MINISTERIO DE EDUCACIÓN INTIMÓ A ADEF POR PUBLICIDAD ENGAÑOSA DE CURSOS DE FARMACIA

Visto: 2509

El Ministerio de Educación intimó al sindicato de empleados de Farmacia (ADEF) a suspender la publicidad de sus cursos de “licenciatura en farmacia” luego de las denuncias de la Confederación Farmacéutica argentina (COFA), el Colegio de Farmacéuticos de Capital Federal (COFyBCF) y el sindicato de farmacéuticos SAFyB.

El Ministerio de Educación intimó a ADEF a “cesar de inmediato en la publicidad aludida para evitar posibles engaños” y le concedió diez días a formular el respectivo descargo, al expedirse sobre la denuncia presentada por los colegios profesionales y los farmacéuticos sindicalizados.

La carrera de ADEF de Licenciatura en Farmacia estaba programada en la universidad UMET del sindicalista y dirigente peronista Víctor Santa María y de la que Mario Quintana, el ex CEO de Farmacity, figura como uno de sus consejeros por el sector privado.

En su intimación, la Dirección Nacional de Gestión y Fiscalización Universitaria del Ministerio de Educación acusó a ADEF de falta de información sobre las certificaciones a otorgarse, el alcance, el tipo de certificación que se emite y el organismo que la emite.

La Confederación Farmacéutica Argentina había repudiado previamente “el intento del sindicato ADEF de impulsar la carrera de Farmacia en la UMET que busca beneficiar a la “farmashopping”, señaló en un comunicado.

El COFYBCF emitió simultáneamente un pedido de informes a la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria), que es el ente que acredita las carreras universitarias y  dirigió una nota en el mismo sentido al Ministerio de Educación.

Además presentó “formalmente un pedido de aclaración a ADEF (Asociación de empleados de farmacias) sobre distintos puntos relacionados con la carrera que se está publicitando, y que sería dictada por la UMET (Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo)”.

El Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos exteriorizó “su categórico rechazo a la devaluación” de la carrera de farmacia y el trabajo del farmacéutico promovida por la ADEF”, entidad sindical que representa a empleados de mostrador, cajeros y cadetes de farmacias.

ADEF aportó uno de los pocos alegatos a favor de la cadena Farmacity durante las audiencias públicas convocadas por la Corte Suprema de Justicia.

“En resguardo de la salud de la población, las autoridades deben controlar los contenidos y el nivel de las currículas que se ofrecen a los futuros profesionales sanitarios”, exigió Isabel Reinoso, presidenta de la COFA.

En tal sentido,  agregó que “vamos a exigir al Ministerio de Educación y la UMET los planes de estudio de la carrera que están promocionando desde ese sindicato afín a la “farmashopping”.

“El farmacéutico es un profesional de la Salud, experto en medicamentos, con una preparación de 5 años, que ha cursado una currícula que por su complejidad y amplitud lo habilita a ejercer la profesión en una variedad de ámbitos como la farmacia hospitalaria, la industria (medicamentos y productos médicos), la farmacia comunitaria, la logística, entre otros”, completó Reinoso.

Coincidentemente, COFyBCF anticipó que “en el caso que exista alguna irregularidad, el Colegio hará la correspondiente denuncia, y no permitiremos que se solapen nuestras incumbencias profesionales farmacéuticas con carreras intermedias o tecnicaturas, ni avalaremos ninguna supuesta carrera universitaria de Farmacia si no cuenta con la acreditación de la CONEAU”.

El COFyBCF “había pedido la intervención del Ministerio de Educación” y “nuestro Colegio pidió oficialmente aclaraciones a la CONEAU, al Ministerio de Educación y al sindicato ADEF”, señaló en un comunicado.

El COFyBCF “tomó conocimiento sobre el tema el día lunes 28 de enero de 2019, cuando la noticia se hizo pública a través de las redes sociales, y jamás este Colegio participó ni fue consultado, ni informado con anterioridad acerca de esta iniciativa”, apuntó el comunicado firmado por Margarita Menéndez Llano, vicepresidenta del consejo general del colegio porteño, Rubén Sajem,  presidente de la sección farmacéuticos, y Claudio Uchino, director general del colegio porteño.

Desde SAFyB aclararon que la ADEF representa -según su Personería N° 265- a los empleados de farmacia con exclusión del personal jerárquico o sea que no comprende al profesional farmacéutico. 

El farmacéutico no es un trabajador de farmacia, sino un profesional en relación de dependencia que labora en farmacia, pero también trabaja en droguería, hospital, industria y en todo lo reservado en sus incumbencias”, resalto el sindicato que encabeza Marcelo Peretta, enrolado en la CGT.

El dirigente subrayó que “ADEF no puede representar intereses contradictorios: los del trabajador jerárquico farmacéutico, responsable de lo que sucede en el establecimiento, y que imparte órdenes, por un lado, y por el otro del personal no jerarquizado que recibe órdenes y no asume responsabilidades”.

La UMET es una universidad que integra el entramado del grupo Octubre perteneciente a Víctor Santa María,  histórico dirigente del Sindicato de los Empleados de Edificios, dirigente del PJ porteño y dueño de las publicaciones Caras y Caretas y Página 12 y de la AM 750.

En la documentación que oportunamente presentó a la CONAU, la UMET enumeró una lista heterogénea de consejeros, pues figura como rector Nicolás Trotta –segundo de Daniel Gollán durante su gestión en el Ministerio de Salud-, el senador kirchnerista Daniel Filmus como secretario del Consejo Académico, la ex presidenta del Banco Central Mercedes Marcó del Pont, el sindicalista Andrés Rodríguez, el intelectual brasileño Cristovan Buarque, y  prestigioso sociólogo y economista argentino  Bernardo Kliksberg, presidente del Consejo Académico.

Entre esa pléyade de sindicalistas e intelectuales, Mario Quintana también figura en el consejo asesor de la UMET como uno de los cuatro consejeros “del sector privado y el mundo emprendedor”. La Biblia junto al calefón.