SENADORA DEMOCRATA HUELE “CORRUPCIÓN” EN EL PUESTO DE CEO DE PFIZER QUE CONSIGUIÓ EX COMISIONADO DE LA FDA

Visto: 433

La senadora demócrata y precandidata presidencial, Elizabeth Warren, aseguró que “huele a corrupción” el puesto de directivo de Pfizer que consiguió el ex comisionado de la FDA, Scott Gottlieb, apenas tres meses después de renunciar al organismo de control sanitario estadounidense.

Huele a corrupción”, escribió la influyente senadora demócrata en una carta dirigida al ex comisionado, solicitándole que renuncie a su puesto de directivo en Pfizer que asumió en la última semana de junio.

Warren sostuvo que Scott Gottlieb no debió aceptar el cargo en la junta directiva de Pfizer, ya que recién en abril pasado renunció a la FDA.

“La decisión de Gottlieb de unirse a una corporación que una vez regulaba, hace que el pueblo estadounidense con razón sea cínico y desconfiado sobre si los funcionarios de alto nivel de la Administración Trump están trabajando para ellos o para sus futuros empleadores corporativos", le escribió la senadora al ex comisionado, en una carta que hizo pública al periodismo.

Gottlieb anunció que se había incorporado al directorio de Pfizer a partir del 27 de junio, lo que generó críticas inmediatas de que la compañía farmacéutica tendrá un poder incomparable con la agencia que regula sus actividades en virtud de las influencias que el ex comisionado aún preserva en el organismo.

La medida también permitió a los críticos de la administración de Trump aprovecharse de la percepción de hipocresía de un funcionario que promocionó su trabajo para reducir los costos de los medicamentos, aceptando ahora una posición de liderazgo en la mayor multinacional farmacéutica de su país.

Warren se encuentra entre los principales candidatos para la nominación presidencial de su partido en 2020 y muchos de sus proyectos legislativos apuntaron contra la industria farmacéutica de la que cultiva una visión negativa.

Por ejemplo, Warren es la autora de una ley dirigida a reducir los precios de los medicamentos y una propuesta de 100 mil millones de dólares para contrarrestar la epidemia de opioides.

En la carta, Warren también mencionó un proyecto de ley anticorrupción que "cerraría la puerta giratoria y prohibiría a las empresas gigantes como Pfizer ejercer una influencia indebida".

Ese proyecto de ley prohibiría a muchas empresas privadas contratar o pagar a altos funcionarios del gobierno en los cuatro años posteriores a su partida, detalló la senadora.

El sitio especializado STAT recordó que tampoco el nuevo trabajo de Scott Gottlieb es la excepción porque “todos los comisionados de la FDA en los últimos 38 años se han unido a la junta directiva de una compañía farmacéutica después de abandonar la agencia, con la excepción de David Kessler, quien fue comisionado desde 1990 hasta 1997”.

 Robert Califf y Peggy Hamburg, los comisionados que inmediatamente precedieron a Gottlieb, ocuparon puestos de dirección en los laboratorios Cytokinetics y Alnylam Pharmaceuticals, respectivamente.

Gottlieb respondió que respetaba la opinión de Warren y recordó que “mientras estuve en la FDA, tuve una relación productiva con la senadora Warren, trabajando juntos para promover objetivos compartidos de salud pública".

En un correo electrónico dirigido a STAT, el ahora directivo de Pfizer argumentó a su favor: “confío en que mi historial en la FDA demuestre que puse el interés por la salud pública en primer lugar basada en la ciencia y el interés público".

Es cierto que la senadora Warren, al margen del olor a “corrupción” del presente, también se refirió a su amplia aprobación de los logros de Gottlieb en la FDA, un elogio excepcional para un funcionario de la administración de Trump de parte de una demócrata liberal y candidata presidencial para 2020.

"A diferencia de otros funcionarios de la administración que se dedicaron a hacer retroceder las regulaciones de salud pública y del consumidor, a menudo usaste tu mandato para fortalecer las protecciones para los estadounidenses", escribió Warren.

Sin embargo, Warren también escribió que Gottlieb es el segundo funcionario federal de alto rango en dejar el gobierno por la industria privada en los últimos meses.

Warren citó a John Kelly, ex jefe de personal del presidente Trump, quien se unió a la junta directiva de una compañía con fines de lucro que opera un gran centro de detención para niños migrantes en Florida.

Foto: Senadora Elizabeth Warren