FARMACITY SIGUE RECIBIENDO GOLES EN CONTRA

Visto: 209

La Corte Suprema de Justicia suspendió la audiencia pública por el caso Farmacity prevista para fin de mes, pero la cadena sigue recibiendo goles en contra, pues esta semana San Isidro se convirtió en el municipio 105 que aprueba una resolución contra el modelo de “farma shopping”.

La Corte Suprema suspendió la audiencia sin fecha porque Elena Highton de Nolasco en esos días estará en una conferencia en México y en consecuencia quedaban solo dos miembros para participar de la convocatoria. Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz ya se habían excusado previamente.

Las audiencias públicas realizadas hasta ahora por la Corte Suprema siempre contaron con al menos cuatro miembros. Con solo tres hubiese sido la primera. Con dos, imposible. Estos antecedentes están disponibles en Las audiencias públicas de la Corte Suprema de Miguel Ángel Benedetti y María Jimena Sáenz, Siglo Veintiuno Editores.

Mientras tanto, el Concejo Deliberante de San Isidro aprobó por unanimidad una resolución que expresa su “preocupación por el intento de instalación de farmacias Shopping en San Isidro y en toda la provincia”.

El proyecto fue presentado por el concejal Fabián Brest del PJ-FpV pero contó con el apoyo de todos los bloques incluido el oficialista Cambiemos, que se sumó luego de cuatro semanas de debate en comisión.

Las sociedades anónimas como Farmacity rompen con los protocolos de control farmacéutico porque al funcionar como empresas sus gerentes no cumplen con los requisitos profesionales exigidos por la ley. Sumado a eso como puede observarse mantienen una posición hegemónica y de formación de precios con el objetivo de maximizar ganancias, sin detenerse en la concepción de servicio social hacia el vecino”, fundamentó Brest.

El concejal peronista Juan Medina (Frente Renovador), presidente de la Comisión de Salud al momento de hablar solicitó al bloque de Cambiemos “que intercedan frente a la Gobernadora y a los Senadores de su partido” para que se apruebe finalmente el proyecto del legislador provincial Lisandro Bonelli (también renovador) que taxativamente prohíbe que sociedades anónimas sean propietarias de farmacias bonaerenses. El proyecto tiene media sanción de diputados y espera turno en el Senado provincial.

Con San Isidro ya son 105 los municipios que mediante ordenanzas y resoluciones refuerzan el rechazo para el ingreso de Farmacity. De las 30 comunas que aún no se pronunciaron figuran Vicente López, Morón, Lanús, La Plata, General Pueyrredón y J.C Paz.  Salvo esta última, las demás son gobernadas por Cambiemos.

En La Plata, precisamente, hubo en los últimos días una movida de los farmacéuticos platenses hacia la municipalidad, donde las autoridades de los colegios profesionales de la capital bonaerense y de la provincia se reunieron con concejales del peronismo, Unidad Ciudadana, el Gen e incluso algunos ediles radicales, para reclamar una resolución similar a las que adoptaron otros municipios.

Los concejales coincidieron con los dirigentes de los colegios farmacéuticos en sostener la "racionalidad del modelo de farmacia profesional destinada a dar servicio farmacéutico" y en "favorecer la accesibilidad a los medicamentos y productos para la salud, pero evitando el modelo shopping que favorece la concentración económica y alienta el consumo irracional de fármacos".