PRESIDENTE DE LOS FARMACÉUTICOS CORDOBESES EXPLICA QUE EL CONVENIO PAMI DEBE MEDIRSE CON NÚMEROS Y NO DESDE LAS SENSACIONES

Visto: 778

“El convenio Pami tiene particularidades y que hacen que deba ser analizado de manera objetiva y su impacto debe medirse con números y no sensaciones, lo que afirmemos debe ser verificable y no producto de análisis subjetivos”, afirma Germán Daniele, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba.

El análisis de Daniele sustentando en un profuso y medular análisis, precisamente apunta a desmontar argumentos negativos sobre la supuesta desventaja para los farmacéuticos de sostener el actual convenio con PAMI.

Este análisis de Daniele resulta similar a la postura que, sobre el convenio PAMI viene sosteniendo FEFARA desde hace tiempo atrás.

“No se puede pensar ligeramente y prescindir de un convenio que tracciona, de una manera muy significativa, nuestra economía”, enfatiza el titular del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba.

Daniele analiza que “en un contexto de recesión, donde la mayoría de los sectores sufre caídas estrepitosas de sus ventas, nosotros tenemos la ventaja de dispensar un bien esencial a casi 6 millones de personas”.

Entonces, para Daniele, “pedir una recomposición de P.V.Ps es, cuanto menos, una interpretación equivocada, ya que el PAMI no es responsable de que algunos laboratorios aumenten los precios por encima de la inflación”.

Al contrario, “esta conducta ajena al Instituto es la que genera que esa brecha sea cada vez más significativa y que el P.V.P sea cada vez menos real”, advierte.

 “Desde que se instrumentó el nuevo convenio PAMI, lo monitoreamos de manera permanente para compartir nuestro punto de visita, con el objetivo que todos podamos tomar las mejores decisiones”, propone entre las conclusiones.

El análisis completo que aporta Daniele es el siguiente:

En este caso, para nuestro análisis, tomamos una muestra sobre la facturación quincenal de CFC en en la totalidad de la provincia.

Según esto visualizamos lo siguiente:

* Precio Promedio receta Pami, todos los planes, marzo 2018 = $ 750

* Ganancia por receta marzo 2018 deduciendo impuestos con bonificación promedio de 12.20%= $ 121.25

* Precio Promedio receta Pami, todos los planes, agosto 2019(antes de los aumentos) = $ 1083

* Ganancia por receta agosto 2019 (antes de los aumentos) deduciendo impuestos con bonificación promedio de 10.24% = $ 198.85

* Precio Promedio receta Pami insulina agosto 2019= $ 4336.29

* Diferencia P.V.Ps promedio todos los planes al 12/8/2019 = 22.93%

* Diferencia P.V.Ps promedio todos los planes al 18/8/2019 = 29.62%

* Diferencia P.V.Ps promedio todos los planes con la actualización P.V.P Pami= 28.07%

* Aumento promedio estimado entre el 12/8 y el 18/8 = 9.5%

* Aumento P.V.P Pami según IPC = 2.20%

* Costo empleado fcia. Marzo 2018 con carga Soc.+ Sindicato= $ 24351

* Costo empleado fcia. Agosto 2019 con carga Soc. + Sindicato= $ 36383

LAS CONCLUSIONES SERIAN LAS SIGUIENTES:

1: La ganancia en pesos por receta, antes y durante los aumentos de la última semana, es la misma; el incremento de la amplitud de P.V.Ps no afecta la ganancia en pesos por receta.

2: La ganancia en pesos por receta tuvo una leve mejoría a partir de la actualización del P.V.P Pami, siempre es oportuno recordar que nuestra ganancia está atada a la mejora de esta variable y no a ninguna otra.

3: La evolución de la rentabilidad de una receta promedio, de marzo de 2018 a agosto de 2019 fue del 64%.

4: La inflación acumulada en el período de tiempo analizado fue del 73.30% abril 2018 hasta julio 2019 inclusive; por lo que podemos afirmar que tuvimos un retraso, en nuestra rentabilidad por receta promedio de casi el 10% con respecto a la inflación acumulada.

5: En abril de 2018 necesitábamos dispensar 201 recetas de Pami para poder pagar el sueldo de un empleado de farmacia con sus cargas sociales y cuota sindical. En julio de 2019 hacen falta 183 recetas de Pami para cumplir con ese mismo compromiso. Este dato es muy importante tener en cuenta a la hora de analizar nuestra estructura de costos ya que impacta muy fuerte en la misma. También hay que señalar que los sueldos se van a ir actualizando según transcurra el acuerdo paritario, lo mismo que el P.V.P Pami según IPC y esto podría alterar levemente este dato.

