TRUMP ACUSA A LAS FARMACÉUTICAS DE MANIPULAR LOS PRECIOS Y QUIERE QUE EL RESTO DEL MUNDO PAGUE IGUAL QUE LOS ESTADOUNIDENSES

Visto: 287

El presidente Donald Trump acusó a las compañías farmacéuticas de haber “manipulado el sistema” de precios contra los consumidores estadounidenses, quienes supuestamente subsidian indirectamente los precios más bajos en el resto del mundo al pagar valores más altos en su  propio país. 

Trump reiteró esta imputación durante un discurso en Washington durante la semana pasada y aseguró que “los estadounidenses están pagando gran parte de la innovación médica del mundo”.

"La clase media estadounidense está financiando de manera efectiva prácticamente todas las investigaciones y el desarrollo de medicamentos para todo el planeta, por lo que estamos pagando, estamos subsidiando, todos los demás se están beneficiando", enfatizó Trump."Y no están pagando nada por la investigación y el desarrollo", especuló sobre el resto del mundo.

"Estamos apuntando a la carga global que obliga a los consumidores estadounidenses a subsidiar precios más bajos en países extranjeros a través de precios más altos en nuestro país", afirmó Trump en un discurso público en vísperas de las elecciones de medio término, en el que volvió  a apuntar su retórica contra la industria farmacéutica.

"Es casi inimaginable que no haya sido atendido mucho antes de esto", reflexionó Trump, anticipando que se propone introducir cambios en el sistema de precios abonados a los laboratorios proveedores del programa estatal Medicare.

Trump sugirió que la nueva política "permitiría a Medicare determinar el precio que paga por ciertos medicamentos basándose en los precios más baratos que pagan otras naciones".

Su propuesta articulada con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) vincularía la cantidad de dinero que el gobierno paga por ciertos  medicamentos a su costo en otros países. Algunas estimaciones del gobierno estadounidense calculan un ahorro de 17 mil millones de dólares de aplicarse el sistema.

La propuesta es esencialmente un programa piloto dentro del programa Medicare Parte B, que cubre medicamentos recetados por médicos. “No está claro exactamente cómo se determinará este monto objetivo de reembolso”, analizó el periodista Ike Swetlitz de Statnews de Washington.

Swetlitz analizó la propuesta de Trump, es de difícil concreción y deberá pasar además por el congreso, pero logró “asustar a la industria”.

“Diría que esto es tan malo como puede ser ", reconoció un lobista de la industria farmacéutica en Washington al periodista Nicholas Florko de STAT.

Phrma, la poderosa cámara de los laboratorios multinacionales, en un comunicado rechazó la propuesta de Trump porque introduce “controles de precios” y dijo estar “decepcionada porque la administración puso a un lado las necesidades de los pacientes con estas propuestas”.

Mientras tanto, el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, acusó en una reunión con reporteros que son los altos precios de la industria los que constituyen "la mayor barrera posible para el acceso de los pacientes".

El discurso de Trump se produce cuando su administración renueva la ofensiva por el precio de los medicamentos y recientemente los principales funcionarios de su gobierno dieron a conocer una nueva propuesta para que los fabricantes de medicamentos incluyan los precios de sus productos en los comerciales de televisión.

El mensaje de Trump, antes de las elecciones de mitad de período, también refuerza el argumento de la administración de que está actuando agresivamente para frenar el alza de los precios de los medicamentos, cuando los candidatos demócratas de todo el país han hecho de los costos de la atención médica y la codicia en la industria farmacéutica ejes fundamentales de sus campañas.

En este momento, el gobierno paga los medicamentos en la Parte B de Medicare de acuerdo con una fórmula basada en el precio de venta promedio de cada medicamento, más un margen de beneficio del 6 por ciento para el proveedor. Y el gobierno debe cubrir todos los medicamentos aprobados por la FDA.

La nueva propuesta de la administración disminuiría gradualmente el reembolso de los medicamentos prescriptos bajo receta durante cinco años hasta que Estados Unidos pague el 126 por ciento de lo que paga una selección de otras naciones. El gobierno de Trump espera comenzar la prueba piloto de ese programa en la mitad del país a fines de 2019 o principios de 2020  y de tener éxito extenderlo al resto de Estados Unidos.

El proyecto también eliminaría la rentabilidad asegurada del 6 por ciento sobre el precio de venta de los medicamentos recetados por Medicare Plan B  e introduciría una suma fija. La propuesta de HHS establece un marco que podría aumentar el margen de beneficio de algunos medicamentos y disminuirlo para otros.

Los detalles no están claros, pero los expertos en políticas de salud han promovido ampliamente una idea similar como una manera de alentar a los médicos a recetar el tratamiento que sea más adecuado desde el punto de vista médico en lugar del tratamiento que aportará más dinero.

Trump se había comprometido previamente a hacer que otros países paguen más por las drogas, cuando en mayo pasado afirmó que era "injusto" y "ridículo" que "su medicina es una pequeña fracción de lo que cuesta la medicina en los Estados Unidos", lo que implica que los pacientes en otros países deberían estar pagando más, desde la mirada del presidente.

Sin embargo, el propio Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, advirtió durante una audiencia en el Senado en junio pasado que vincular el precio de un medicamento en Estados Unidos con el precio en el extranjero en realidad podría hacer que las compañías no vendan ese medicamento en otros países.

"No creo que sea efectivo porque podría hacer que las compañías farmacéuticas dejen de vender medicamentos en otros países a precios bajos para que puedan seguir vendiéndolos en los Estados Unidos a precios altos”,  contradijo Azar en aquella oportunidad.

En una sesión de preguntas y respuestas con reporteros luego del discurso de Trump, el secretario Azar reconoció que inicialmente estaba preocupado por la idea, pero que finalmente cambió de opinión.

El diario digital POLITICO de Washington divulgó en coincidencia con el discurso presidencial que el Departamento de Salud divulgó un informe que menciona a tres compañías farmacéuticas que cobran más por sus medicamentos en Estados Unidos que en otros países.

POLITICO publicó que estos laboratorios son Amgen, Genentech y Regeneron.