UN CENTENAR DE ONGs REPUDIÓ EL BLOQUEO DE LAS POTENCIAS A LA TRANSPARENCIA DE PRECIOS EN LA OMS

Visto: 357

Más de un centenar de organizaciones de la sociedad civil y expertos en salud enviaron una carta abierta a Alemania, Suecia, Dinamarca, Reino Unidos, Australia, Austria y Estados Unidos por “descarrilar” y “debilitar” una resolución de transparencia sobre los precios de los medicamentos y los costos de I+D impulsada por Italia y otros nueve países.

“Nos sentimos horrorizados ante las propuestas de varios países en el informe informal sobre la resolución de transparencia de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) de mayo de 2019”, señalaron las OnGs encabezadas por Médicos Sin Fronteras (MSF), Knowledge Ecology International (KEI) y Health Action International (HAI), Acceso Justo al Medicamento (AAJM) de España y el Consejo Colombiano de Obispos.

Los firmantes recordaron que en una primera versión de la resolución impulsada por Italia “se centró en la transparencia y proporcionó medidas concretas para lograr los resultados más útiles y prácticos”.

Sin embargo, “los 61 corchetes del texto, más otros cambios propuestos (por las potencias) harían que esta resolución fuera confusa, débil y prácticamente inútil en muchas áreas”.

“Parece claro que varios países, entre ellos Alemania, Suecia, Dinamarca, el Reino Unido y Australia quieren descarrilar la iniciativa de transparencia, y que Austria y Estados Unidos quieren debilitar partes claves”, señalaron las organizaciones entre las que figuran también AIDES de Francia, Acción contra el Sida de Alemania,  Alianza LAC Global, Asociación Americana de Estudiantes de Medicina (AMSA), Associação Brasileira Interdisciplinar de AIDS (ABIA) ,  Red Legal Canadiense de VIH / SIDA, Alianza del Cáncer, Sudáfrica y Cáritas Latinoamérica y el Caribe.

“Instamos a otros Estados Miembros de la AMS a defender una resolución que sea efectiva para empoderar a los gobiernos y al público para que tengan mayor transparencia y un acceso más equitativo a la información, a fin de tener un mayor poder en el tratamiento de la crisis en los precios de las tecnologías médicas”, pidieron en la carta.

Els Torreele, Directora Ejecutiva de la Campaña de Acceso de MSF, comentó sobre los cambios al borrador de resolución de transparencia que “es muy desconcertante saber que Alemania, el Reino Unido, Suecia, Dinamarca y otros cinco países de la OCDE están intentando descarrilar este importante esfuerzo para crear transparencia en la fijación de precios de medicamentos e investigación y desarrollo médico”.

Esto amenaza un esfuerzo muy necesario que bajaría los precios y aumentaría el acceso de las personas. Los precios exorbitantes y arbitrarios de los medicamentos son un problema importante que afecta a todos los países” porque “ejercen una presión indebida en los sistemas de salud ya sobrecargados ", señaló la directora de MSF.

"Estos gobiernos deben dejar de favorecer la agenda de maximización de beneficios de las empresas farmacéuticas y, en cambio, garantizar el derecho a medicamentos y tratamientos asequibles para su gente”, subrayó.

El borrador para transparentar los precios de los médicos y los costos de investigación y desarrollo fue presentado por Italia en febrero pasado (tal como anticipó PHARMABAIRES) para ser discutido en la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) del 20 al 28 de mayo.

Los cambios, liderados por los estados europeos de altos ingresos, con el apoyo de los Estados Unidos y Australia, fueron descritos por los defensores de la sociedad civil para la transparencia de los precios de los medicamentos como “un intento de eliminar la resolución de cualquier significado y propósito, mediante la eliminación de disposiciones claves que la hacen útil para promover la transparencia”.

“La intensidad de las discusiones en torno a la resolución de transparencia propuesta es indicativa del interés generalizado y el palpable sentido de urgencia entre los estados miembros que luchan con los precios de los medicamentos inasequibles. Al mismo tiempo, se está desarrollando un abismo preocupante entre el Norte y el Sur globales, como se ve en las discusiones informales de esta semana ", analizó Tim Reed, Director Ejecutivo de Health Action International, a Health Policy Watch.

"En un momento en que la OMS debe mostrar liderazgo y claridad, ahogar el debate no solo envía el mensaje equivocado, sino que perpetúa un status quo que ya no es sostenible para los pacientes, los sistemas de salud pública y la sociedad en general", añadió.

"Al presentar la resolución en la Asamblea Mundial de la Salud, los gobiernos que la patrocinan buscan nivelar el desequilibrio de poder entre quienes venden medicamentos y quienes los compran con el objetivo final de abordar la imposibilidad de pagar los altos precios de los medicamentos", agregó Katy Athersuch, asesora principal de políticas en Médicos Sin Fronteras (MSF), a Health Policy Watch.

"Nos sentimos decepcionados, pero no nos sorprendió al ver que varios gobiernos del norte de Europa, en particular Alemania, Reino Unido, Dinamarca y Suecia han intentado despojar a la resolución de cualquier significado y propósito. Es decepcionante, porque estos gobiernos parecen estar tratando de proteger los intereses de sus industrias farmacéuticas a costa de aumentar la asequibilidad de los medicamentos no solo para las personas en los países en desarrollo, sino también para sus propios ciudadanos ", subrayó la asesora de MSF.

