EL VEINTE POR CIENTO DE LOS EXÁMENES CLÍNICOS DE MOLÉCULA PARA ARTRITIS REUMATOIDEA SE REALIZARON EN ARGENTINA

Visto: 251

El 20 por ciento de los exámenes clínicos globales de la molécula baracitinib para la artritis reumatoidea se realizaron en Argentina, informó el laboratorio Lilly, al presentar en Argentina la nueva terapia que proporciona el beneficio de la vía oral.

Arturo de la Rosa, CEO de Lilly para el Cono Sur, precisó que esos exámenes clínicos se realizaron en 27 centros hospitalarios y de investigación distribuidos en Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, San Juan y Tucumán.

De la Rosa resaltó que el baricitinib, recientemente aprobado por la ANMAT, “representa una nueva generación de fármacos, los inhibidores de JAK, para tratar esta enfermedad altamente discapacitante que afecta sobre todo a mujeres en la plenitud de su vida”.

Eduardo Mysler, médico argentino especialista en reumatología y director de la Organización Médica de Investigación y docente de la Universidad de Nueva York,  precisó que la enfermedad ataca en una proporción de tres a uno a las mujeres, especialmente entre los 35 y 45 años, cuando aún están en su plenitud laboral.

“Los nuevos medicamentos biológicos tienen la facilidad de ser una pequeña molécula oral lo que facilita la adhesión del paciente” ya que se evita los tratamientos inyectables.

Mysler comparó que el mercado farmacéutico argentino es pequeño en términos de escala y “no solo para los medicamentos sino también para los automóviles,  pero en investigación clínica  el país ofrece profesionales calificados y se puede decir que estamos jugando al mismo nivel de Europa”.

El especialista español Ricardo Blanco recordó que desde diciembre pasado la agencia europea EMA aprobó dos fármacos para la artritis reumatoidea que se suministran por vía oral. Uno es el que Lilly presentó en Argentina.

Blanco admitió que el costo del tratamiento con las nuevas moléculas vía oral oscila en 10 mil dólares pero dentro de diez o quince años, cuando ingresen los genéricos al mercado, su precio será de 100 dólares.

Mysler aclaró sobre este tema que las obras sociales y las empresas de medicina privada tienen obligación por ley de pagar estos tratamientos.

El profesional argentino hizo una advertencia: “fumar es un enorme disparador de la artritis reumatoidea” que se convierte en una enfermedad crónica aún cuando el paciente deje de fumar.

Y la segunda recomendación es la conveniencia de captar a los pacientes de forma temprana y para eso es fundamental el aporte de los medios.

“Baricitinib representa una opción innovadora que facilita la adherencia y permite llevar una vida normal a pacientes con esta enfermedad crónica altamente discapacitante”, completó el mexicano Arturo De la Rosa.