CRECIMIENTO MEDICAMENTOS BIOLOGICOS EN LOS MERCADOS EMERGENTES

Visto: 3252

 

Los países emergentes, liderados por Brasil, tienen una participación del 9,5 por ciento del mercado mundial de medicamentos biotecnológicos y han registrado en dólares constantes un crecimiento anual promedio de 21,6 por ciento entre 2007 y 2011.


Los 16 principales países productores del grupo de los llamados “farmaemergentes” también registraron un crecimiento del 12,6 por ciento en 2011 con relación al año anterior, casi cuatro por ciento por encima del promedio de los mercados globales de medicamentos biológicos y biotecnológicos.

El crecimiento de los mercados “farmaemergentes” fue analizado durante el seminario Desarrollo de la Biotecnología Industrial  Argentina, que aportó documentación sobre la tensión aún existente entre la protección de la propiedad intelectual y el acceso a los medicamentos entendido como un derecho humano” a once años de la Declaración de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que intentó superar las disputas de mercado.

Entre los países emergentes, Brasil lideró la venta de medicamentos biológicos con 3.729 millones de dólares en 2011, con una participación del 25,1 por ciento y un crecimiento del 11,4 por ciento con relación al año precedente, informó la consultora internacional IMS.

En segundo lugar se ubica China con 3.332 millones de dólares, una participación 22,4 por ciento y un crecimiento interanual del 23,2 por ciento, escoltada por Rusia con ventas por 2.095 millones de dólares, 14,1 por ciento de participación y un crecimiento interanual del 1.2 por ciento.

Entre los 16 principales países productores de medicamentos biotecnológicos, se escalonan Turquía, Polonia, México, Rumania, India, Sudáfrica, Tailandia, Argentina,  Indonesia, Egipto, Pakistán, Vietnam y
Venezuela.

El caso de Venezuela es particular pues figura último entre los primeros dieciséis con 46 millones de dólares en ventas y una participación de apenas 0,3 por ciento, pero en 2011 su producción creció 46,9 por ciento con relación al año precedente.

El crecimiento de Argentina también fue ponderable pues fue del 31 por ciento interanual, con ventas por 226 millones de dólares y una participación de 1,5 por ciento.

México, sexto en el ranking, registró el año pasado ventas por 897 millones de dólares, con una participación del 6 por ciento y un crecimiento interanual del 19,1 por ciento.

Los mercados emergentes en total  vendieron medicamentos biológicos o  biotecnológicos por 14.885 millones de dólares, mientras que el total global de 2011 fue de 156.625 mil millones de dólares. Así como los mercados emergentes crecieron 12,6 por ciento, el promedio global de
aumento entre 2010 y 2011 fue de 8,8 por ciento.

Las diez primeras compañías farmacéuticas que lideran el mercado de los medicamentos biotecnológicos tuvieron ventas por 107.570 millones de dólares en 2011, que representa el  68,7 por ciento del mercado total, precisó la consultora IMS.  En Argentina, las ventas ascienden a alrededor de 800 millones de dólares anuales.

Estados Unidos concentra el 46 por ciento de las ventas de medicamentos biológicos y biotecnológicos, Japón el 9 por ciento, Alemania, el 8 por ciento, Francia el 6 por ciento, Italia el 4 por ciento, Canadá el 3 por ciento, Reino Unido 3 por ciento, España 3 por ciento y China 2 por ciento.

Durante el seminario, los participantes coincidieron que la industria farmacéutica tiene un crecimiento promedio anual del 5 por ciento, la biológica del 9 por ciento y la de biosimilares ya trepa al 50 por ciento.

En cuanto a la venta de biosimilares en el mundo,  se han duplicado en forma anual desde 2007 y alcanza actualmente un 693 millones de dólares en 2011, lo que representa apenas el 0,4 por ciento del mercado total de biológicos y biotecnológicos.

Sin embargo, IMS estima que ese porcentaje podría elevarse al 2 por ciento en 2016, cuando se prevé que la facturación de los productos biológicos y biotecnológicos alcanzará a 210 mil millones de dólares y que  los biosimilares sólo en Estados Unidos  facturarán entre 20 mil y 25 mil millones de dólares en 2020.

Los diez principales medicamentos biológicos y biotecnológicos  facturaron 54.110 millones de dólares en 2011, con un crecimiento de 10,3 por ciento, lista que encabezaron Humira, Enbrel, Remicade y Mabthera.

Durante el seminario, los panelistas coincidieron que los medicamentos biotecnológicos tienen una incidencia creciente sobre los sistemas de seguridad social, ya que permiten reducir los costos de los tratamientos para los pacientes al ingreso al mercado a menor costo.

La reacción para limitar la entrada de biosimilares y de nuevos actores en el mercado ha sido desatar una campaña  sobre su “potencial peligrosidad”  que cuestiona su eficacia y seguridad, animada por las multinacionales que poseen las patentes de los originales y que incluso han intentado vincular falsificación con producción de genéricos.