EN EEUU INVESTIGARÁN A LOS LABORATORIOS POR SOBORNOS

Visto: 190

El Comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, anticipó que el gobierno Federal se propone investigar si los laboratorios farmacéuticos han pagado sobornos a los prestadores y aseguradoras de servicios de salud, para que prescriban sus medicamentos recetados.

Gottlieb dijo que el gobierno de Donald Trump está preocupado por el alto costo de los medicamentos recetados y podría recurrir al denominado Anti-Kickback Statute (AKS).

El Estatuto AKS es un estatuto penal que prohíbe las transacciones destinadas a inducir y recompensar las preferencias de artículos, insumos o servicios reembolsados por los programas federales de atención médica.

En esencia, es un estatuto anticorrupción diseñado para proteger a los beneficiarios del programa federal de atención médica de la influencia del dinero en las decisiones y, por lo tanto, tiene como objetivo evitar el aumento de los costos y los servicios de mala calidad.

Las compañías farmacéuticas están siendo demandas actualmente por abogados que han denunciado que el sistema de descuentos que fluyen entre los gerentes de las empresas médicas, las aseguradoras y los fabricantes de medicamentos son esencialmente sobornos.

Pero,  la interpretación actual de las leyes federales protege este sistema de rebajas del escrutinio legal.

Gottlieb, durante la reciente conferencia anual de la Pharmaceutical Care Management Association, anticipó que “esto podría cambiar” mediante la aplicación del estatuto AKS.

"Una de las dinámicas de las que he hablado antes que está impulsando precios de lista cada vez más altos, es el sistema de reembolsos entre pagadores y fabricantes", denunció Gottlieb.

"¿Y qué pasaría si tomamos este sistema directamente, haciendo que el gobierno federal reexamine el puerto seguro actual para las rebajas de medicamentos bajo Anti-Kickback Statute (AKS)”, informó el periodista Ike Swetlitz (ike.swetlitz @statnews.com).

El periodista recordó que “la industria farmacéutica ha participado en una campaña masiva de cabildeo para echarle la culpa a los altos precios de los medicamentos, en vez de los fabricantes que fijan los precios de lista, a los gerentes de beneficios farmacéuticos y las aseguradoras, que ayudan a determinar cómo se pagan los productos a través de un sistema de reembolsos. Es un problema que también ha molestado a los legisladores, que cuestionan la´caja negra´de los precios de los medicamentos”.

En un comunicado, la Asociación de Administración de Atención Farmacéutica, que representa a las Pharmacy Benefit Managers (PBMs) afirmó que "deshacerse de los reembolsos dejaría a los pacientes y pagadores, incluidos Medicaid y Medicare, a merced de las estrategias de precios del fabricante de medicamentos".

Gottlieb anunció que el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, planea bajar los precios de los medicamentos a través de "una serie de cambios en los mecanismos de fijación de precios en [Medicare] Parte D."

La Parte D (cobertura Medicare para recetas médicas) ayuda a cubrir el costo de medicamentos recetados, puede reducir los costos de medicamentos y protegerlo de costos más elevados.

Gottlieb no especificó cuáles serían estos cambios, pero en una declaración por separado, el secretario Azar dijo que la administración está trabajando en un "plan integral" para reducir el alto precio de los medicamentos recetados.

El anteproyecto de presupuesto del presidente Trump incluía una propuesta para trasladar algunos medicamentos actualmente cubiertos en la Parte B del programa Medicare, que cubre principalmente los gastos hospitalarios para pacientes hospitalizados, al programa Parte D, que cubre los medicamentos para pacientes ambulatorios. Los fabricantes de medicamentos se resisten a esa idea.

"Puedo decirles que el marco que la secretaria [de salud y servicios humanos] ha desarrollado desmantelará muchas de las disposiciones que protegen a partes de la industria farmacéutica de una competencia más vigorosa", enfatizó Gottlieb.

Gottlieb acusó a las compañías farmacéuticas de cabildear por "reglas y restricciones" que han impedido "precios y competencia verdaderamente basados ​​en el mercado".

"Siento fuertemente que esto es miope", dijo Gottlieb. "Es difícil defender el principio de fijación de precios basado en el mercado si las empresas individuales buscan usar maniobras legales y políticas para buscar una ventaja temporal engominando (gumming up en el original) las reglas a su favor", completó.

Foto: El comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos, Scott Gottlieb