PAMI: SIN ACUERDO

Visto: 2481

Las negociaciones entre PAMI, la industria y los colegios farmacéuticos se estancaron el jueves por la tarde mientras el INDEC difundía el índice IPC de agosto con una inflación de 3,9 por ciento. Hay riesgo cierto de la cancelación de servicios porque las farmacias más chicas ya no tienen crédito para seguir financiando el convenio. Las droguerías alertaron también que está en riesgo “el normal abastecimiento” y que adoptarán “una profundización en la restricción del crédito”.   

PAMI instaló sobre la mesa de negociaciones una condición que resulta inaceptable para las cámaras industriales y los farmacéuticos, los denominados Precio PAMI o precios máximos, que fueron acordados con una inflación prevista del 15 por ciento anual. Eso fue en marzo, en otro país.

Cuando se acordaron los precios PAMI se prometió también que la diferencia con los precios de venta al público o precios Guía Kairos o Manual Farmacéutico no debían superar un 15 por ciento de diferencia. Solo en la primera semana de septiembre hubo incrementos de precios del 7 al 15 por ciento en los medicamentos, según las mediciones de las consultoras de la industria.

Además el PAMI propuso cancelar la deuda de 1.100 millones de pesos con los farmacéuticos en doce cuotas mensuales. Quizás en Bolivia, con una inflación anual del 3 por ciento la propuesta hubiese sido aceptada…aquí, obviamente fue rechazada. Y la industria sostiene que tampoco tiene capacidad para adelantar el dinero y después esperar las cuotas del PAMI.         

También las droguerías agrupadas en ADEM en una carta dirigida a la COFA, FEFARA, y AFMySRA (farmacias sindicales y mutuales) advirtieron que “las actuales circunstancias que afectan a todo el canal comercial podría llevarnos a tomar cursos de acción, no deseables, que implicarían una profundización en la restricción del crédito a nuestros clientes, llegando a ponerse en riesgo el normal abastecimiento”.

“El escenario actual del canal de abastecimiento de especialidades medicinales presenta una profundización de la irregularidad generalizada en los niveles de cobranza de los plazos pactados, afectándose de esa manera la cadena de pagos”,  alertó ADEM.

“Vemos necesariamente incrementada la necesidad de un mayor capital de trabajo que motiva un mayor endeudamiento sectorial en un escenario de tasas de interés extraordinarias con un elevado costo financiero, imposible de evitar”, reseñó la asociación de droguerías, refractando lo que ocurre todos los días en la cadena de pagos.

Las negociaciones con PAMI  pasaron a un cuarto intermedio hasta el martes. A partir de ahí, cualquier eslabón de la cadena de comercialización puede saltar por la presión de las tasas y de las deudas.