6: Un párrafo aparte merecen las insulinas por su elevado costo y gran amplitud de P.V.Ps; hasta antes de los aumentos, ésta, era de 31.85%; este segmento aumento casi un 5% promedio, lo que llevaría la diferencia a 35.09% y con la actualización del P.V.P Pami estimamos que quedará en 33.67%. Hay que recordar que por más que se amplíe la brecha seguimos ganando lo mismo que antes del aumento y luego tenemos una leve mejoría de nuestra rentabilidad cuando se actualiza el P.V.P Pami. Antes del aumento el P.V.P promedio era de $ 6358 y el P.V.P Pami promedio era de $ 4324. La mejor manera de interpretar este convenio es haciendo ingresos contra egresos. Por lo tanto recordemos nuestros INGRESOS: $ 1423.8 (70% de la diferencia de P.V.Ps) + $ 3740.26 ( P.V.P Pami – 13.5% bonificación ) = $ 5164.06 total ingresos . Ahora nuestros EGRESOS: $ 4387.02 costo (P.V.P – 31%). $ 5164.06 - $ 4387.02 = $ 777.04 GANANCIA BRUTA. Si analizamos ésta situación vemos que a pesar de la diferencia de P.V.Ps no solo que no perdemos si no que ganamos un monto no menor en pesos.

7: Hay que tener en cuenta la importancia de determinar cuánto ganamos en pesos por cada receta y dejar de analizar qué porcentaje del P.V.P es nuestra ganancia, ya que éste, como queda claro en la conclusión anterior, ha tenido, a lo largo del tiempo, aumentos muy por encima de la inflación, que Pami, lógicamente, no quiere pagar, podríamos decir entonces que si el convenio no fuese de esta manera, ese P.V.P, no solo que no tendría aumentos por encima de la inflación, sino que, tal vez, podría estar hasta un 50% por debajo de la misma, como pasó en la época de Moreno. La intención no es justificar absolutamente nada, pero para comparar también hay que recordar. Teniendo una estructura de costos mensual que se paga en pesos es muy importante darle valor y saber cuántos pesos ganamos por receta; no tener miedo de atender nos permitirá llegar a nuestro punto de equilibrio lo antes posible y así garantizar nuestra sustentabilidad.

8: Vamos a analizar un ejemplo extremo para reforzar los conceptos vertidos en las conclusiones 6 y 7. Prolia 60 mg/ml jga.prell.x 1 P.V.P = $ 18437.06, P.V.P Pami = $ 10541.72. INGRESOS: $ 5526.74 (70% diferencia de P.V.P.s) + $ 9462.25 (P.V.P Pami – 10.24% bonificación) = $ 14988.99. EGRESOS = $ 12721.57 costo (P.V.P – 31%). Entonces $ 14988.99 - $ 12721.57 = $ 2267.42 GANANCIA BRUTA. A pesar de que la diferencia de P.V.Ps es del 42.82% y que el P.V.P Pami es inferior al costo del medicamento en cuestión, podemos afirmar, no solo que no perdemos, si no que tenemos una importante ganancia en pesos. Lo más importante que tenemos que entender para atender, sin ningún tipo de temor, éstas recetas es que debemos tener 21 días de plazo en nuestra droguería, así lograremos, cuando entre el primer pago de Pami, cancelar el costo de la receta en cuestión.

COROLARIO

El convenio Pami tiene particularidades y que hacen que deba ser analizado de manera objetiva y su impacto debe medirse con números y no sensaciones, lo que afirmemos debe ser verificable y no producto de análisis subjetivos.

No se puede pensar ligeramente y prescindir de un convenio que tracciona, de una manera muy significativa, nuestra economía. En un contexto de recesión, donde la mayoría de los sectores sufre caídas estrepitosas de sus ventas, nosotros tenemos la ventaja de dispensar un bien esencial a casi 6 millones de personas. Pedir una recomposición de P.V.Ps es una cuanto menos, una interpretación equivocada, ya que el Pami no es responsable de que algunos laboratorios aumenten los precios por encima de la inflación, esta conducta ajena al Instituto es la que genera que esa brecha sea cada vez más significativa y que el P.V.P sea cada vez menos real.

Sin dudas es imprescindible dialogar con las autoridades de Pami por el retraso que tiene nuestra rentabilidad promedio por receta con respecto a la inflación acumulada a lo largo del convenio y el deterioro que tiene nuestra ganancia, también por inflación, en los 60 días que demoramos en percibirla. Cobrar en plazos más cortos, pagar los impuestos ocasionados por éstas prestaciones después de cobrar las mismas, ayudaría a reducir el impacto negativo que esto genera en nuestros ingresos.

Para recomponer la rentabilidad, es indispensable rever la bonificación que se aplica al P.V.P Pami, siendo ésta, como dijimos, la única variable que puede mejorar nuestro margen de ganancia. Una reducción del 1.5% en la bonificación compensaría el 10% de retraso que tiene nuestra rentabilidad. Queda claro que es necesario revisar mínimamente las condiciones vigentes, pero también es indispensable atender todos los planes, incrementar así el precio promedio por receta y aumentar nuestra facturación, sin temor de atender, porque es la única manera de compensar márgenes tan acotados. La sustentabilidad de nuestras farmacias es nuestro principal objetivo por eso, esperamos que este documento les sirva de guía y puedan, como dijimos antes, tomar las mejores decisiones. Pero, para tomar las mejores decisiones es necesario tener información y es nuestra responsabilidad ponerla a su disposición.