INCERTIDUMBRES

Visto: 231

Incertidumbre sobre la continuidad del convenio PAMI. Incertidumbre sobre el dólar y los precios. Incertidumbre sobre el futuro de la ANMAT. Incertidumbre sobre la degradada Secretaría de Salud. Incertidumbre, es el panorama que envuelve hoy a la industria farmacéutica y a los farmacéuticos.

La renegociación del nuevo Convenio PAMI todavía no comenzó aunque existe un ambiente propicio entre las cámaras farmacéuticas nacionales y las autoridades del organismo.

Simplemente no empezó porque hay incertidumbre sobre el área de gobierno en la que quedará encuadrado.  Desde las presidencias de Carlos Menem a Cristina Fernández, el PAMI dependía del Ministerio de Salud, por lo menos en el organigrama. Después en la práctica, Víctor Alderete remitía directamente a Menem y Luciano Di Cesare a Cristina Fernández.

Hasta la reciente reorganización del gabinete, los vicejefes de Gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, se ocupaban del PAMI. Uno quedó en un difuso cargo de asesor y el otro renunció.

“Estamos en el limbo”, fue la escueta explicación de los funcionarios del PAMI sobre su actual ubicación en el organigrama.

Suponen que el PAMI podría depender de la ahora superministra Carolina Stanley que absorbió la Secretaría de Salud o quedar bajo la supervisión de Andrés Ibarra, nuevo vicejefe de la devaluada Jefatura de Gabinete.

Desde la industria destacan que por una vez la ruptura del convenio “no fue por culpa de ninguna de las partes”, sino por las circunstancias económicas. La denominada tormenta.

De esa cordialidad que subsiste entre las partes brindó testimonio un audio del titular del PAMI, Sergio Cassinotti, dirigido a sus colaboradores pocas horas después de que la industria anunciara la rescisión del convenio, reconociendo que ya esperaba que los laboratorios nacionales dieran ese paso y que por esas horas ya renegociaba con los proveedores de prótesis debido a la espiral del dólar.

Incertidumbre por el futuro del PAMI porque además del “limbo” habrá recortes impuestos por el  FMI.

Incertidumbre para la industria porque tampoco puede calcular los precios futuros de los medicamentos y sería ahorcarse aceptar nuevamente cláusulas como la del actual convenio de que los aumentos no podían superar el 70 por ciento de la inflación anual.

“¿Cuánto es el 70 por ciento de una inflación que rondará del 40 al 45 por ciento anual?”. Se preguntan en la industria. Una cifra imposible de trasladar a los precios.

Entonces, una de las opciones es volver al sistema tradicional: ajustes mensuales de precios, según índice inflacionario.

Ese mismo pedido efectuaron los laboratorios extranjeros nucleados en CAEME que no rescindió el contrato y a fines de semana consiguió reunirse con el Jefe de Gabinete, Marcos Peña.

No rescindieron, pero durante la reunión con Peña reclamaron un nuevo convenio adaptado a la espiral inflacionaria que contemple actualizaciones mensuales.

Fijar otro criterio para renovar el convenio no sirve de nada o sirve de poco  porque hoy podés acordar  a un dólar a 40 pesos y no sabes si se mantendrá en el tiempo”,  explicaron los voceros, remarcando que “la industria viene poniendo mucha plata desde hace meses para sostener este convenio”.

O sea, incertidumbre.

Y en la práctica, las insulinas importadas ya aumentaron 25 por ciento. Dicen que es para cubrirse. Pero pueden seguir aumentando. Incertidumbre.

Otra de las incertidumbres se instala en torno a la ANMAT que dependía del Ministerio de Salud, ahora apenas una secretaría.

Su titular, Carlos Chiale, tenía rango de secretario de Estado. Ahora será degradado. El funcionario afrontaba su propia incertidumbre sobre su continuidad en el organismo.

Pero aún más preocupado se lo percibió en los últimos días por el éxodo de profesionales que había formado para la nueva etapa de evaluación de biológicos.

Algunos de esos profesionales han retomado sus contactos con la industria privada donde, con seguridad, obtendrán mejores salarios que de seguir en la función pública.

Incertidumbre sobre la nueva secretaría de Salud que durante algunas pocas semanas seguirá a cargo de Adolfo Rubinstein, para garantizar una “transición ordenada”.

Pero el ministro también partirá más temprano que tarde y algunos de sus colaboradores ya vaciaron sus escritorios.

Incertidumbre sobre el futuro secretario de Salud que por ahora tiene un único candidato: Andrés Scarzi, actual ministro de Salud de la provincia, que también podría reconvertirse en secretaría.

Scarsi es el único candidato porque es un militante del PRO bonaerense y de lealtad política a la gobernadora María Eugenia Vidal. Los radicales no aceptaron ocupar el casillero de la Secretaria de Salud, desde el momento en que su ministro Rubinstein se convertía en secretario.

Incertidumbre también para los farmacéuticos que ya habían pedido la renegociación del Convenio PAMI antes de la rescisión.

“Sabemos que se trata de una situación de gran incertidumbre y es muy difícil pedir tranquilidad, pero las entidades farmacéuticas nos estamos abocando a evitar cortes en el abastecimiento a las farmacias y a la renegociación de los términos del convenio con PAMI, para garantizar el servicio de calidad a los jubilados y la integridad de las farmacias”, afirmó la COFA a través de un comunicado suscripto por su titular María Isabel Reinoso.

Un informe de la COFA precisó que la caída de ventas en unidades fue del 4,6 por ciento interanual en julio pasado. Y se habla ya de alrededor de 14 por ciento de retracción al término del año.

La caída del consumo en medicamentos, un consumo que no es optativo como prescindir de un par de zapatos o de cambiar el automóvil,  es otra señal de la incertidumbre de un lado y del otro del mostrador.