MONOPOLIOS FARMACÉUTICOS IMPONEN PRECIOS INACCESIBLES, DENUNCIAN EN LA OMS

Visto: 497

Los monopolios farmacéuticos basados en las patentes imponen precios inaccesibles para los sectores más vulnerables de la población y jaquean los sistemas de salud, se denunció durante un seminario impulsado por 13 países en el marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que al mismo tiempo fue boicoteado por algunos países europeos y Estados Unidos.

El seminario titulado "Acceso a medicamentos, vacunas y productos de salud: un enfoque multidimensional para garantizar la transparencia de los mercados, productos asequibles y de calidad para lograr la cobertura universal de salud", fue organizado por Italia y Corea del Sur, y copatrocinado por Costa Rica, Grecia, Indonesia, México, Mongolia, Países Bajos, Portugal, República de Corea, Arabia Saudita, España y Vietnam.

El evento se llevó a cabo en el marco de la 72 Asamblea Mundial de la Salud, pero no fue una actividad oficial ya que muchos países encabezados por Alemania, Reino Unido, Suecia, Austria, Australia, Francia y Estados Unidos, rechazaron la iniciativa presentada por Italia a comienzos de febrero y que sumó apoyo durante los debates.

El tema es controvertido y está contenido en un proyecto de resolución propuesto a la OMS por Italia, Grecia, Malasia, Portugal, Serbia, Eslovenia, Sudáfrica, España, Turquía y Uganda.

Los grupos de la sociedad civil llamaron la atención sobre los supuestos esfuerzos de algunos países desarrollados para prohibir la resolución.

Los oradores en el evento paralelo subrayaron los precios altos y el secreto industrial en torno a los costos de investigación y desarrollo. Todos pidieron un esfuerzo de colaboración para abordar esos problemas.

“Algunos monopolios farmacéuticos impulsan los precios altos y se impide que las personas accedan a esos medicamentos”, enfatizó Neunghoo Park, Ministro de Salud y Bienestar de Corea del Sur.

Bruno Bruins, ministro de Salud de los Países Bajos habló sobre la escasez de medicamentos accesibles para enfermedades de alto costo. Algunos antibióticos, “se fabrican en un solo sitio de fabricación”, lo que calificó de "preocupante" la situación.

También reflexionó sobre los costosos precios de los nuevos medicamentos y pidió una mayor colaboración entre los países.

“Un enfoque conjunto mejoraría la evaluación de la tecnología de la salud, los precios y el poder de negociación. Los países deberían ser más transparentes sobre el precio que están dispuestos a pagar y la innovación debe ser alentada y recompensada, pero no a cualquier costo", subrayó Bruno Bruins.

Un representante del Ministerio de Salud de Chipre en la audiencia hizo un relato vibrante de lo que describió como "prácticas no éticas" por parte de la industria farmacéutica.

El representante de Chipre mencionó que en dos casos de compra de medicamentos, a su país, sin poder de negociación ya que es una isla con una pequeña población de 800.000, se le pedía que pagara precios muy superiores a los otorgados a otros países.

El funcionario chipriota mencionó el ejemplo de un medicamento para tratar una afección neurológica huérfana, que el fabricante del producto cotizó 800.000 euros por paciente.

Lucas Li Bassi, director de la Agencia Italiana de Medicamentos, dijo que sería interesante ver si los precios diferenciales realmente se producen según el producto interno bruto (PIB) de los países, mencionando el ejemplo de una vacuna neumocócica que se cobró el doble en el Líbano como en Grecia.

Entonces, pidió “una mejor información que conduzca a mejores decisiones políticas”. Los países son los mayores inversores de la industria farmacéutica, mencionó, y "deberían ser capaces de dar forma al mercado".

Armando Bartolazzi, subsecretario de Salud de Italia, también comentó sobre el creciente número de medicamentos valiosos, pero inasequibles. “La transparencia es reconocida como una solución para enfrentar este desafío. La falta de información no permite a los actores públicos saber si los recursos se asignan de la mejor manera”, afirmó.

Bartolazzi agregó que los contribuyentes actualmente pagan múltiples veces por los productos cuando se ha realizado una investigación con fondos públicos.

En tal sentido, denunció que "pocos ensayos clínicos están en línea con la legislación de la Unión Europea", que solicita que los ensayos clínicos se registren antes de que comiencen y que los resultados del resumen se informen en plazos específicos. También requiere que los resultados se divulguen independientemente del hecho de que puedan ser negativos, neutrales o no concluyentes. “Esta divulgación ayudaría a seguir investigando y evitaría la duplicación de ensayos”, pidió.

Bartolazzi también comentó sobre nuevos productos y dijo que no todos los productos "son verdaderamente innovadores, sino que simplemente sirven para preservar la exclusividad del mercado”.

Marta Temido, ministra de Salud de Portugal, argumentó que la propagación de enfermedades crónicas y el envejecimiento de la población aumentarán el gasto en salud en los próximos años.

Como los sistemas de salud están "presionados para adoptar nuevos medicamentos, la necesidad de decisiones basadas en la evidencia y la transparencia son clave”, fundamentó.

Para Sarangeral Davaajantsan, Ministro de Salud de Mongolia, el precio de los medicamentos disminuiría si se legalizara la transparencia, ya que podría crear competencia entre los proveedores.

"No podemos seguir trabajando como siempre", mencionó Faustino Blanco, Secretario General de Salud y Asuntos del Consumidor del Ministerio de Salud de España.

“Los países tienen una preocupación justificada por la desigualdad en el precio de los medicamentos y el verdadero valor agregado de los nuevos productos, analizó, destacando “el papel esencial de una competencia dinámica”.

“Las estrategias para hacer frente a los precios altos se quedan cortas, las cláusulas de no divulgación son perjudiciales”, reforzó el funcionario español, reprodujo Health Policy Watch.

Soonman Kwon Seoul, de la Universidad Nacional de Salud Pública de Corea, también subrayó la falta de poder de negociación de muchos países y la falta de información sobre los costos de investigación y desarrollo.

Los altos precios, dijo el académico coreano, representan un "gran impedimento" para la cobertura universal, “incluso en entornos de altos ingresos, amenazando la sostenibilidad de muchos sistemas de salud”.

Las compañías farmacéuticas multinacionales, “amenazan con retirar algunos productos del mercado como una estrategia para aumentar los precios”, denunció el académico coreano.

Soonman Kwon seoul enumeró las diferentes formas en que los gobiernos intentaron abordar el problema de los precios altos, incluidos los acuerdos de entrada administrada, las evaluaciones de tecnología de la salud, los precios de referencia externos, las adquisiciones agrupadas y las licencias obligatorias.

“Los descuentos confidenciales mantienen altos los precios de lista – dijo Soonman Kwon Seoul- lo que afecta la efectividad de los precios de referencia externos”.

Giannis Baskozos, secretario general de Salud Pública del Ministerio de Salud de Grecia, pidió que el tema de la asequibilidad y la transparencia deben seguir siendo una prioridad en la agenda política.

Para Nikolaos Raptis, asesor del Ministro de Salud de Grecia, las cláusulas de no divulgación de acuerdos de precios que los países deben firmar son una forma para que la industria farmacéutica "divida y conquiste".

En la audiencia, un orador de Sudáfrica llamó a los países a seguir el ejemplo de su país que hizo cumplir una ley que previene esos contratos de no divulgación y que exige información obligatoria de las compañías farmacéuticas, como el precio de los ingredientes activos en su formulación.

“La transparencia no significa que la información tenga que ser divulgada al público”, completó.