotecnología entre las partes, que es percibido como el marco legal que ahora apuntala las inversiones comprometidas para los próximos dos años por los laboratorios argentinos.

Las inversiones  incluyen biotecnología aplicada a la salud, sanidad animal, alimentos y agrobiotecnología, entre otros proyectos.

“La inversión en biotecnología es una apuesta al futuro productivo del país. Cada nueva planta requiere conocimiento científico, tecnología de última generación y capital humano capacitado”, destacó el ministro Cabrera.

Las inversiones anunciadas por las empresas que forman parte de la CAB totalizan 700 millones de dólares.

Las más destacadas son:

Mabxience , primera empresa en producir anticuerpos monoclonales en América del Sur, invertirá 40 millones de dólares para construir una nueva planta en Garín, provincia de Buenos Aires, donde producirá anticuerpos monoclonales para el tratamiento de distintos tipos de cáncer y  enfermedades autoinmunes. La planta estará operativa en julio de 2019 y empleará a 150 profesionales en forma directa.

Sinergium Biotech, compañía dedicada a la producción de vacunas y productos biotecnológicos, invirtió 50 millones de dólares para iniciar la construcción de una nueva planta en Garín, que estará finalizada en 2020. Desarrollará antígenos con tecnología recombinante para fabricar inicialmente vacunas contra la gripe.

También destinará otros 40 millones de dólares para una nueva línea de llenado. Ambas inversiones implican la creación de 140 nuevos puestos de trabajo altamente calificados.

Laboratorio Gador pondrá en marcha una nueva planta de productos oncológicos y ampliará su planta actual con una inversión de 79 millones de dólares, y creará 80 empleos.

Además, otras empresas de la CAB invertirán para desarrollar mejoras en sus instalaciones, incorporar tecnología o ampliar sus líneas de productos:

● Biogénesis Bagó: 30 millones de dólares para ampliar su capacidad productiva de vacunas veterinarias combinadas para exportación, en su planta de Garín.

Implementará una plataforma para productos biológicos de nueva generación.

● Molinos Río de la Plata: proyecto en la provincia de Santa Fe, junto con otros socios, para la construcción de una planta para la producción de enzimas por 5 millones de dólares.

● Kheiron : invertirá 5 millones de dólares para ampliar su centro transferencia embrionaria (entre otras mejoras), en Pilar.

● Wiener Lab: desarrollo biotecnológico de proteínas recombinantes para el diagnóstico de enfermedades infecciosas por 1 millón de dólares, en Rosario.

● Rizobacter ampliará la capacidad productiva de su planta de fitosanitarios de Pergamino por 12 millones de dólares.

● Grupo Argenomics: invertirá 5 millones de dólares en un plazo de 3 años para desarrollar en Pilar una plataforma para producir terapias celulares, terapias génicas y diseño de tejidos para la industria biotecnológica. Creará 30 puestos de trabajo.

Durante el encuentro con el ministro Cabrera  Hugo Sigman, presidente de la CAB, señaló que “Argentina tiene el desafío de consolidar su liderazgo regional en biotecnología. Con estas inversiones esperamos poder contribuir de manera significativa con este objetivo”.

Lucio Castro, Secretario de Transformación Productiva, por su parte afirmó que “nuestro país tiene grandes capacidades empresariales y científicas en biotecnología, con recursos humanos de alto nivel: un potencial único para ser proveedores globales de soluciones que el mundo demanda de manera creciente y constante”.

“Es una gran oportunidad para acelerar el crecimiento, multiplicar la creación de empleo y ser protagonistas de la economía del futuro, por eso seguimos fortaleciendo una agenda que favorece las inversiones en capital de conocimiento y la adopción de nuevas tecnologías”, reforzó Castro.

Por su parte, el Secretario de PyMEs y Emprendedores, Mariano Mayer, aportó: “La biotecnología ocupa un rol clave en nuestro plan productivo y por eso queremos impulsar nuevos emprendimientos del sector que nos permitan transformar el conocimiento científico y talento en desarrollo tecnológico y proyectos productivos. Estamos trabajando junto con la CAB en una convocatoria para conocer los proyectos que se están desarrollando en el país y extender los beneficios de la ley”.

En la reunión también estuvo presente el Subsecretario de Políticas de Desarrollo Productivo, Ezequiel Tacsir.

El acuerdo sectorial de biotecnología: los 5 puntos

Ley de Biotecnología. El Estado Nacional se comprometió a reglamentar la Ley de Biotecnología, sancionada hace 10 años, hito que cumplió en enero de 2018.

La Ley implica la amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias y la devolución anticipada del IVA por la adquisición de bienes de capital. Estos incentivos favorecen inversiones, fomentan la I+D y aceleran la creación de empleo. Inversiones.

El sector privado se comprometió a realizar inversiones por 670 millones de dólares, con impacto en la creación de 800 empleos calificados.

Exportaciones. Con el apoyo de políticas públicas orientadas a fortalecer el comercio exterior, las empresas del sector se comprometieron a diversificar mercados y aumentar sus exportaciones hasta alcanzar un nivel cercano a los 450 millones de dólares en 2019.

Innovación. El Estado Nacional se comprometió a mejorar los procesos de registro público para que sean más ágiles y favorezcan la innovación, que es un aspecto central para la competitividad de las empresas del sector.

Esto implica una revisión estructural de cada registro con foco en los productos biotecnológicos, y el trabajo conjunto de la ANMAT, los ministerios de Salud y Agroindustria, y la CONABIA.

Cooperación y articulación. Constitución de la Comisión Consultiva para la Promoción de la Biotecnología Moderna, que tendrá carácter consultivo y estará conformada por expertos de los sectores público y privado.