Los cambios introducidos por estos países al borrador informal han sido “un ataque a gran escala contra los esfuerzos por expandir la transparencia, liderado por un puñado de países del norte de Europa que protegen las industrias domésticas, con algunas asistencias de Australia y los Estados Unidos", agregó James Love, Director de Knowledge Ecology International (KEI) a Health Policy Watch.

"El Reino Unido y varios otros trataron de enturbiar las aguas agregando varias disposiciones confusas y que distraen en el texto que no tienen nada que ver con la transparencia, y Alemania, Suecia, Dinamarca y el Reino Unido fueron los más agresivos y buscaron eliminar todo lo que fuera remotamente útil para hacer que los precios, los costos de I + D, el panorama de patentes y los resultados de los ensayos sean más transparentes", completó Love de KEI de Estados Unidos, una de las OnGs más influyentes a nivel mundial en cuestiones de salud y propiedad intelectual.

Las revisiones solicitadas fueron 25 de Alemania, 15 de Dinamarca, 11 de Suecia, 11 del Reino Unido,  3 de Austria y 2 de Estados Unidos, que pese a la baja cantidad de objeciones fue detectado como uno de los países agazapados detrás de los intentos por diluir la iniciativa.

España también pidió 8 revisiones y Brasil otras 9, pero ambos en apoyo del borrador inicial propuesto para el debate por la OMS a partir del pedido italiano de febrero.  Hungría y Polonia aportaron dos sugerencias de cambios cada uno.

Italia presentó la propuesta en febrero como un paso para abordar el alto costo de los medicamentos, que está afectando los presupuestos de salud pública en países en desarrollo y desarrollados por igual.

La propuesta italiana exige una amplia transparencia en el proceso, incluidos los precios de los medicamentos, los costos de investigación y desarrollo y los ensayos clínicos.

Nueve países se sumaron a la propuesta italiana, incluidos cinco de Europa, y se convirtieron en copatrocinadores de la iniciativa: Grecia, Portugal, Eslovenia y España de la UE, Malasia, Serbia, Sudáfrica, Turquía y Uganda.

Pero, al mismo tiempo los países objetores del “norte” europeo, más Australia y Estados Unidos solicitaron que el debate sobre la propuesta se aplace hasta la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS en enero de 2020.

Los países que sugirieron un retraso incluye a Alemania, Suecia, Dinamarca, Australia, Reino Unido, Bélgica, Canadá, Noruega y Suiza, según las fuentes de la OMS.

Francia, Alemania y el Reino Unido en particular ya habían pedido una postergación hasta enero venidero en una reunión de comienzos de mes de la Unión Europea. Austria los acompañó en el pedido.

Aparentemente, el Reino Unido ha sugerido consultas con la Organización Mundial del Comercio y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

No estaba diáfano dónde se paraba Estados Unidos sobre el aplazamiento pero también se inclinaría por postergar el debate hasta enero venidero.

Los países que pidieron una postergación hicieron hincapié en la importancia del tema y en algunos casos indicaron apoyo a la propuesta italiana, pero argumentaron que necesitaban más tiempo debido a la complejidad del tema, aseguraron fuentes de la OMS.

Brasil rechazó la propuesta de postergar hasta enero venidero, afirmando que sería un "doble estándar" ya que otras propuestas se han permitido presentar tarde ante la OMS e igualmente fueron incluidas en el temario y debatidas.

Y España, copatrocinador de la propuesta italiana, pidió a los miembros de la OMS que dejen de lado las cuestiones de procedimiento y se centren en el tema.

El argumento opuesto fue que Italia presentó la propuesta el primero de febrero, el último día de la reunión de la Junta Directiva de la OMS y no hubo tiempo para debatirla e incluirla en el temario de la Asamblea Mundial de la Salud de fines de mayo.

Sin embargo, el año pasado, hubo dos resoluciones tardías discutidas, una sobre el cólera y otra sobre el multilingüismo, recordaron fuentes de las delegaciones italiana y española.

La Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) también formuló una “advertencia” sobre la propuesta italiana: “nuestra industria ya ha respondido a muchas de las preocupaciones planteadas en la resolución propuesta", citando sus Principios para el Intercambio Responsable de Datos de Ensayos Clínicos y la Iniciativa de Información de Patentes para Medicamentos (Pat-INFORMED).

"El proyecto de resolución, si se aprueba tal como está, desviaría la atención y los recursos de encontrar soluciones sostenibles para el acceso y podría tener consecuencias imprevistas de crear barreras adicionales para la disponibilidad y el acceso a los productos de salud", advirtió la IFPMA.

IFPMA instó a la OMS y sus estados miembros a "realizar un análisis cuidadoso de los beneficios y riesgos potenciales para los pacientes y los sistemas de salud, en particular para los países menos desarrollados, además de la innovación futura. Por ejemplo, las consecuencias no deseadas de la transparencia de los precios en la capacidad de las compañías para ofrecer precios preferenciales a los países en desarrollo deben verse desde diversas perspectivas”.

La carta de las OnGs es la siguiente: https://www.keionline.org/30701