LA COFA Y LAS CÁMARAS DE FARMACIAS AHONDAN “LA GRIETA” CON LAS MULTINACIONALES

Visto: 309

La Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), la Federación de Cámaras Farmacéuticas de Argentina (FACAC) y la Asociación de Farmacias Sindicales y Mutuales acusaron a las multinacionales radicadas en el país de asumir una posición “irreflexiva” durante la negociación del nuevo convenio PAMI, ubicándose de un lado de la “grieta” junto a los laboratorios nacionales.

Las tres entidades enviaron una carta a las casas matrices de las multinacionales, tal como había anticipado PHARMABAIRES, durante el conflicto, en la que instalan un nuevo debate a partir de las heridas abiertas que dejó la firma del nuevo convenio.

En la carta en inglés en el original, las entidades señalan que “llama nuestra atención el comportamiento de su subsidiaria argentina cuando actúa de una manera tan irreflexiva, sin tomar en cuenta las buenas prácticas de negociación”.

“Esta actitud es aún más notable cuando es bien sabido que somos la puerta del mercado de sus productos, el canal de ventas a más de 5 millones de jubilados en el país”, remarcó el comunicado.

Las cartas enviadas a las casas matrices se proponen “hacerle saber la situación impropia que se ha resuelto al renovar el contrato con el organismo estatal para la cobertura de medicamentos del PAMI, que su laboratorio ha aceptado”.

“Sin lugar a dudas, la decisión de acordar un precio especial con PAMI es parte de una decisión comercial legítima de su organización. Sin embargo, esa decisión se refiere directamente a la sostenibilidad económica de las farmacias sin tomar precauciones para compensar en su totalidad la pérdida creciente. Se convierte en una práctica comercial que se siente autorizada y decide sobre los intereses económicos de los demás. Por esa razón, debe asumir la responsabilidad”, reclamó.

La Cámara de los laboratorios multinacionales CAEME rompió el frente común de las tres cámaras empresarias del sector vigente desde mediados de la década del 90 en las negociaciones con el PAMI y renovó el convenio en soledad.

Los laboratorios nacionales de CILFA y Cooperala firmaron una semana después y evidentemente urgidos por un nuevo escenario, el de una factura entre las tres cámaras.  Y además bajo la sutil amenaza de recurrir a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para denunciar prácticas de “cartelización”.

El acuerdo entre el PAMI y CAEME no incluyó la reducción en un punto las bonificaciones de los farmacéuticos, un reclamo que la COFA llevó en los últimos días a las autoridades del PAMI y que incluyeron en la carta.

“El contrato mencionado se refiere directamente a la rentabilidad de todas las farmacias del país. Es importante destacar que estas tres asociaciones agrupan a más de 15.000 farmacias que dan servicio a todo el país. La fecha de vencimiento del presente acuerdo para la cobertura de medicamentos para PAMI fue el 31 de marzo, y su laboratorio participó en la negociación de la renovación de ese contrato. El 22 de marzo acordaron su continuidad estableciendo un precio especial que es el resultado de la reducción del 5% sobre el precio minorista del medicamento hasta el 28 de febrero de 2018, permitiendo una actualización trimestral que es el 70% del índice oficial de inflación y el establecimiento de los precios más altos para los diferentes grupos terapéuticos” reseñó la carta.

“Este acuerdo entre su empresa y el organismo estatal PAMI, que establece un precio especial por debajo del precio minorista, no tiene en cuenta la compensación económica total a las farmacias. Deben comprar medicamentos al precio minorista para luego dispensarlos a un precio más bajo de acuerdo con el acuerdo, que fue acordado entre usted y PAMI sin ningún consentimiento en nombre de las farmacias”, protestaron las tres entidades en su misiva a las multinacionales.

Esta decisión “reduce directamente la rentabilidad de más de 15.000 farmacias que dan servicio a PAMI en todo el país. Es el resultado de una decisión arbitraria, por lo que necesitamos una revisión urgente de la misma, instruyendo a su subsidiaria en Argentina para que acuerde una compensación con nuestras organizaciones”.

“Realmente llama nuestra atención el comportamiento de su subsidiaria argentina cuando actúa de una manera tan irreflexiva, sin tomar en cuenta las buenas prácticas de negociación. Esta actitud es aún más notable cuando es bien sabido que somos la puerta del mercado de sus productos, el canal de ventas a más de 5 millones de jubilados en el país”, reforzó un párrafo que puede interpretarse como un sutil mensaje de futuras venganzas en los mostradores de las farmacias a la hora de dispensar o recomendar un medicamento.

Es así que en el párrafo siguiente se pide a las casas matrices “su intervención para enderezar este desacuerdo para volver a la relación común y amistosa entre su laboratorio y miles de farmacias que venden sus productos en el país”.

“Por ese motivo, requerimos la disposición de la compensación total de la diferencia entre el precio minorista y el precio especial acordado en el contrato con PAMI”, completa la carta, en la que se remata con “esperamos su respuesta”.

La carta de la COFA, FACAC y las farmacias sindicales y mutuales tiene además un valor simbólico porque ratifica la “grieta” que se originó en la última negociación con el PAMI y que es un punto de inflexión.

Además, hay colegios farmacéuticos que han decidido tomar medidas de protesta, como en Córdoba donde las farmacias no atenderán a los jubilados el jueves 12 de abril.

“El convenio firmado entre PAMI y los laboratorios no tiene hasta hoy el acuerdo de las farmacias cordobesas” porque “existen determinadas condiciones del convenio que perjudicarán a las farmacias”, afirmó el Colegio Farmacéutico de Córdoba.

La carta completa enviada a las casas matrices es la siguiente: