CONVENIO PAMI EN PICADA Y CON NÚMEROS QUE NO CIERRAN

Visto: 2312

Las cámaras farmacéuticas analizan como salir de la encrucijada de los Precios Pami (o precios máximos) acordados antes de la estampida del dólar que no cesa, con el incremento del costo de las importaciones y la paritaria con ATSA que se avecina. El panorama es “desesperante”, agregaron los farmacéuticos.

Los medicamentos y las bananas serán los productos de consumo que más aumentarán con el nuevo precio del dólar, precisó un informe de La Nación.

Ese aumento coloca a la industria farmacéutica ante un nuevo escenario que no estaba previsto cuando firmaron el nuevo Convenio PAMI con precios congelados a diciembre y actualizaciones por debajo de la inflación anual.

Un gran éxito para Sergio Cassinotti, el titular del PAMI, pero para la industria si aquello que firmaron era un modelo borrascoso y con incógnitas, ahora comienza a tomar las dimensiones de un Titanic.

“Este convenio no va más, se fue todo a la m…..”, señalaron sin eufemismos directivos de la industria farmacéutica nacional.

Así el Convenio PAMI no va…no se puede cumplir”, reforzaron los directivos de las dos cámaras de los laboratorios nacionales que en los últimos días, por separado, analizaron la crisis que se les avecina.

La sustentabilidad del convenio siempre estuvo en duda. Lo que no estaba previsto es que comenzara a naufragar a la quinta semana de vigencia, a causa del dólar trepidante.

Como primera medida, las cámaras nacionales acordaron pedir una urgente reunión con el PAMI para exigir un cronograma de pagos previsible y “que se cumpla” de la deuda de 3.200 millones de pesos. Ya hubo algunos incumplimientos y atrasos que habían prometido desterrar con el nuevo convenio.

El segundo tema, crucial, es como cumplir con los Precios Pami y el impacto sobre el precio de los medicamentos de venta directa al público, con la escalada continúa del dólar.

“El 95 por ciento de los incipientes son importados. El 100 por ciento de los colorantes también. Por el monopolio de la Ley de Patentes los medicamentos alto costo son importados desde casa matrices o desde Brasil,  por el titular de la patente, por ejemplo oncológicos y para la diabetes y la hepatitis”, resumieron.

Además hay otro factor que ya mencionó Pharmabaires: el costo de la materia prima procedente de China se ha incrementado del 100 al 250 por ciento desde comienzos de año,  debido a que han emprendido un proceso de adecuación ambiental de sus plantas fabriles al Tratado de París. Y el impacto de China también repercute en el mercado de India. Entre ambos países son los principales proveedores del mercado argentino.

Algunos colegios farmacéuticos como el de Córdoba ya están anunciando incrementos del 5 por ciento en el precio de los medicamentos a partir de la escalada del dólar. Y es el comienzo.

La situación de las farmacias es desesperante. Aceptamos el Acuerdo PAMI como el mal menor, pero hay farmacias de los barrios periféricos como Barracas, Liniers y la Boca que están cerrando”, señalaron directivos del colegio de Farmacéuticos de Capital Federal.

“Pami fue siempre la obra social universal que servía para sostener al farmacéutico independiente, pero ahora el convenio no es holgado como para ayudar a la sustentabilidad. Crecieron los gastos fijos y hay más restricciones para vender a los jubilados”, señalaron los farmacéuticos porteños.

Estos voceros aseguraron que “el dueño de una farmacia de barrio, lejos del centro, gana lo mismo que un farmacéutico en relación de dependencia y entonces termina por cerrar y no se abren farmacias nuevas en este contexto adverso”.

Los farmacéuticos también aseguraron que “la industria se había comprometido a no aumentar el precio de venta al público más del 20 por ciento de los Precios Pami, pero esa promesa ahora es evidente que es imposible de cumplir y la ecuación para el farmacéutico será negativa porque terminaremos financiando la diferencia entre los precios de venta al público y el Precio Pami”.

Desde la industria admiten que hubo una promesa no escrita pero no de fijar un techo del 20 por ciento para la “grieta” de precios entre PAMI y el resto, sino que “nos íbamos a hacer cargo del 5 por ciento de la diferencia”.

Al mismo tiempo, desde la industria reconocieron que la situación de las farmacias “es desesperante y nos tenemos que sentar de nuevo a evaluar alternativas”.

Los farmacéuticos insistieron que resulta imposible funcionar “cuando las droguerías te cortan al minuto si no pagas y  para afrontar los descubiertos en el banco te están pidiendo del 70 al 80 por ciento anual”.

En algo, las farmacias de barrio parecen hermanadas con Farmacity pues según La Política OnLine durante la corrida bancaria la cadena debió acudir al Banco Galicia y le pidieron 60 por ciento de interés por un adelanto.

Mario Quintana, el ex CEO de la cadena y vicejefe de Gabinete, reaccionó al grito de “usureros” cuando se enteró del episodio.