PERDIÓ FARMACITY

Visto: 234

La oposición en la Cámara de Diputados en la Provincia de Buenos Aires consiguió aprobar por 43 votos a 40 una reforma a la Ley de Farmacias bonaerense, para bloquear el desembarco de Farmacity. El proyecto presentado por el Frente Renovador fue votado al término de una tensa sesión parlamentaria en la que no faltaron imputaciones contra el ex ceo de la cadena y actual vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, como así también entre los legisladores.

El proyecto debe ahora ser debatido por el Senado bonaerense, donde el oficialismo tiene mayoría y la única expectativa es que se abstengan o voten por la afirmativa algunos senadores radicales, en virtud de la presión que perciben en sus respectivos distritos contra el desembarco de la cadena de farmacias.

La voz cantante del debate fue el diputado massista Lisandro Bonelli, quien en su intervención afirmó que “la Ley de Farmacias actual es clara para todos, menos para Quintana”.

El proyecto del legislador vino a completar una interpretación de la Ley de Farmacias sobre la prohibición de que sociedades anónimas sean propietarias de farmacias en territorio bonaerense.

La iniciativa del diputado Lisandro Bonelli declara "taxativo", el artículo 14 de la ley 10.606, el punto que detalla quiénes pueden instalar farmacias en la provincia.

La ley no detalla la prohibición a las sociedades anónimas (tal el caso de Farmacity) y ese fue el resquicio legal del que se aferra Farmacity desde los tiempos de Mario Quintana como CEO para batallar en la Justicia.

El legislador massista expresó durante su intervención que “estamos discutiendo qué modelo de farmacia queremos en nuestro país, y creo que hay tres cuestiones a debatir: las normativas, la organización y función, y el por qué estamos evaluando esto".

"La ley actual es clara todos, menos para Quintana y su negocio, porque quiere seguir lucrando con los medicamentos, entonces no debe haber ninguna discusión sobre este modelo", enfatizó Bonelli.

El legislador aseveró que "un medicamento no es una mercancía, con un medicamento se mide si alguien vive o no vive, si se cura o no, es cuestión de salud. Yo quisiera que la gobernadora se exprese, porque es un tema de interés público".

La legisladora radical Alejandra Lorden, vocera del oficialismo y presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, pidió discutir una nueva Ley de Farmacias, o sea un salto hacia adelante.

"Nosotros estamos del lado de los farmacéuticos. Por eso planteamos la necesidad de discutir una nueva ley. Una norma que se traduzca en una ley moderna y no en un parche como plantea la oposición", propuso Lorden.

Mientras era silbada por los farmacéuticos presentes pese a que dijo que estaba de su lado, agregó que "no estamos por la comercialización, nos merecemos una ley moderna. No creemos que la solución sea una normativa existente, necesitamos trabajar coordinadamente con aquellos a quien toca esta ley".

La diputada de la Coalición Cívica, Maricel Echecoin Moro, en sintonía con su compañera del radicalismo, apuntó contra la oposición en su conjunto: "Ustedes saben que agregar la palabra ‘taxativo' o no a la ley no tiene efecto jurídico alguno. Esta ley no viene a resolver la cuestión de fondo”.

Maricel Etchecoin Moro, advirtió que hay empresarios farmacéuticos “que tienen connivencia con la política; nosotros vamos a defender a los verdaderos farmacéuticos”.

Su intervención fue también acompañada de abucheos cuando enfáticamente  vinculó al sonado caso de la efredina con el financiamiento de campañas electorales y aseveró que "a mi no me corren los Quintana porque no tengo parientes en los laboratorios". Por el contrario mencionó a dueños de farmacias que habrían aportado al Frente para la Victoria en 2015. 

El bloque de Unidad Ciudadana en cambio sí aprovechó el debate para vincular los intereses de Mario Quintana (aún dueño de un porcentaje de acciones de Farmacity) con los discursos oficialistas que buscaron frenar la iniciativa.

Carlos Moreno de Unidad Ciudadana remarcó que Farmacity “no es producto del esfuerzo de un vecino común, sino que es de Quintana, un personaje funcional a Mauricio Macri. Cada vez que abría un comercio de esa cadena, cerraron cinco farmacias".

En tal sentido el diputado Bonelli twitteo durante la sesión: El caso de la ciudad de Buenos Aires es testigo. Hay más de 150 sucursales de #Farmacity en la zona más pudiente, pero tan sólo 21 en los barrios más pobres.#NoAFarmacity porque la salud no es un negocio. La ley es clara y todos debemos cumplirla @mauriciomacri #Quintana

Mientras se discutía el proyecto, los farmacéuticos bonaerenses se movilizaron hasta la Casa de Gobierno para exigir de la gobernadora María Eugenia Vidal que se pronuncie contra el desembarco de Farmacity.

De la Casa de Gobierno se desplazaron a la Legislatura donde había comenzado el picante debate.

La protesta, de la que participaron farmacéuticos del interior de la provincia y del conurbano bonaerense, se realizó bajo el lema "Defender un modelo sanitario de farmacias para nuestra provincia".

"En la provincia hay 7600 farmacéuticos matriculados y 4500 farmacias. Los farmacéuticos estén cada vez más indignados de ver cómo se ponen por encima los intereses de una sola empresa y se destruye un sistema sanitario que da resultados", dijo a Télam la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires (Colfarma) y de la Confederación de Farmacéuticos Argentinos (COFA), María Isabel Reinoso.

En la protesta, se leyó una "carta abierta" a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, a quien le solicitaron que se pronuncie sobre el tema.

"Vidal no expresa cuál es el modelo de salud que quiere para los 16 millones de bonaerenses. Ella no puede incidir en la justicia, pero consideramos que debe pronunciarse", exigió Reinoso.

Con esta discusión, "se debaten dos modelos: si la provincia va a tener un modelo sanitario o si va a imperar el modelo de mercado", completó Reinoso .